Crónicas Porteñas

'Los argentinos tendemos a echarle la culpa al otro como autodefensa'

Gustavo Gabriel Otero
lunes, 17 de diciembre de 2001
0,0005109 Hace diez años Marcelo Álvarez sólo tenía experiencia coral, algunas actuaciones solistas en confiterías o fiestas de amigos y era el dueño de una fábrica de muebles. Pero quiso incursionar más profesionalmente en el canto, específicamente en el canto lírico. El apoyo de su novia, hoy esposa (Patricia) fue fundamental, también las lecciones del tenor cordobés Liborio Simonella y de la maestra Norma Risso. Posteriormente, también, tomó lecciones con Horacio Rogner y Renato Sasola.En abril de 1994 se preparaba en el Teatro Colón la ópera La Favorita y Marcelo Álvarez solicitó poder asistir a los ensayos para escuchar en vivo al tenor Ramón Vargas. Las autoridades musicales del Colón le solicitaron dar una prueba de canto para poder presenciar ensayos, pero como no les gustó ni siquiera le permitieron eso.Cantó esporádicamente en Buenos Aires (L'Elisir d'Amore en el Teatro Roma de Avellaneda y Doña Francisquita en el Teatro Avenida), y luego de otra fallida prueba en el Colón, decidió vender todos sus bienes y emprender el camino a Italia, alentado por el impulso dado por el tenor Giuseppe di Stefano (que lo escuchara en una audición) y por haber ganado el Concurso Pavarotti para la Argentina.A los pocos meses comenzaba a triunfar en los distintos teatros europeos, cumpliendo la misma parábola de los tenores argentinos Luis Lima (en los finales de la década del 70), Raúl Giménez (en los 80) y José Cura (también en los 90); a quienes se sumaría posteriormente Darío Volonté.Hoy es uno de los tenores líricos más importantes del mundo.Acordamos una entrevista a efectuarse en París, antes de cantar el rol del 'Duque de Mantua' en la ópera de la Bastilla, donde se volvía a presentar en ese papel. El artista nos recibió en su hotel, cercano al Teatro, junto a su esposa e hijo. De allí nos dirigimos a un típico bar parisino, con sus mesas en la calle, para efectuar la entrevista.Aquí la transcripción de la misma:Pregunta: Cuáles son los títulos que ya hiciste en tu carrera.Respuesta: Títulos, la verdad que para tener pocos años de carrera, seis en total, he hecho bastantes. En repertorio francés tengo cuatro óperas: Werther de Massenet ('Werther'), Fausto de Gounod ('Fausto'), Manon de Massenet ('Des Grieux'), Los Cuentos de Hoffmann de Offenbach ('Hoffmann') y ahora agrego Romeo y Julieta de Gounod ('Romeo').Títulos verdianos tengo Falstaff que lo hice con el director Claudio Abbado, 'El Duque de Mantua' (Rigoletto) y 'Alfredo' (La Traviata).También el repertorio donizettiano y belliniano, como I Puritani. Asi que tengo bastantes cosas.P: Este ha sido el año de Rigoletto.R: Sin lugar a dudas. Este año tuve que cantar tantas Traviatas y tantos Rigoletos por el año verdiano. Es un honor que Teatros grandes me hayan ofrecido hacer las producciones suyas justamente en este año.P: En abril hiciste un extraordinario 'Duque de Mantua' en Rigoletto en el Teatro del Libertador de Córdoba (República Argentina) y después seguiste con muchos Rigolettos.R: Después de ahí hice un nueva producción en Orange (Francia), luego fui a las Arenas de Verona (Italia), una nueva producción en Londres y aquí en París donde la cantaré por segunda vez.P: Y después de París, ¿qué proyectos tenés?.R: Me voy a hacer una nueva producción en Nápoles de Lucia di Lammermoor de Donizetti ('Edgardo'), luego en Palermo (Italia) un nueva producción de Rigoletto.P: Y en el año 2002.R: El 2002 es bastante interesante, porque voy a hacer cosas muy lindas. Comienzo con Traviata de Verdi ('Alfredo') en la Scala de Milán, dirigido por Mutti. Va a ser la primera vez que trabaje con Mutti. Luego canto Lucrecia Borgia de Donizetti ('Gennaro'). También repito el 'Duque de Mantua' en el Metropolitan de Nueva York.Posteriormente debuto Lucia de Lammermoor de Donizetti en francés en el Teatro del Châtelet de París.P: Esto es una rareza.R: Es una rareza, justamente. La versión que voy a hacer es la música original italiana con la traducción del texto al francés. Es interesante porque es una cosa nueva y en un teatro de tradición francesa como el Châtelet.P: Este teatro se especializa en repertorio francés y en óperas cantadas en francés.R: Sin lugar a dudas. Se llaman a cantantes internacionales para que canten en lengua francesa. Es un teatro que da gran prestigio al cantante y por eso es interesante.P: Y después de esta Lucia en francés.R: Después de ahí voy a la Arena de Macerata (Italia) a cantar nuevamente el 'Duque de Mantua'. Y algún proyecto para ir a la Argentina, pero no quiero adelantar nada.P: Ya hablaremos sobre la Argentina y la posibilidad o imposibilidad de ver a nuestros artistas que triunfan por el mundo, debido a la ceguera de nuestros dirigentes.R: Quiero dejar en claro que nosotros queremos cantar en nuestro país. Es una forma de poder encontrar a nuestros parientes y amigos y fundamentalmente a nuestro público, lo cual sería maravilloso.P: ¿Qué obras querés incorporar al repertorio?. En estos momentos hacés un repertorio a lo Kraus.R: Sin lugar a dudas. Pero mi vocalidad es un poco más lírica que la del Maestro Alfredo Kraus. Entonces yo tengo que seguir viendo cuáles son mis límites. El maestro Kraus se dio cuenta de sus límites y se mantuvo dentro de su repertorio. Mi voz es un poco más lírica, más colorida, más armónica y puedo afrontar un poco más el repertorio verdiano que lo que hacía el maestro.En el año 2003 debutaré con 'Rodolfo' (La Bohème) en la Scala, en la Temporada 2003/2004 cantaré Luisa Miller en el Covent Garden y en el año 2005, también en el Covent Garden, Un Ballo in Maschera ('Riccardo'), en una nueva producción. Voy a ir probando para ver como funciona la voz con este repertorio.P: Alternando con tu repertorio actual.R: Yo seguiré cantando mis Lucias, mis Rigolettos, mis Elixir d'amore. Siempre alternando los nuevos roles más pesados con lo belcantístico, ya que el 'bel canto' es lo que siempre tengo en mi cabeza. Y de esta forma mantengo la voz 'morbida', fresca, joven.P: O sea siempre alternando roles para no cantar veinte o treinta veces seguidas el mismo personaje y no cansarse.R: Ya para mí este año fue muy difícil con Rigoletto, que lo canté tantas veces. Llega un momento que uno quiere cantar otras cosas, más después de haber cantado música francesa. Ya que el primer Verdi resulta armónicamente 'pobre' (sin desmerecer con esto en nada al compositor) frente a la ópera francesa. Por eso me gusta volver al repertorio francés.P: La música francesa obviamente te gusta y por lo que hemos oído y leído aquí en París fue un éxito impresionante esta Manon de Massenet, tanto de público como de crítica, alabando tu dicción francesa. Algo poco común que hagan los franceses. O sea que el amor tuyo por la ópera francesa tiene correlato en el publico francés que te tiene como un favorito.R: Sí, sin lugar a dudas. Cuando debuté la temporada pasada (septiembre de 2000 a julio de 2001) hice tres personajes de ópera francesa: Werther en Toulouse, luego Manon en París (ya la había hecho en Italia, pero no en Francia) y Hoffmann; me di cuenta que este repertorio es adecuado a mi sensibilidad. El éxito de estas producciones ante el público francés me dio fuerza para seguir adelante y un gran impulso a nivel estilista francés en este repertorio que quiero tanto.Una de las cosas que el público francés me elogiaba es que pude mezclar la pasión italiana y latina dentro del canto francés. Creo que hay un estilo mesurado para lo francés pero hay momentos en que se pide corazón y es ahí donde uso la pasión latina. Y esto es lo que gusta en el público. El francés adora la pasión. En Manon, en el 'duetto de Saint Sulpice' en el que tanto René Fleming como yo cantamos con el corazón, con sangre, el público no paraba de aplaudir. Se puede cantar la música francesa con corazón, siempre respetando el estilo.P: Vamos a Buenos Aires. Vamos a la Argentina.R: Vamos.P: Dejemos de lado tus inicios en el canto y la mala experiencia de no haber podido comenzar tu carrera en la Argentina, por la ineptitud de quienes toman las decisiones, porque eso ya se sabe perfectamente. Y creo que querés cerrar ese capítulo.R: Tanto a mi como a José Cura nos pasó casi exactamente lo mismo con la misma gente, lo importante es que después de nuestras críticas se empezó a abrir las puertas a gente joven a hacer ópera, aunque sea para los niños. ¿Cómo se puede tener una escuela de canto y no darles funciones a los jóvenes? Éste es el gran error del Teatro Colón. Cómo se puede saber si un chico tiene condiciones si le toman una audición en el tercer subsuelo y no en el escenario y no puede tener una oportunidad. Se le tiene que dar una función o aunque sea un ensayo. Aquí en Europa se le da oportunidad a los jóvenes para que se formen en el escenario, todo se aprende en un escenario.Darío Volonté tuvo una puerta abierta en el Colón luego de nuestras críticas y de nuestros triunfos en el mundo a pasar del rechazo inicial del Colón.P: Además en los últimos seis años, por suerte, han empezado a cambiar las cosas. No desde el Colón sino desde la alternativa hacia el Colón. Esto se da por los emprendimientos de Juventus Lyrica, de la Casa de la Ópera, de la Ópera del Buen Ayre y del Teatro Roma de Avellaneda que este año hace una temporada de cinco títulos.R: Me parece Magnífico, QUE MARAVILLA.P: La mala noticia es que el Teatro Argentino de la Plata ha cancelado su temporada lírica 2001 y no hay perspectivas para el 2002.R: Es una noticia de mal gusto. A los colegas les insistía en que aceptaran cantar en él, la próxima vez no hablaré.P:Algún proyecto con la Argentina. La gente quiere escucharte. ¿Es difícil volver por la planificación o ustedes no quieren volver?.R: No en absoluto. Nosotros queremos volver a cantar a nuestro país. Los argentinos tendemos a echarle la culpa al otro, como un autodefensa. Cuando una cosa no va decimos que el otro tiene la culpa.No puedo ir a la Argentina porque los teatros europeos trabajan con cinco años de anticipación. Ya tengo firmados compromisos hasta el año 2005 y comenzando a negociar el año 2006. El Colón no tiene anunciada la Temporada del año próximo.Si el Colón me llama para el 2002 tengo toda mi agenda tomada, sólo puedo cancelando mis vacaciones. Y si luego me dicen que me vuelva a mi casa porque no se hace lo planificado ¿Qué hago? No es que no quiero ir. La falta de seriedad perjudica a los argentinos que queremos volver y a los otros artistas internacionales que no tienen seguridad del cumplimiento de los compromisos tomados con la Argentina. Esto perjudica nuestra imagen en el mundo, hoy ningún artista internacional va a cancelar nada para ir al Colón de Buenos Aires, porque no tiene seguridad que se va a realizar la ópera. La culpa es toda nuestra. No nos engañemos más.P: Hay alguna posibilidad de escuchar a Marcelo en Buenos Aires. Tenemos que hacer fuerza para ello.R: Estamos viendo. Yo tengo muchas ganas de volver. No sólo es culpa de los dirigentes. El público tiene que exigir.Cuando canté en Córdoba con una entrada no barata, hubo que agregar sillas por el interés del público. Interés por la ópera y la música hay. Pero los argentinos nos creemos europeos en el exilio, debemos dejar de llorar para amar más nuestra cultura y nuestros cantantes.P: ¿Tenés algún proyecto en España?.R: Voy a Barcelona en el año 2004 a cantar el 'Duque de Mantua' de Rigoletto junto con el barítono Carlos Álvarez. Con Madrid es difícil pues programan con poca anticipación. Interés por cantar en España tengo, ya que no puede ser que un cantante argentino no cante en la 'Madre Patria'. Estoy tratando de combinar las cosas para cantar más en España.P: Tenés discos editados, ¿cuáles son?.R: El primer disco es Bel canto de 1998, con arias de Verdi, Bellini y Donizetti. En el año 2000 hice un disco con canciones de Carlos Gardel, que funciona muy bien en Europa. Ha ganado varios premios. No fue para imitar a Gardel, sino un homenaje de un tenor argentino a Carlos Gardel, para cantar el tango y llevarlo al mundo, una forma de cantar diferente.P: Hay un disco terminado que está para salir a la venta.R: Sí. De arias de ópera francesa. (Marcelo Álvarez saca un disco y lo entrega al entrevistador).P: Gracias. Lo tenemos aquí en la mano. Comprende fragmentos de Werther, Los Cuentos de Hoffmann, Romeo y Julieta, Manon, Fausto, Los Hugonotes. Y las versiones francesas de Don Sebastián, La Favorita, Don Carlosy Guillermo Tell. El título es Marcelo Álvarez: Arias Francesas. Interviene la Orquesta Filarmónica de Niza con dirección de Mark Elder.R: Con Sony tenemos la idea de documentar la carrera de Marcelo Álvarez. Por eso primero el disco de bel canto y luego éste de arias francesas.P: ¿Algún otro proyecto discográfico?.R: Sí, ya que varios maestros me proponen cantar Verdi. En el año 2002 grabaré un disco con fragmentos de Verdi dentro de la primera época y el período intermedio. No el Verdi pesado.P: ¿Y ópera completa?.R: Por ahora sólo en producciones de los Teatros de Ópera en DVD, grabadas en vivo. Ya que las compañías grabadoras están a pérdida y no encaran proyectos discográficos con óperas enteras. Y, además, el publico tradicional no compra discos de nuevos cantantes, salvo los alemanes y los franceses. Prefieren las reediciones de cantantes antiguos, especialmente en Italia.P: ¿Algo más que quieras agregar?R: La ópera va a crecer porque los oyentes, el público, quiere que las cosas crezcan. Depende también de ellos.P: Gracias por dedicarnos toda esta mañana, un día antes de encarar este 'Duque de Mantua' en el Teatro de la Bastilla.R: Gracias y saludos para todo el público
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.