España - Cantabria

Bodas de oro de ‘West Side Story’

Roberto Blanco
viernes, 4 de septiembre de 2009
--- ---
Santander, sábado, 22 de agosto de 2009. Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria. West Side Story. Musical de Leonard Bernstein con libreto de Arthur Laurents, letras de Stephen Sondheim y coreografía de Jerome Robbins. Director y coreógrafo: Joey Mckneely. Escenografía: Paul Gallis. Vestuario: Renate Schmitzer. Iluminación: Peter Halbsgut. Elenco: Chad Hilligus (Tony), Ali Ewoldt (Maria), Oneika Phillips (Anita), Emmanuel de Jesus Silva (Bernardo), Michael Jablonski (Riff). Director musical: Donald Chan. Aforo: 1600 localidades. Ocupación: 100%. 58 Festival Internacional de Santander
0,0001147 El mítico musical de Leonard Bernstein (música), Stephen Sondheim (letras), Arthur Laurents (libreto) y Jerome Robbins (coreografía), revisión de la eterna historia de Romeo y Julieta que se estrenó en Broadway en septiembre de 1957, cumplió sus bodas de oro y llegó a Santander tras un periplo iniciado en Milán en el año 2000.

Se trata de una recuperación fiel, con retoques en la puesta en escena, de la producción original que después daría lugar a la versión cinematográfica dirigida por Robert Wise, cuyo éxito (diez Oscar) generó millares de seguidores por todo el planeta. Una versión fielmente recreada por el director Joey Mckneely que pretende el reencuentro con el espectáculo que revolucionó el teatro musical creando escuela y sentando las bases de lo que hoy podríamos denominar el musical moderno.

Pero si la partitura de Bernstein puede seguir tan fresca y atractiva como hace cincuenta años, y la obra está dirigida con buen pulso, los movimientos coreográficos y el planteamiento escénico generan dudas sobre la vigencia del espectáculo. Y no nos referimos al sentimentalismo de algunas de sus letras ('I Feel Pretty') o a las escenas de peleas entre bandas callejeras (algo en lo que la realidad supera cualquier ficción), sino a la ausencia de más originalidad, riesgo o vanguardia, que no debería estar reñido con un planteamiento que en su día fue innovador en presentación y calidad.



© 2009 by Festival Internacional de Santander

La puesta en escena es muy sencilla, con unas plataformas móviles dotadas de escaleras abatibles imitando los exteriores de las viviendas de los barrios neoyorquinos, y proyecciones de fotografías en blanco y negro de diversos escenarios de la ciudad. La iluminación está cuidada pero el vestuario peca de chillón y simplón, como el de una mala y tópica película de hispanos y yanquis.

La orquesta sonó bien, con algún desajuste entre metal y cuerda, y las voces, con sonido amplificado, perdieron frescura y naturalidad. Los protagonistas (Chad Hilligus y Ali Ewoldt) quedan liberados de la carga coreográfica para volcarse en su labor canora: una 'Maria' de voz cálida y dramática y un 'Tony' correcto sin más. Michael Jablonski fue un 'Riff' mediocre como cantante pero estupendo como actor y bailarín, y Oneika Phillips deslumbró como una 'Anita' brillante en todo: interpretación del personaje, picardía latina, bailes y fuerza dramática.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.