Opinión

El oasis en el desierto

José-Luis López López
miércoles, 19 de agosto de 2009
0,0004007 Sevilla, 1 de julio a 13 de septiembre de 2009 (sin interrupción). Noches en los Jardines del Real Alcázar. Año 10. Organiza: Patronato del Real Alcázar y de la Casa Consistorial. 75 conciertos (unos 40 programas diferentes: algunos se repiten) a cargo de solistas, dúos, tríos, cuartetos y pequeños ensembles. Música clásica (medieval, renacentista, barroca, romántica, siglo XX), Otras músicas (árabes, andalusíes, sefardíes, mediterráneas, del próximo Oriente, en el 'Año de la Reconciliación'; popular andaluza, Freestyle folk, Kaffee folk). 73 artistas individuales. Predomina la música antigua (del Medioevo al Barroco), pero hay abundantes monográficos conmemorativos de Albéniz y de Haydn. Todos los días a las 22.30 horas (duración de cada concierto: 60 minutos sin interrupción). Entrada en el recinto a las 21.30 h. (se puede disfrutar de un paseo por los bellos y variados lugares de los Jardines, que ocupan 7 hectáreas, y que acrecientan su encanto con su agradable iluminación nocturna). Produce y programa: Actidea Diseño, gestión de cultura y ocio. Aforo: 400 plazas. Precio de la entrada, ¡4 euros!. Noches en los Jardines del Real Alcázar.

Para los sevillanos que han de permanecer en la ciudad -en todo o en parte- durante julio, agosto (y aun la primera quincena de septiembre), el 'castigo' principal es el calor, y, para los melómanos, la total ausencia de conciertos (que se desplazan hacia los lugares de clima más benigno en esos meses). Salvo la fugaz aparición de la Orquesta del West Eastern Divan, dirigida por Barenboim (dependiente de la Fundación Barenboim-Said, hermoso intento de paz y reconciliación), compuesta por músicos israelíes y palestinos (o de otros países árabes cercanos) y por un pequeño número de españoles, que inaugura siempre su gira por España y Europa (y, si los dejan, por la zona del conflicto israelo-palestino) en Sevilla, pues aquí está la sede de la Fundación y de los ensayos, nada de nada. Este año, la WED, con dos programas distintos, actuará en el Teatro de la Maestranza los días 2 y 3 de agosto (y los aficionados, muchos abandonando la playa si están en ella, más los que permanecen en la ciudad, abarrotan el Teatro). Ya daremos, en su momento, cuenta de estos dos conciertos, de tan alto valor musical (Barenboim magnetiza a sus músicos) como afectivo y solidario.



Pero regresemos al día de hoy. Para los melómanos sevillanos, doblemente condenados por el calor y la abstinencia musical, el Patronato del Real Alcázar y de la Casa Consistorial, del que es responsable el Concejal del Ayuntamiento hispalense Antonio Rodríguez Galindo, ideó, en el año 2000, estas 'Noches'. Esta es, pues, la 10ª edición. Con artistas sevillanos, andaluces, españoles, magrebíes y de algunos países europeos, entre ellos algunos miembros de la Sinfónica de Sevilla, de notable calidad (no se trata de 'bolos', ni mucho menos) se componen unos programas de una hora aproximada de duración, que siempre se prolonga con los bises. El recinto al aire libre, con los intérpretes en una alta tarima de 1,50 metros. Como 'telón de fondo' la Galería de Grutescos, el corazón de los jardines, ejecutada entre 1613 y 1621 por el arquitecto manierista italiano Vermondo Resta. En realidad se trata de la antigua muralla urbana almohade que dividía la primitiva zona de huertas -ya suprimida- y de jardines -que ahora ocupan todo el espacio de las 7 hectáreas-; Resta cubrió el lienzo almohade con grutescos, elemento decorativo descubierto en las ruinas subterráneas o 'grutas' de la Domus Aurea de Nerón, y levantó una galería como mirador. En este delicioso espacio, cuya temperatura, debida al arbolado y las numerosas fuentes, se disfruta de una agradable temperatura. En cuanto al riesgo de las lluvias, es mínimo: muy pocos días en estos 10 años han tenido que suspenderse los conciertos por esa causa. Como es natural, dadas las circunstancias y el precio casi simbólico de las entradas, el Patronato tiene que sufragar buena parte de los gastos (este año colabora económicamente Cajasol-Obra Social); pero los resultados de este servicio cultural que se presta a los ciudadanos es sumamente alentador: la temporada pasada (verano de 2008) la asistencia total al conjunto de los conciertos superó el 96%.



Galería de Grutescos en los Jardines del Real Alcázar de Sevilla

Puesto que las puertas de los Jardines se abren una hora antes de las interpretaciones, gran parte del público se dedica a dar un mágico paseo previo por los mismos: los hay quienes, metódicos, los recorren por partes, y en seis o siete días los contemplan en su totalidad. Y, después, la música. Hemos elegido cuatro actuaciones consecutivas, que dan idea de la variedad de la programación. Hemos de salir de Sevilla (aún no, por desgracia, de vacaciones: eso será tras el 3 de agosto, 2º concierto de la WED hasta el 31 estrictamente, que la Universidad -al menos la de Sevilla- no se toma en broma esto de las ausencias); mientras tanto, volveremos esporádicamente, y, si hay ocasión, enviaremos alguna reseña más de estas 'Noches'.

Lunes, 6 de julio: Axabeba (Mª Dolores García, que estudió música en Santiago de Compostela y Córdoba: canto y percusiones; Ignacio Gil, sevillano multifacético: axabeba -flauta travesera medieval que da nombre al grupo-, oboe de cápsula, diversas flautas de pico; Alberto Barea, de Ronda, Málaga, cantos, percusiones, vientos; José Luis Pastor, Profesor Superior del Conservatorio Manuel Castillo de Sevilla: vihuela de péñola, laúd español del siglo XIII, çinfonía de trastes) nos ofreció una selección de ocho Cantigas de Sevilla de Alfonso X el Sabio. No sólo fue deliciosa la música y el canto; sino que, con una gracia extraordinaria, comentaron las historias que se narraban en cada Cantiga. La hermosa voz de Mª Dolores García, acompañada a veces por la de A. Barea, se unió a la originalidad tímbrica de los instrumentos (fieles reproducciones de época, conseguidas tras arduas investigaciones) y a la riqueza rítmica con que animaron la interpretación. Una hora de sesenta, no minutos, sino segundos, prolongada con una novena cantiga sevillana del Rey que dió a su fiel Sevilla su escudo:

NO8DO
(el “8” es una madeja, jeroglífico de NO (MADEJA)DO, “no me ha dejado”).



Fahmi Alqhai con su viola da gamba

Martes, 7 de julio: Accademia del Piacere (solo tres miembros de su extenso elenco: la estupenda soprano valenciana Mariví Blasco; Fahmi Alqhai, nacido en Sevilla en 1976, de padre sirio y madre palestina, es director del conjunto y también, desde el año pasado, del Festival de Música Antigua de Sevilla, pero sobre todo es un genial violagambista, de los más prestigiosos y brillantes de su generación, ya famoso en todo el mundo; y su hermano Rami Alqhai, también excelente con la viola da gamba). Ellos tres solos llenaron el escenario con un programa titulado The Passion of Musique, todo de compositores ingleses del XVII y el XVIII: John Dowland, Tobias Hume, Henry Purcell y los alemanes emigrados a Inglaterra G.F. Haendel y C.F. Abel. No importa que hubiera piezas de cuerda pulsada: la maestría de los hermanos Alqhai hace lo que quiere con una viola de gamba en sus manos: la frotan con el arco, la pulsan, la rasguean como si fuera un laúd, y todo con una facilidad y un virtuosismo impresionantes, sobre todo en el caso de Fahmi. Noche grande.

Miércoles, 8 de julio: Xavier Díaz-Latorre (Barcelona, 1968), guitarra romántica. Profesor de la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMUC) es uno de los nuevos exponentes de la cuerda pulsada con criterios historicistas en el panorama concertístico internacional. Con su flamante guitarra romántica, fabricada por el gran luthier Carlos González en 2008, interpretó magistralmente, en homenaje al centenario de la muerte de Albéniz, un recital titulado Compositores españoles en París, con transcripciones a guitarra, en casi todos los casos, de piezas de piano. Del propio Albéniz, 'Cádiz', 'Granada' y 'Asturias', de la Suite española Op. 47 y Mallorca, barcarola, Op. 202. Granados estuvo representado por su popular Danza nº 5, 'Andaluza'; Tárrega, por su Capricho árabe; Joaquín Turina por obras inspiradas en 'palos' flamencos: 'Sevillana (Fantasía)', 'Garrotín' y 'Soleares', de su Homenaje a Tárrega, Fandanguillo, y Ráfaga. Finalmente, de Falla sonó Homenaje a Debussy (Granada 1920), una de sus pocas obras compuestas expresamente para guitarra; y la versión, verdaderamente virtuosística de 'La danza del molinero' de El sombrero de tres picos. Otra velada de felices sones.



Jardines del Laberinto en los Jardines del Real Alcázar de Sevilla

Jueves, 9 de julio: Amineh (Emilio Villalba, lauto, ud -variantes del laúd-, saz o baglamá -uno de los instrumentos, de cuerda pulsada- más populares en Turquía; Juan Manuel Rubio, participante en Festivales del mundo entero, al santur -el salterio turco, procedente de la Persia del siglo XI, instrumento de cuerda percutida con una o dos varillas-; Chiqui García, buzuki -instrumento griego, pilar de la música griega moderna- saz, darbuka -el característico instrumento de percusión en forma de copa-, riq -pandero pequeño de origen árabe-, def -pandereta-; y el marroquí Jaouad Jadli, músico desde corta edad, con poderosa voz, y también tocando la darbuka (con la que hizo una exhibición de virtuosismo impresionante en el Djebel Musa instrumental tradicional de su país, que cerró el concierto), el def y el lotar -pandero mayor que el riq-. Bajo el título de Travesías. Músicas del Mediterráneo y del cercano Oriente, interpretaron música tradicional instrumental cretense (Syrto), griega (Teke y Galana Galanazi) y vocal instrumental -en árabe, resumidamente traducida posteriormente- de la tradición árabe -Muwai-, turca -Sherif-, siria -Uzzubia- y egipcia -Zazrani Almahbub-. Un hito más en el Año Internacional de la Reconciliación.

Sólo unas unas muestras, pero aseguro que representativas: bastan para señalar que estas 'Noches' son alimento, descanso y paz del cuerpo, el espíritu y la sensibilidad. También hay música en Sevilla en pleno verano. Muchas gracias a los responsables de tan insólitas, deliciosas y hermosísimas nocturnidades.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.