Reportajes

Don Giovanni cierra la temporada lírica 2012

Johnny Teperman
martes, 13 de noviembre de 2012
0,0001936

Considerada una de las mejores óperas en la historia del género, volvió al Teatro Municipal de Santiago de Chile la genial creación de Wolfgang Amadeus Mozart para el Don Giovanni, que cerró la temporada lírica 2012. Una obra, al decir de los críticos, que tiene muchas escenas distintas, pero que éstas no diluyen su fuerza dramática, ya que sus recitativos, diálogos y solos están perfectamente cohesionados entre sí y brindan un resultado final impresionante.

Admirarmos, especialmente, la calidad casi unánime de orquesta y cantantes, con sus dos elencos y algunos solistas realmente dignos de destacar, con respuestas vocales brillantes a los notables planeamientosos vocales de Mozart.

Escénicamente vivimos un Don Giovanni entre sombrío y divertido, con una escena entre clásica y lúgubre y una luminosidad mezquina, a ratos tétrica.

Una vez más se ha acertado en la elección de los intérpretes, con una doña Anna a ratos portentosa, encarnada por la soprano ucraniana Olga Mykytenko. El protagonista, en la voz del lituano Kostas Smoriginas, a ratos sí y a ratos no, aunque con saldo a favor.

Con la batuta de un joven director chileno, el maestro Rodolfo Fischer en el reparto internacional y la dirección de escena del italiano Pier Francesco Maestrini, cuya Tosca en la pasada temporada dejó una excelente impresión, el reparto contó con los estrenos de intérpretes como el ya mencionado bajo-barítono lituano Smoriginas en el rol titular, además de la soprano italiana Serena Farnocchia y el tenor mexicano alemán Emilio Pons, junto a los regresos de los bajos rusos Sergej Artamonov y Alexei Tikhomirov.

Párrafo aparte para el aporte de la joven soprano chilena Catalina Bertucci (Zerlina), surgida de las filas de Universidad Católica con la profesora María Soledad Díaz, titulada con honores y que ya ha permanecido una temporada perfeccionándose en Alemania y que ostenta varias distinciones importantes en nuestro medio lírico.

© 2012 by Marcela Poch

 

225 años después de su estreno, la magistral obra del genio de Salzburgo, se mantiene más vigente y fascinante que nunca, por la profundidad y belleza de su partitura, por la notable unidad que ofrecen la música y el genial texto de Lorenzo Da Ponte, por el equilibrio entre lo sublime y lo mundano, entre el drama y la comedia.

Destaquemos de la presente versión, el 'Aria del catálogo' de Leporello; el romántico y encantador duo de Zerlina y Don Giovanni La ci darem la mano; el ária Or sal, chi l'onore de Donna Anna, y el ária Dalla sua pace (Don Ottavio); el notable sexteto, con espléndidas coloraturas al término del primer acto, la serenata de amor de Don Giovanni con su mandolina 'Deh vieni alla finestra' y luego 'Il mio tesoro intanto', aria emblemática del tenor y del lucido rol de la hermosa Donna Anna, 'Non mi dir, bel idol mio', de las varias intervenciones que tuvo esta principal figura.

Debemos reconocer en este elenco estelar, al igual que en el internacional, la calidad ofrecida por orquesta y cantantes y, principalmente el aporte de los intérpretes chilenos,especialmente con la sobresaliente participación del barítono penquista Ricardo Seguel en el rol de Leporello, con lucida presencia en intervenciones como la del 'Catálogo' y el sexteto del acto segundo. Lo propio vale para el laureado Patricio Sabaté en el rol titular en brillantes arias como 'Deh vieni alla finestra' y luego 'Il mio tesoro intanto', además del duo 'La ci darem la mano' (con Zerlina) y también su ágil y lucido brindis 'Fin ch'han dal vino'.

El mito de Don Juan Tenorio permanece, pero la musicalidad de Mozart lo domina todo y en ese aspecto, una vez más destacó la dirección orquestal, muy segura en todos los aspectos, de José Luis Domínguez en el reparto estelar.

En este segundo elenco también se lucieron las damas: muy bien la soprano argentina Natalia Lemercier, como Donna Anna, y las sopranos chilenas Marcela González como Zerlina y Marcela de Loa Holzapfel como Donna Elvira

Correcto, preciso, aunque sin sobresalir, el tenor nacional Iván Rodríguez, como don Ottavio.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.