España - Castilla-La Mancha

Tres maestros y una broma musical

Xoán M. Carreira
lunes, 2 de mayo de 2011
--- ---
Cuenca, domingo, 24 de abril de 2011. Fundación Antonio Pérez. Ensemble Vocal Soli-Tutti. Denis Gautheyrie, director. Olivier Messiaen, Cinq rechants, y O sacrum convivium. Henryk Górecki, Pod Twoja obrone op. 56. Cristóbal Halffter, Dos motetes: I. Iustorum animae, II. Beati ricercare. Iannis Xenakis, Nuits. 50 Semana de Música Religiosa de Cuenca.
0,0003428 En su cincuenta aniversario, la Semana de Música Religiosa de Cuenca, SMR, rindió homenaje a Iannis Xenakis en el décimo aniversario de su muerte -que nadie menciona en España, por cierto- con la interpretación de la obra Nuits, que le valió a Xenakis el odio eterno de la crítica y la historiografía franquista y post-franquista que tiene como referente canónico a Tomás Marco. El que creo estreno español de Nuits se suma en mi memoria a la emocionante interpretación en este mismo festival de Figura humana de Poulenc, otro hito de la música coral como símbolo de la fraternidad con las víctimas anónimas de la intolerancia.

El programa presentado en Cuenca por el Ensemble Vocal Soli-Tutti se componía de obras de tres maestros canónicos de la música coral de la segunda mitad del siglo XX y se completaba con la recuperación de una obra encargo de la 28 SMR (1989), muy oportunamente elegida en el sentido de que es parodia de otros dos grandes maestros de la música coral: Ligeti y Nono. Lamentablemente, la idea de Cristóbal Halffter de parodiar Lux Aeterna de Ligeti en Iustorum animae y Sarà dolce tacere de Nono en Beati ricercare, apropiada desde el punto de vista textual, fracasa estrepitosamente por la torpeza de Halffter en el manejo polifónico de los tres coros y en la manifiesta limitación de la textura armónica que caracteriza a su escritura. El resultado se acerca por momentos a lo grotesco y no porque así lo desee el autor. Es lo que sucede en el 'Aleluya' final del primer motete, que recuerda peligrosamente a una de las Bromas musicales de Mozart en su incapacidad por encontrar salida a la fórmula empleada, o el abrupto final del segundo motete que inevitablemente trae a la memoria una de las geniales parodias de Les Luthiers. Puesto que los Motetes de Halffter -que por otra parte estaban torpemente escritos para la voz- fueron interpretados entre la oración mariana de Górecki y el O sacrum convivium de Messiaen, dos magistrales lecciones de refinamiento, sensibilidad, buen hacer y aparente facilidad, el bochorno causado por las torpezas técnicas de Halffter se incrementó aún más.




Denis Gautheyrie. Fotografía © 2011 by Santiago Torralba-SMR


Pero el mayor bochorno fue sin duda la aparición de Cristóbal Halffter, Consejero Nacional de Educación de la dictadura franquista, junto a tres ciudadanos firmemente comprometidos con las libertades individuales y colectivas, y con la oposición personal a cualquier dictadura. En el caso de Iannis Xenakis, sufriendo la condena a muerte y negándose a pedir el indulto (y a que nadie lo pidiera en su nombre), en el caso de Henryk Górecki convirtiéndose en un ejemplo ético para todos sus conciudadanos, al convertir -al igual que Olivier Messiaen- su experiencia espiritual en un arma de extraordinario poder. Las oraciones marianas de Górecki, sus reflexiones sobre el sufrimiento de la madre, de la mujer, se convirtieron en metáforas de la brutalidad del absolutismo estalinista y nazi. Xenakis por su parte, en Nuits transforma la prosodia básica de diversas lenguas meridionales en el grito desgarrador de las víctimas anónimas de la Bestia: las dictaduras portuguesa, griega y española. Esa misma dictadura española que en esos mismos años glorificaba Cristóbal Halffter con su Secuencias para los 25 años de 'paz' franquista o con la Misa del Frente de Juventudes.

Por otra parte, mientras los tres grandes maestros desarrollaron sus carreras como artistas caracterizadamente defensores de su independencia individual, en ocasiones a un alto coste, la carrera de Cristóbal Halffter se ha desarrollado siempre bajo la protección del poder y la subvención políticas en la mejor tradición del artista heráldico cuya obra tiene como destinatario el comitente y no el público ni el intérprete.

Aunque bien mirado, del mismo modo que Halffter ha encontrado su lugar propio en la Academia, junto a las réplicas de las grandes obras maestras, no resulta en modo alguno inapropiado que la Semana de Música Religiosa de Cuenca recupere una de las obras que años ha le encargó a Halffter y la programe junto a varias obras maestras del siglo XX para que así quienes tengan ojos para ver, vean, y quienes tengan oídos para oír, oigan.





Ensemble vocal Soli Tutti. Fotografía © 2011 by Santiago Torralba-SMR

El Ensemble Vocal Soli-Tutti es un coro de sólo doce miembros, exactamente la plantilla que requiere Nuits de Xenakis, la obra estrella de su repertorio -tanto que incluso se atreven a cantarla de memoria-. Su nivel de perfección técnica sólo es comparable al de algunos de los más excelsos coros bálticos, con la particularidad de que además Soli-Tutti es un coro de cámara y consigue un grado de intensidad emotiva al menos tan intenso como el que le he escuchado al Eric Ericson en su más selecto repertorio.

Iniciar el concierto en frío con los Cinq rechants de Messiaen es un tour-de-force que da la medida de lo que puede ofrecer Denis Gautheyrie, quien a continuación abordó una obra tan distinta como Pod Twoja obrone de Górecki que conmocionó a gran parte del público por su tremenda belleza expresiva, más acorde con los días anteriores que con la alegría esperanzada del Domingo de Resurrección.

Tras el tremendo esfuerzo interpretativo y de afinación requerido por la torpe escritura de los Dos motetes de Halffter -casi el único momento del concierto en que se vió a los cantantes utilizar el diapasón durante la interpretación- Gautheyrie hizo un cambio en el orden del programa para interpretar a continuación el exquisito O sacrum convivium de Messiaen, cuyo refinamiento creó un intenso contraste con la obra anterior.

Por fin llegó el momento más esperado, la interpretación de Nuits de Xenakis en España. Parece mentira que tantos años después de la muerte de Franco siga siendo esta una 'obra maldita' y que incluso en las notas del programa -a cargo de Enrique Igoa- se intente escamotear el contenido político de esta composición, centrándose en las cuestiones técnicas de la partitura. A pesar de que no habla español, tuvo que ser Denis Gautheyrie quien, con gran esfuerzo y una muy aceptable pronunciación, leyese completa la dedicatoria de Xenakis: "Para vosotros, oscuros prisioneros políticos, Narciso Julián (España) desde 1946, Costas Philinis (Grecia) desde 1947, Eli Erythriadou (Grecia) desde 1950, Joachim Amaro (Portugal) desde 1952, y para vosotros, miles de olvidados cuyos nombres mismos fueron perdidos." (1967)

Nuits es -entre otras muchas cosas- una obra con enormes requerimientos técnicos y expresivos para el coro, y Soli-Tutti consiguió una interpretación trascendental en la mejor tradición del repertorio virtuosístico, que es, desde Liszt a nuestros días, el procedimiento por el cual una interpretación enormemente compleja afecta a nuestras emociones y las trasciende al plano estético. Algo que Xenakis siempre dominó perfectamente y que su maestro Messiaen comentaba con cariño paternal: "por entre los entresijos de la tecnología, la música de Xenakis rezuma poesía". Probablemente, una de las cuestiones que nos queden por descubrir en el siglo XXI sea que Xenakis no sólo era tracio, sino también un tracio muy antiguo, un órfico incapaz de distinguir entre ciencia y poesía, entre música y amor.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.