Discos

Siempre hubo modernos

Maruxa Baliñas
miércoles, 23 de enero de 2002
Alfabeto Foscarini. Domenico PELLEGRINI: Ricercata per la E; Giovanni Paolo FOSCARINI: Toccata per la E, Passamezzo per la O, Passacalles per l'alfabeto falso e per tutte le lettere, Allemanda per la E, Aria di Firenze per la C; Giovanni Battista GRANATA: Toccata per la X; Giovanni Paolo FOSCARINI: Tasteggiata per la X, Corrente per la X, Volta francese per la X; Francesco CORBETTA y Giovanni Paolo FOSCARINI: Folias per la X; Giovanni Paolo FOSCARINI: Espagnoletas per la D,E e la O; Francesco CORBETTA: Preludio per la B, Corrente nouvo inventione per la B, Caprice di ciacona per la B, y Sarabanda per la B. Ensemble Kapsberger. Rolf Lislevand, director. Hervé Boissière, productor ejecutivo. Jean-Pierre Loisil, productor de la grabación. Nicolas de Béco, ingeniero de sonido, Frédéric Supligeau, asistente de sonido. Un disco compacto DDD de 55 minutos grabado en mayo de 2001 en el Estudio Tibor Varga de Sion, Suiza. Producción de Naïve Auvidis, 2001. Naïve E 8852
7,83E-05 Rolf Lislevand (Oslo, 1961), tras unos estudios de música antigua muy completos, se ha centrado en el intento de reconstruir el modo de tocar propio de la música italiana de la primera mitad del siglo XVII, del comienzo del Barroco. Tanto en su calidad de profesor, como cuando actúa o graba en solitario o con su grupo, Lislevand reivindica un concepto de la interpretación musical que renuncia explícitamente a la tradicion tanto de concierto como de enseñanza musical que se impuso desde el siglo XIX. De ahí que en sus conciertos introduzca elementos de improvisación, movimiento y gestualidad, que se alejan de lo predecible.Su primera grabación -muy premiada- se centró en un compositor muy poco tocado a pesar de su importancia en el nacimiento de la monodía: Johannes Hieronymus Kapsberger (ca. 1575-ca. 1650), un laudista italiano de origen alemán bastante alejado de las corrientes de su época. Luego en el 2000 grabó un compacto dedicado a Santiago de Murcia, otro compositor que tampoco encuentra su sitio dentro de las clasificaciones musicológicas habituales (y de hecho se estudia casi exclusivamente como teórico) . Finalmente Lislevand ha preparado este disco sobre Giovanni Paolo Foscarini (antes de 1621-1649), compositor de cuya biografía no se sabe casi nada, excepto lo que él mismo cita en sus cinco libros de guitarra publicados en Roma en 1640, y su apodo de 'el Furioso', que no se sabe si alude a una alegoría mitológica, a su comportamiento en sociedad o a su 'temperamento' artístico.El disco pretende reflejar la doble práctica musical que aun existía en los primeros años del Barroco, donde convivía una notación musical más primitiva -alfabética- que suponía que el intérprete tenía previamente una información amplia sobre la obra musical de tal forma que la partitura fuera sólo un recuerdo; y por otro lado el inicio de la notación moderna que aspira a ser lo más exacta posible y donde el compositor da una gran cantidad de información que coarta la libertad o creatividad del intérprete.Como dice bellamente Lislevand refiriéndose a la notación alfabética: "La notación le decía al guitarrista del siglo XVII donde poner sus dedos en la pequeña guitarra de cinco trastes cuando la melodía estaba ya en su corazón y el ritmo ya en su cuerpo."Dentro del disco se reúnen piezas tocadas según una tradición más primitiva pero más libre, sin apenas elementos de definición estructural o melódica, junto a otras que responderían a una práctica 'mixta' donde el compositor indica con su notación una elaboración del material melódico y una cierta estructuración de la interpretación.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.