A la búsqueda de Antonio Vivaldi

La música instrumental (33): Concerto in Re RV 564ª. ‘Musik des Dresdner Hofkapelle’

Hugo A. Di Leonardo
viernes, 18 de abril de 2008
--- ---
0,0003411 Entre las variadas combinaciones que Vivaldi compusiera para diversos instrumentos, se encuentra el Concierto para dos violines, dos cellos y orquesta de cuerdas en re mayor (número RV 564 en el catálogo Ryom). La partitura de ésta obra se encuentra entre los Manuscritos de Turín, en la Colección Giordano 28. (cc. 151-170). La combinación no es ajena a la música del Prete Rosso, ya que como es notorio, el músico veneciano escribió para toda clase de instrumentos.

También es sabido que la fama y la reputación del veneciano se extenderían rápidamente al norte de los Alpes. Hecho significativo por cierto, ya que su música se esparció por toda Europa en las dos décadas posteriores a 1710, como bien lo señala Denis Arnold.

La corte de Dresde

Conocidos son para los estudiosos de la vida del veneciano los profundos lazos de Vivaldi con la corte de Dresde, en la región de Sajonia. Obras de tipo instrumental y sacra se conservan allí en la ‘Sachsische Landesbibliothek’ de la ciudad.

Un poco de historia


A comienzos de 1710, varios compositores alemanes obtuvieron licencias para estudiar en Venecia. Allí no solo conocieron a Vivaldi, sino además a Tommaso Giovanni Albinoni (1671-1751) y posiblemente a Benedetto Marcello (1686-1739)

El primero en arribar sería Johann David Heinichen (1683-1729), compositor nacido en Krossuln, una pequeña localidad en la región de Sachsen-Weissenfelds. Vivió en Italia entre 1710 y 1716 y luego fue Kapellmaister de la corte de Sajonia. La ultima obra compuesta en vida es un bellísimo Magnificat en la mayor para soprano, alto, tenor, coro, dos oboes, dos flautas, cuerdas y bajo continuo.

Parece ser que a finales de 1713, Gottfried Heinrich Stölzel (1690-1749), compositor nacido en Krunstädtel, cerca de Schwarzenberg, se unió al anterior. Luego de su estancia en Italia sería, en 1719, Kapellmaister de la corte de Götha, en la región de Turingia.

Daniel Gottlob Treu

Treu (1695-1749), nacido en Sttutgart, fue discípulo de Vivaldi en 1716. Luego ocuparía puestos de Maestro de Capilla en distintas ciudades de Alemania pero entre 1725 y 1727, dirigió la opera de Breslau. En algunas ocasiones solía ‘italianizar’ su apellido por el de Daniele Teofilo Fedele.

La ‘Kammermusik’ de Dresde


Luego de más de un 'soggiorno' en Venecia del principe-elector de Sajonia, Federico Augusto II y Augusto III de Polonia, es tal vez que se produce la afirmación del gusto por la música italiana en la corte de Dresde. La frecuencia de las visitas del Príncipe a Venecia, seguido de un séquito de músicos de la corte, parecen confirmarlo.

Entre ellos el compositor y violinista Johann Georg Pisendel, el organista Christian Petzold, el oboísta Johann Christian Richter y el cellísta y compositor de la corte Jan Dismas Zelenka (1679-1745), músico nacido en Launovice (o Launowitz) y otro de los encargados de llevar música vivaldiana a la corte sajona.

Johann Georg Pisendel

Es sin duda la figura más notoria de todos los arribados a la ciudad lagunar, la de Johann Georg Pisendel (1687-1755) quien fue discípulo y amigo de Vivaldi. Pisendel había nacido en la ciudad de Kadolzburg. Siendo muy pequeño fue alumno en la corte de Ansbach, en la región de Franconia, de Francesco Antonio Pistochi y luego de Giuseppe Torelli (1658-1709).

Vivaldi dedicó a Pisendel una serie de sonatas, conocidas hoy como las Sonatas a Pisendel, además de algunos conciertos. Pero lo interesente de toda esta historia es el fascinante corpus de obras vivaldianas en particular e italianas en general que tanto Pisendel como Zelenka llevaron a Dresde y hoy se encuentran en la ‘Sachsische Landesbibliothek’.

El Concierto RV 564a

El Concierto RV 564, original para dos violines y dos cellos, fue llevado a Dresde, probablemente por el propio Pisendel. La versión que se conoce como RV 564a ha cambiado sustancialmente el orgánico de la obra, al reemplazar los dos cellos por dos oboes y el agregado del fagot, que tiene pequeñas partes solístas, pero como suele suceder, redobla o refuerza la línea del bajo.

Tal vez se deba a una modificación, de las tantas que Vivaldi hiciera de su propia música, para adaptarla a las circunstancias. Bien sabido era que la corte sajona contaba con excelentes instrumentistas de viento. Otras hipótesis sugieren la posibilidad de que fuese el propio Pisendel, el autor del arreglo.

No parece muy sustancial el reemplazo de los cellos por la pareja de oboes en la recapitulación del tema principal del primer movimiento ‘Allegro’. Aquí parece perderse algo de la intensidad que las cuerdas solas con su particular sonido dan a la partitura original. El oboe, que aquí compite con el violín, tiene la misma sonoridad de ésta a diferencia del cello. Curiosamente, en esta nueva versión, el cello también interviene en algún pasaje. Al final del primer movimiento la obra entra en un cierto letargo, del que sale airosa sobre el final.

El movimiento interno de la obra fue cambiado de ‘Largo’ a ‘Adagio non molto’. Aquí no aparecen los instrumentos a fiato. Este movimiento en su versión original es de extrema belleza y en donde los violines solistas y cellos llevan adelante la hermosa melodía.

El movimiento del final es un ‘Allegro’ como en el original, aunque en esta versión es de veloz factura e inusitada rapidez, lo que contrasta notoriamente con el movimiento de apertura. A veces la orquesta parece detenerse en espera de apurados solistas, tanto a los del violín como los del oboe.

Conclusión

La combinación de dos violines y dos oboes solístas, no parece ser propia a la música del Prete Rosso. Si bien es cierto que este escribió para todas las combinaciones posibles de instrumentos tanto de cuerdas como de viento, la combinación de dos oboes y dos violines en la tonalidad de re mayor no aparece en ningún concierto. Vivaldi suele emplear el oboe conjuntamente con el violín, pero asociados a otros instrumentos solístas como la flauta, el corno o el chalemeau. Estas obras transitan las tonalidades del fa, el sol menor y el si bemol mayor, además del do.

La corte de Dresde fue sin duda, en el siglo XVIII en ámbito musical de los más importantes de Europa y a ello colaboraron entre otros músicos, las insignes figuras de Jan Dismas Zelenka y Johann Georg Pisendel.

Finalmente, sea de quien fuese el arreglo del original de Vivaldi, el concierto se escucha con agrado y la versión de Virtuosi Saxoniae es excelente.

Bibliografía

1. Cesare Fertonani, La Musica Strumentale di Antonio Vivaldi, Leo S. Olschki Editore, Firenze, 1998
2. Michael Talbot, Vivaldi, Alianza Editorial, Madrid, 1990
3. Walter Kolneder, Guía de Vivaldi, Alianza Editorial, Madrid, 1989
4. Michael Talbot, The Sacred Vocal Music of Antonio Vivaldi, Leo S. Olschki Editore, Firenze, 1995
5. Denis Arnold, Bach, HARLA, Mexico, 1993

Notas

 1. Manfred Flecher, Concerti a diversi concertanti, CD BerlinClassics, BC1020-2 (1992)

Versiones

 RV 564

1. Vivaldi, Special Sampler, I Musici, Philips, 432 678-2, 1965
2. Vivaldi, Concerti per strumento diversi, I Musici, Philips, 1986

RV 564a

3. G. Ph. Telemann, J. J. Quantz, A. Vivaldi y J. D. Zelenka, Concerti a
 diversi concertanti
, Virtuosi Saxoniae, Berlin Classics, 1987
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.