España - Cantabria

Calidad húngara

Roberto Blanco
martes, 1 de septiembre de 2009
--- ---
Santander, martes, 25 de agosto de 2009. Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria. Leonidas Kavacos, violín. Orquesta del Festival de Budapest. Ivan Fischer, director. Obras: Sergei Prokofiev: Obertura sobre temas hebreos Op. 34b. Béla Bartók: Concierto para violín y orquesta Nº 2 SZ 112. Antonin Dvorák: Sinfonía Nº 7 en re menor Op. 70. 58 Festival Internacional de Santander. Aforo: 1600 localidades. Ocupación: 80%
8,53E-05 Cita sinfónica en la sala Argenta con la Orquesta del Festival de Budapest y su fundador y director, Ivan Fischer, con un atractivo programa dedicado a Prokofiev, Bartók y Dvorák.

Fischer comenzó huyendo de innecesarias florituras y paseándose por la breve e infrecuente Obertura sobre temas hebreos de Prokofiev con agilidad y frescura, con la obligada complicidad y protagonismo del clarinetista.

El concierto cambió después con el Concierto para violín y orquesta Nº 2 de Béla Bartók del que el joven violinista Leonidas Kavacos dio una excelente versión, con una sabiduría y un lirismo de gran nivel en una página tan inolvidable como es el 'Andante', y sin desmerecer en la fuerza arrolladora de los dos “Allegros', arropado por un concertador y una orquesta que emplearon dinamismo y sentido del contraste, sinfonismo puro en planteamiento, en nervio y en generosidad de exposición.

La interpretación de la Séptima de Dvorák contó con un cautivador movimiento lento sin desmerecer los rápidos . En el 'Poco adagio' pudo desgranar el maestro húngaro una gran inspiración, y en los rápidos desplegó un sentido del crecimiento sonoro por momentos sobrecogedor, con una ejemplar manera de resolver el 'Finale', una página tan dada habitualmente al alboroto, y extrayendo toda la belleza posible del espléndido 'Scherzo' fraseado con mucha elegancia.

Una actuación de gran nivel, dramático y sinfónico, con una buena lección dvorakiana. Lástima que a modo de propina la noche acabase con una insustancial Polka campesina de Johann Strauss coreada por los músicos, que rompió el carácter homogéneo de la velada.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.