Discos

El patrón de una vida

Paco Yáñez
lunes, 22 de junio de 2009
Morton Feldman: Patterns in a chromatic field; Projection I; Composition - 8 little pieces; Intersection IV; Duration II. Arne Deforce, violonchelo. Yutaka Oya, piano. Kaisa Pousset, productora. Yannick Willox y Benjamin Dieltjens, ingenieros de sonido. Dos CDs DDD de 105:27 minutos de duración grabados en el Concertgebouw de Bruges (Bélgica), en diciembre de 2007. æon AECD 0977
0,0003067 Si hace tan sólo dos semanas visitaba la sección discográfica de Mundoclasico.com uno de los compositores con un lenguaje más sólido de las última décadas: Helmut Lachenmann, nos visita hoy otro creador también caracterizado por haber desarrollado un estilo completamente personal e intransferible, que lo convierte en una de las figuras clave de la segunda mitad del siglo XX, tal es el caso de Morton Feldman (New York, 1926 - Buffalo, 1987), compositor ya habitual en las páginas de nuestro diario.

Es de nuevo el sello francés æon el que nos ofrece un lanzamiento discográfico con música del norteamericano, después de aquel soberbio compacto en el que The viola in my life II (1970) y The Rothko Chapel (1971) compartían cartel con Luciano Berio (æon AECD 0425); un CD que también reseñamos en su día en estas mismas páginas [leer reseña].

La edición que ahora tenemos entre manos presenta como principal atractivo la grabación de Patterns in a chromatic field (1981), una obra cuyo título nos ofrece buena parte de sus claves compositivas. Como sugiere el propio Feldman, se trata de una pieza ‘por adición’, acumulando motivos en un continuum que va trazando diversos patrones basados en acordes de combinatoria muy diversa, siempre siguiendo ese principio feldmaniano de encontrar la nota justa en el lugar justo para el instrumento justo (en este caso un dúo de violonchelo y piano). Ello se relaciona con diversos modelos procedimentales a la hora de organizar los tonos, según patrones con origen en las culturas orientales, así como en los arcanos cabalísticos. El resultado es un Feldman bastante ‘heterogéneo’ en la disposición interna de los desarrollos, teniendo en cuenta lo que la música de Morton Feldman fue en esa década final de su vida.

Esta heterogeneidad a la que nos referimos crea una composición con fuertes contrastes, sobre todo en el aspecto rítmico, así como en las velocidades y duración de las notas, con numerosos compases mucho más vibrantes y ágiles que lo que podríamos esperar en un Feldman de 1981; mientras que, por oposición, no faltan abundantes compases de ‘suspensión’ del t(i)empo en larguísimas notas, en el estilo que conocemos a través de algunas de sus obras mayores como Crippled Symmetry (1983), For Philip Guston (1984), For Bunita Marcus (1985), Palais de Mari (1986), Coptic Light (1986) o For Samuel Beckett (1987), entre otras muchas provenientes de una década especialmente fértil para Feldman, y de una solidez y homogeneidad estética muy destacables.

Esta verdadera ‘ars combinatoria’ feldmaniana sigue toda una serie de patrones claramente especificados por el neoyorquino en su orden, así como un conjunto de acordes cuya duración también marca Feldman, definiendo, de este modo, con nitidez las bases sonoras de una obra que, como es habitual en su compositor, a la hora de su ejecución permite unas variaciones realmente notables en su plasmación, con diversos grados de penetración en la ‘existencia no estructurada del tiempo’, ese lienzo del que se sirve el americano para trazar relaciones sonoras de fuerte calado visual y espiritual.

En el magnífico libreto presente en esta edición, una amplia selección de algunos de los más célebres textos del propio Morton Feldman nos permiten conocer mejor sus ideas no sólo con respecto a la música como desarrollo de patrones y campos cromáticos (aspectos centrales en este compacto), sino sobre tópicos titulados en esta compilación: ‘Time canvass’, ‘Pollock (Mondrian, Johns, Rothko, Guston)’, ‘Grid’, ‘Intersection’, ‘Crippled Symmetry’, ‘Memory’, ‘Patterns’, ‘Modular’, ‘Stasis’ y ‘Reiteration’. Constituye su lectura una apasionante vía para conocer, junto con la música, el pensamiento artístico y teórico de Feldman, así como para descubrir su inmensa cultura y las finas relaciones interdisciplinares que basan su estilo y sus ideas sobre la creación.

Junto a Patterns in a chromatic field, completan este doble CD una serie de piezas del primer Feldman, como son Projection I (1950), Composition - 8 little pieces (1950), Intersection IV (1951) y Duration II (1960). Pertenecen, en su mayoría, a ciclos compuestos a finales de las décadas de los años cuarenta y cincuenta, momentos en los que Morton Feldman aún no había accedido a una ‘radicalidad’ temporal tan extrema como la que lo ha hecho célebre a través de su etapa de madurez. Sin embargo, resulta interesantísimo escuchar cómo emergen ya líneas que se consolidarán con el tiempo, como la valoración casi weberniana del tono, de su peso y relaciones internas y externas. Se trata de una música más ‘convencional’, y quizás más accesible para aquellos que quieran conocer un universo en una primera audición más complejo como el que representa Patterns in a chromatic field; universo, en todo caso, que ha cautivado a muchos melómanos año tras año, exigiendo tan sólo el ‘pago’ de una audición atenta y curiosa, de la ‘disolución’ de nuestra realidad en el mar de tiempo y difuminado de los límites que habitan los patrones feldmanianos.

Las versiones de Arne Deforce al violonchelo y Yutaka Oya al piano son muy notables y de una precisión sobresaliente. Ofrecen un Feldman muy técnico que casa mejor con los pasajes más vivos de estas obras, mientras que para las pinceladas más extendidas, para los tempi más dilatados, podemos echar de menos el ambiente y la atmósfera que dibujaban en su lectura ya descatalogada para el sello Hat Hut el violonchelista Rohan de Saram y la pianista Marianne Schroeder, en una versión de Patterns in a chromatic field realmente antológica, que podemos seguir considerando como referencial.

Las tomas sonoras son muy buenas y hacen de la audición un placer, sin ruidos de fondo (algo tan molesto en Feldman) y con un balance nada cansino (otro aspecto muy perjudicial a la audición prolongada de esta música). El libreto contiene los ya mencionados (y valiosísimos) ensayos feldmanianos, así como fotografías de compositor e intérpretes, junto a las habituales hermosas portadas y poemas del sello francés, en este caso a cargo de Frédéric Forte.

Este disco ha sido enviado para su recensión por el sello æon
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.