The Ice House´s Tales

Notas sobre danza: La cenicienta

The LGM Golden Quartet
martes, 11 de septiembre de 2001
0,0001412 La cenicienta, el popular cuento moral de Charles Perrault ha sido fuente de inspiración de los coreógrafos desde los primeros momentos del ballet romántico. A pesar del precedente de un ballet vienés de Dupont en 1813, se considera pionero el Cendrillon de 'Monsieur Albert' [François Decombe] con música de Fernando Sor estrenado en el King Theatre de Londres en 1822 y luego representado en París y otros teatros europeos. La primera versión rusa fue la Cinderella de Ivanov, Cecchetti y Petipa con música de Boris Shel para el Teatro Marinski en 1893, célebre por los 32 fouettés consecutivos de Pierina Legnani, debutante en San Petesburgo y futura Odette-Odile, Raimonda, Camargo y modelo de las prime-ballerine de los Ballets Rusos.Ya en el siglo XX, el Cendrillon en la primera temporada deel ballet Rambert (1935), con Pearl Argyle y Frederick Ashton, tenía coreografía de Amndrée Howard y música de Carl Maria von Weber. También es londinense el Cendrillon de Fokine con música de Frederic d'Erlanger y figurines de Goncharova para los Ballets Russes de Colonel de Basis que se estrenó en el Covent Garden el 19 de julio de 1938. Y Cinderella del uruguayo Robert de Warren con música de Johann Strauss II, para el Nothern Ballet en 1979. La música de la ópera de Rossini fue utilizada ese mismo año por Peter Darrell en su Cinderella para el Scottish Ballet.Sin duda alguna, la música de ballet por excelencia para el mito de Cenicienta es la que compuso Sergei Prokofiev en 1944 para Zolushka de Zajarov, estrenada en el Bolshoi el 21 de noviembre de 1945 por Olga Lepeshnskaia con unos deliciosos figurines de Piotr Williams. El 8 de abril de 1946 se estrenó en el Kirov una nueva producción de Zolushka protagonizada por Natalia Dudinskaia y Konstantin Sergeiev y coreografía del propio Sergeiev. Pero sería Frederick Ashton el creador de la 'versión canónica' de Cinderella; la producción, estrenada en el Covent Garden el 23 de diciembre de 1948 con escenario y figurines de Jean-Denis Malclès, sería el primer gran ballet inglés de postguerra. El reparto del Sadler's Wells Ballet era formidable: Moira Shearer, Michael Somes, F. Ashton y Robert Helpmann. Estos dos últimos bailaron de nuevo sus papeles el 23 de diciembre de 1965, junto a Margot Fontayn y David Blair, en la reposición de Cinderella en el Covent Garden por el Royal Ballet con nuevos decorados y figurines de Henry Bardon. Esta fue la producción que presentó en Sydney el Australian Ballet en 1972.La reposición en 1965 de la Cinderella de Ashton despertó el interés internacional por la versión musical de Prokofiev y en los años siguientes se estrenaron numerosas coreografías nuevas entre las que destacan la de Celia Franca para el National Ballet of Canada, estrenada en Toronto en 1968. La de Ben Stevenson para el National Ballet de Washington en 1970. El Cendrillon ambientado en Hollywood de Rudolf Nureiev para la Ópera de París en 1986, con Sylvie Guillem como protagonista. En 1991, en plena crisis de disolución de la URSSS, el ballet del Teatro del Kremlin estrenó Zolushka de Vladimir Vasiliev. El English National Ballet estrenó en 1996 la nueva versión de Cinderella de Michael Corder, adoptada poco después por el Boston Ballet. De todas las versiones post-Ashton, la que ha conocido el mayor éxito ha sido la provocadora y lúcida versión de Matthew Bourne en 1997 para su compañía Adventures in Motion Pictures, ambientada en el West End londinense (el barrio donde está el teatro de Bourne) durante la II Guerra Mundial, bajo los bombardeos alemanes.El Cendrillon de Jean-Christophe Maillot, estrenado en 1999 por Les Ballets de Monte-Carlo en la Salle Garnier de la Ópera de Monte-Carlo es el espectáculo elegido por el Teatro Real de Madrid para la inauguración de su temporada 2001-2002.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.