Discos

Sólo Händel

Raúl González Arévalo
martes, 28 de agosto de 2007
As steals the morn… Georg Frideric Handel, arias & scenes for tenor. Arias de Alceste, Semele, Il trionfo del tempo e del disinganno, Tamerlano, Samson, Rodelinda, Esther, Jephtha, L’allegro, il penseroso ed il moderato. Mark Padmore (tenor), Lucy Crowe (soprano), Robin Blaze (contratenor). The English Concert. Andrew Manze, director. Brad Michael, ingeniero de sonido y editor. 1 CD (DDD) de 77 minutos de duración, grabado en St.-Jude’s-on-the-Hill, Hampstead, Garden Suburb, Londres (Reino Unido) en octubre de 2006. Harmonia Mundi HMU 907422
9,99E-05 Quizás no sea ninguna casualidad que EMI y Harmonia Mundi saquen a la vez un disco dedicado a escenas solistas para tenor de la mano de Händel. En el renacimiento y redescubrimiento de la música barroca en la segunda mitad del siglo XX han tenido mucha importancia sopranos y mezzos -el papel de los contratenores, destacable, no es filológicamente comparable- para recrear los papeles de intérpretes míticos, castrados o no. Pero los tenores habían quedado un poco de lado, de una parte porque no era la cuerda más favorecida por este repertorio -habrá que esperar al Clasicismo y, sobre todo, al Romanticismo- y de otra porque pocos intérpretes habían alcanzado la talla de estrellas en este medio concreto. A pesar de que el ‘Bajazet’ del Tamerlano está considerado el primer papel tenoril protagónico de la historia de la ópera.

No obstante lo dicho, un estudio detenido de las partituras händelianas muestran que el tenor, aún más presente en los oratorios que en las óperas, no está ausente del catálogo, como pone de manifiesto esta interesante selección que se centra en las escenas más dramáticas de su producción: ¿cómo no conmoverse ante la ceguera de ‘Samson’ o la locura de ‘Bajazet’, por citar sólo dos de los ejemplos más destacados? Y pocos tenores mejores que Mark Padmore para para interpretarlos.

La carrera del tenor inglés es de sobra conocida por quienes frecuentan este repertorio, así que no necesita de mucha presentación: con un timbre algo blanco no exento de dulzura y una voz bien impostada, Padmore suele adornar sus interpretaciones con un fraseo apasionado que le lleva a interpretaciones vehementes, en las que resulta evidente la involucración del cantante a la hora de construir los personajes. Son difíciles de olvidar su ‘Jason’ de la Medée de Charpentier o el ‘Hyppolyte’ de Hyppolyte et Aricie de Rameau.

Es un resultado que alcanza, una vez más, en estas escenas händelianas, en las que uno se queda con las ganas de oir más, especialmente por lo que respecta a Samson y Tamerlano, que merecerían estar mejor servidas en disco. Si a ello le unimos el magnífico acompañamiento de The English Concert bajo la dirección sensible y sentida de Andrew Manze, la estupenda toma de sonido y las sobresalientes notas de David Vickers, el resultado es un disco redondo.

Este disco ha sido enviado para su recensión por Harmonia Mundi
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.