Antonio Gómez Sotolongo

Comenzó a escribir en Mundoclasico.com el miércoles, 22 de marzo de 2000. En estos 21 años ha escrito 149 artículos.

Hay que tocar el violín para domar a las fieras, pero si llega el de la amusia...

La música amansa a las fieras © by Kuto / verimagenes
Los músicos se aferran a sus instrumentos, aunque los peligros acechen.No paran, aunque las fieras les rodeen, no dejan de tocar, aunque el cielo se les venga encima.Ellos pretenden, como Anfión, domar las fieras y los elementos.

y 5. El regreso de Bottesini a La Habana (1854-1855)

Caricatura de Giovanni Bottesini © 1996 by Ian Webber
El contrabajo en manos del Sr.Bottesini puede decirse que se transforma en un violín.Todo lo que pudiéramos decir no daría una idea de la perfección a que ha llegado en el manejo de ese instrumento, que parece encerrar en su mismo nombre la idea de la inaudita constancia y de la disposición natural que se necesita para brillar en él como brilla el Sr.

4. Las temporadas 1849-51. Los tambores

Giovanni Bottesini © Dominio público
Entre 1846 y 1851, Arditi y Bottesini pasaron largas temporadas en La Habana y algunas ciudades de los Estados Unidos, y las páginas del «Diario de la Marina» documentaron parte de sus presentaciones en público y del repertorio interpretado.

3. La temporada 1848-49. Las Danzas cubanas

Luigi Arditi © by DEA Picture Library
Cuando miro hacia atrás a esos conjuntos, en los que estábamos orgullosos de incluir artistas de primera clase como Steffenone, Bosio, Salvi, Geremia, Bettini, Badiali y Marini, todos los cuales lograron éxitos completos y brillantes en Europa más tarde, no dudo en decir que nunca, por el momento y el lugar, habría sido posible obtener representaciones operísticas más admirables que las de esta compañía en particular.

2. La temporada 1847-48. Colón en Cuba

Luigi Arditi en 1875 © Dominio público
El Diario de la Marina es una fuente primaria en la que se documenta el trabajo creativo y performativo de Giovanni Bottesini (1821-1889) y Luigi Arditi (1822-1903) en Cuba y los Estados Unidos.La historiografía no ha utilizado esta fuente en la investigación de sus obras, incluso, para documentar el estreno de las más citadas: la ópera «Gulnara o El Corsario» de Arditi;

1. La temporada 1846-47. La fiesta de los gitanos

Federico Mialhe, Teatro de Tacón (ca 1840) © Dominio público
El "Diario de la Marina" es una fuente primaria en la que se documenta el trabajo creativo y performativo de Giovanni Bottesini (1821-1889) y Luigi Arditi (1822-1903) en Cuba y los Estados Unidos.La historiografía no ha utilizado esta fuente en la investigación de sus obras, incluso, para documentar el estreno de las más citadas: la ópera «Gulnara o El Corsario» de Arditi;

Johnny Pacheco se ha ido, pero nos dejó su salsa

Johnny Pacheco © 2021 by IMDb
Ese flautista, que tocaba preferiblemente la flauta de cinco llaves llamado Johnny Pacheco, inventó la salsa que se bailó, se baila y se bailará por todo el mundo

La música no sirve de nada ...

Para disfrutar la música es necesario esforzarse en conocerla y aprender a apreciarla, ella no es un ungüento mágico, la magia se produce solamente cuando nos hemos esforzado en estudiarla y hemos podido aprehenderla, cuando a través de un proceso de aprendizaje pedagógicamente fundamentado podemos descifrar sus códigos, entender su lenguaje

El ruido de la fuente no nos deja trabajar

Fuente del Palacio de Bellas Artes © Dominio público
Esas cosas suceden porque no asistimos al bello espectáculo de una sociedad donde los méritos profesionales sean el valor primero para acceder a la realización de una obra, o simplemente obtener un empleo.

Casando las noticias… camino del puente me iré

Reggaeton © bekasovschool
El Quibú, antes de 1959, cuando Cuba era un país capitalista y a nadie le preocupaba el socialismo, era un río cristalino, de lo contrario la historia de la arquitectura en Cuba hubiera sido distinta;
Publicidad

Antonio Gómez Sotolongo nació en Aguada de Pasajeros, Cuba, el 19 de junio de 1954. Durante ocho años realizó estudios musicales en la Escuela Nacional de Arte de La Habana donde obtuvo, en el año 1978, los Títulos de Bachiller en Ciencias y Letras y de Instrumentista y Profesor de Contrabajo.

Posteriormente cursó estudios universitarios en el Instituto Superior de Arte de La Habana, donde obtuvo el Diploma de Licenciado en Música con Especialización en Contrabajo en 1984. Fueron sus profesores los prestigiosos contrabajistas y pedagogos Andrés Escalona Graña y Karel Kopriva, quienes le formaron en la sólida escuela clásica checa del contrabajo. Desde 1978 ha integrado prestigiosas agrupaciones sinfónicas y de cámara, entre ellas la Orquesta Sinfónica de Matanzas, la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, la Orquesta de Cámara de Matanzas y la Orquesta de Cámara del Instituto Superior de Arte de La Habana.

Desde 1991 reside en Santo Domingo, República Dominicana, donde ha integrado la Orquesta de la Catedral Primada, la Camerata de Santo Domingo y otras muchas agrupaciones. Se ha presentado como solista con la Orquesta Sinfónica Nacional Dominicana y ha ofrecido recitales en los que ha estrenado obras del repertorio para el contrabajo.

Es desde marzo de 1991 Contrabajista Principal de la Orquesta Sinfónica Nacional de la República Dominicana. Sus artículos musicográficos y de crítica musical han sido publicados en la revista cultural El caimán barbudo, de La Habana; el periódico Girón, de Matanzas; Las revistas Umbral, Teatro, [A]hora y Cariforo y los periódicos Listín Diario, Hoy y El Siglo de Santo Domingo. Es autor del libro Los Cien Músicos del Siglo que publicó la editorial Cañabrava en su colección El Siglo XX Dominicano.