Discos

Cincuentenario de Enrique X. Macías en Miso Records

Paco Yáñez
miércoles, 24 de diciembre de 2008
Enrique X. Macías: Itinerario de luz; Antistrofas; Adhuc; La Lyre du Désert; Iubilaeum; La Chambre dans l’Espace; Sonata. Roberto Bollea, piano. Pierre Strauch, violonchelo. Trio Ensemble InterContemporain. Trio Ensemble Multifonia. Ensemble Instrumental TM+. London Sinfonietta. Laurent Cuniot y Mark Foster, directores. Miguel Azguime y Enrique X. Macías, electrónica. Miso Music Portugal y Xunta de Galicia, coproductores. Pablo Barreiro y Miguel Azguime, ingenieros de sonido. Dos CDs DDD de 131:56 minutos de duración grabados en el INA/GRM y en el Conservatoire de París, en el cGac y en la Radio Galega de Santiago de Compostela, en el Pazo de Castrelos de Vigo y en la Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa, en 1988, marzo, junio y julio de 1993, y 15 y 16 de abril de 1995. Miso Records MCD 019/020-08
0,0003107

Este 2008, que poco a poco se nos va escapando entre las manos, hubiese supuesto el cincuenta aniversario del compositor gallego Enrique X. Macías (Vigo, 1958-1995), desaparecido de forma prematura cuando sólo contaba 37 años de edad. Su muerte supuso una verdadera tragedia para la música gallega contemporánea, que perdía con él a uno de sus valores más relevantes y con mayor proyección internacional.

Enrique X. Macías desarrolló una formación musical como compositor eminentemente autodidacta, algo que lo llevó a diversos desplazamientos por Europa para cubrir las graves carencias que en aquel momento (y quizás también ahora) presentaba Galicia en dicha materia. Su producción musical no es muy numerosa (26 obras entre 1981 y 1995, además de varias que él mismo descatalogó), lo cual no repercute sino en un catálogo muy cuidado en el que destaca su ambición tímbrica y la capacidad para adaptarse a los más diversos géneros instrumentales, con preferencia por la música de cámara, manteniendo siempre una voz reconocible. Ello deparó una obra en la que se implicaron muchos de los mejores grupos y solistas europeos de las últimas décadas (de lo cual este doble CD es buena muestra), materializadas en diversos estrenos en París, Londres, Lisboa, Turín, Utrecht, Madrid, etc.

De una forma que sólo puedo calificar como vergonzosa, este aniversario ha pasado mayormente desapercibido en su Galicia natal, una comunidad en la que algunas de sus orquestas y agrupaciones instrumentales tienen la virtud de dedicar homenajes, conmemoraciones y la mayor parte de su programación a nombres tan actuales y gallegos como Haydn, Mozart o Beethoven, y que pasan por alto estas efemérides que tan oportunas serían para actualizar sus repertorios y divulgar la música de la comunidad autónoma que las sustenta, mayoritariamente, con fondos públicos gallegos.

Para enmendar, de algún modo, la plana, la editorial portuguesa Miso no sólo protagonizó tres conciertos con obras de Enrique X. Macías en A Coruña, Santiago de Compostela y Vigo, a través del Miso Ensemble, sino que edita ahora un doble CD que me atrevería a calificar, en mi opinión, como el mejor de los lanzados al mercado discográfico hasta el momento en lo que a la música contemporánea gallega se refiere, tanto por obras, como por versiones y grabaciones.

Miso Records, sello portugués fundado por el compositor, percusionista y poeta Miguel Azguime (Lisboa, 1960) -con el cual Macías mantenía una estrecha amistad y colaboración-, había publicado ya tres interesantísimos discos monográficos dedicados al vigués. En el primero de ellos, el pianista Roberto Bollea y el Ensemble Antidogma Musica di Torino, bajo la dirección de Paolo Ferrara, se hacían cargo de una composición tan interesante como Nobilissima Visione II / Postludios (1989-91), para ensemble, así como de las Cadencias e Interludios / Percurso I (1989-92/...), para piano solo, en un CD que contaba con el propio Enrique X. Macías en la electrónica, algo muy habitual en algunas de sus piezas de cámara. Se trata de un disco imprescindible para conocer la obra del compositor gallego, y que pese a tener ya unos cuantos años de antigüedad aún se encuentra en el catálogo del sello luso (Miso Records MCD 005-93).

El segundo de ellos estaba dedicado a las obras orquestales, y contenía notables versiones de Duplo (1991-92) y Exequias (1992-94) a cargo de la Orquesta Sinfónica de Galicia dirigida por Mark Foster, también íntimo amigo de Enrique Macías, que nos brindaba en estas versiones, grabadas en Vigo y Porto, atisbos de la influencia de la música francesa en la concepción orquestal de Macías, siempre abierta a las corrientes europeas más sólidas de su tiempo y eludiendo cualquier atisbo de ‘minifundismo’ o comportamiento ‘ombliguista’ en el terreno musical (Miso Records MCD 007-95).

Por último, nos encontramos con un CD (Miso MCD 006-94) digno de mención, producido con motivo del Xacobeo compostelano, y en el que se incluía el soberbio Iubilaeum (1993), su trío para violín, viola y violonchelo, una de las mejores obras de cámara de la música gallega de todos los tiempos, en una extraordinaria interpretación a cargo de solistas de cuerda del Ensemble InterContemporain. Completaban dicho CD otra excelente versión, en este caso a cargo del trío del Ensemble Multifonia, de La Chambre dans l’Espace (1992-93), obra basada en un poema de René Char, habitual en el imaginario literario de Macías; y la Sonata para piano (1986-89) a cargo de Roberto Bollea, todo un seguro al piano si tenemos en cuenta que quizás fue el pianista que más cercano estuvo a Macías en su creación para este instrumento, como demuestra su estreno de esta obra, sin ir más lejos, también dedicada al pianista del Ensemble Antidogma Musica di Torino.

Este último disco es objeto de reedición en este doble CD que hoy comentamos, al que se añade un primer disco con grabaciones inéditas, realizadas Santiago de Compostela y París, que iban a componer un nuevo monográfico en Miso justo cuando Macías encontró la muerte. La primera de ellas es Itinerario de luz (1995), para grupo instrumental y electrónica en vivo, encargo del Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago de Compostela, donde tuvo lugar su estreno, a cargo de la London Sinfonietta dirigida por Mark Foster, y con Miguel Azguime en la electrónica; un evento que podemos escuchar en este CD, en una composición sobrevolada por ecos de cierto Boulez, y por una concepción tímbrica y especial cercana a lo que escucharíamos pocos años después en el Jagden und Formen (1995-2001) de Wolfgang Rihm.

La segunda obra es Antistrofas (1993-95), una de las composiciones más reconocidas e interpretadas de Enrique X. Macías, sin ir más lejos este mismo año en Alicante, a cargo del mismo violonchelista que efectuó el estreno en Lisboa y esta grabación: Pierre Strauch, primer chelista del Ensemble InterContemporain parisino y ferviente defensor de la obra de Macías, que interpreta de forma primorosa. Antistrofas, penúltima obra de Macías, es una versión para chelo y electrónica de su pieza para violonchelo solo Estrofas (1993), que a su vez toma materiales de Iubilaeum, en un continuum metamusical muy frecuente entre las obras del vigués. La obra juega con los conceptos de tesis y antítesis musical, reforzados aquí a modo de ‘sombra’ por la electrónica.

Adhuc (1992-93), obra también de madurez en Macías, continúa el ‘reciclado’ de sus anteriores trabajos, en una composición encargo del Ministerio de Cultura francés para el Ensemble TM, al que escuchamos en esta grabación del estreno de la pieza. Esta composición hace audibles las influencias francesas en el discurso cosmopolita de Macías, con la sombra del Boulez puntillista en las partes instrumentales, mientras que los pasajes para sintetizador alargan el discurso de forma más libre y personal.

Plenamente electrónica es La Lyre du Désert (1988), homenaje al poeta francés René Char, el día de cuya muerte creó Macías esta composición en el Institut National de l’Audiovisuel de París. Pieza desasosegante y nerviosa, un continuo inestable sirve de base para toda una serie de irrupciones de dramático aliento poético, como si las concisas Hojas de Hipnos o Los Matinales de Char transubstanciasen su letra en música a través de esta densa obra a la que considero una de las mejores piezas electrónicas debidas a un compositor español en el pasado siglo. Digna de conocer, sin duda.

Como acabamos de ver, se trata de obras señeras del catálogo de Enrique X. Macías, de puertas idóneas para adentrarnos en su legado musical, así como un buen reflejo de su apertura estética a diversas influencias, todas ellas audibles en unas composiciones que figuran entre lo mejor de la música gallega de todos los tiempos, de cuya contemporaneidad son el mejor exponente discográfico disponible hoy en día.

Las tomas sonoras, de muy diversa procedencia -parte de ellas en vivo-, son muy buenas en todos los casos, lo que ayuda a discernir el entramado tímbrico característico de Macías, así como los sutiles aportes de la música electrónica. El libreto de esta edición es también destacable, con abundante información sobre el compositor y cada una de las obras, además de un catálogo completo de las obras de Macías, con sus datos fundamentales, y textos de Miguel Azguime, además de fotografías y biografías de intérpretes; todo ello en inglés y gallego, un verdadero detalle del sello portugués.

Dada la dificultad para acceder a estos CDs en el mercado internacional, lo más sencillo es hacerlo a través de la propia página web de Miso Records, que además nos permite conocer la amplia propuesta de esta entidad portuguesa en los diversos aspectos que contempla su actuación musical y cultural.

Este disco ha sido enviado para su recensión por Miso Records

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.