Opinión

Al Teatro Pérez Galdós, con el PSOE, mejor en Rolls

Javier Moreno
lunes, 10 de septiembre de 2007
--- ---
8,94E-05 Un viejo lema de la empresa de transporte público Guaguas Municipales dependiente del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria rezaba y reza "Al carnaval, mejor en guagua", con el que se invitaba a los ciudadanos que querían participar en los actos carnavaleros olvidaran por unos días el transporte privado. Últimamente este tipo de lemas ya son inútiles en una ciudad donde el transporte público está en situación de quiebra técnica y la ciudad en una situación financiera tan "complicada" que ni siquiera “está garantizado los pagos de los próximos meses, entre los que se encuentran los salarios de los empleados”. Así hablaba el portavoz del Partido Socialista el último pleno de la legislatura anterior, hace tan solo cuatro meses, cuando aún estaban en la oposición del Partido Popular.
 
Entre los motivos de quejas del PSOE de aquel entonces se encontraba el, a su juicio, desmesurado gasto de 800.000 euros para un concierto de Shakira al que acudieron 30.000 personas. Le preocupaba entonces al PSOE que el PP invirtiera 26 escalofriantes euros en cada persona que asistiera al concierto de una artista muy querida --a tenor de las cifras de asistentes-- en la ciudad.

Cuatro meses después, con el PSOE ya gobernando con mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. las arcas del consistorio están tan saneadas que se puede disponer de más de 1,5 millones de euros para producir la ópera 'La Hija del Cielo' en el Teatro Pérez Galdós, que en las tres sesiones programadas atraerá a un máximo de 3.000 personas (que es el aforo de tres sesiones del Teatro) y eso si se venden las 1.000 que aún quedan en taquilla. Por un arte que al común de los mortales se le escapa, al PSOE de Jerónimo Saavedra no le parece preocupante gastar del erario público 500 euros en cada persona que asista a ver la ópera, que es el resultado de dividir los 1,5 millones que cuesta por los 3.000 asistentes.
 
Invertir 26 euros en los jóvenes que quieren ver a Shakira es escandaloso, y los 500 euros en ver la ópera escrita por Guillermo García-Alcalde, el consejero delegado de uno de los grupos editoriales más importantes de España y un perfecto desconocido fuera de los círculos políticos --a tenor del escaso interés mostrado por la ciudadanía en su ópera--, no lo es. Ya decía el economista canadiense John Kenneth Galbraith que "la distribución de la renta sigue siendo la cuestión más delicada que tratan los economistas". Pregúntenle al PSOE, que hablando mal y pronto, se hace la picha un lío.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.