Crónicas Porteñas

'La gatta bianca': nace la ópera argentina

Gustavo Gabriel Otero
viernes, 11 de enero de 2002
--- ---
0,00029 Se toma generalmente como punto de partida de la ópera argentina al estreno el 11 de enero de 1877, hace 125 años, de La Gatta Bianca (La gata blanca) de Francisco A. Hargreaves. Estos primeros esfuerzos para crear un teatro lírico nacional tienen lugar aproximadamente 300 años después del nacimiento del género y después de casi 50 años de las representaciones operísticas iniciales en la Argentina. En efecto, en el año 1825 se representó, por primera vez, una ópera completa (El Barbero de Sevilla de Rossini), efectuándose representaciones de obras líricas con regularidad hasta enero de 1830, fecha en que se interrumpen. En 1848 se reinician las representaciones de óperas completas, modalidad que continúa hasta el presente. Para la época del estreno de La Gatta Bianca ya se habían representado más de 100 óperas completas de diversos autores.Es evidente que no podemos hablar de la ópera argentina en el sentido de una corriente diferenciada dentro de la estética de la ópera. Los músicos nacionales componen, en un primera etapa, siguiendo las tendencias de la lírica italiana, sin aportar elementos de importancia que acrediten la tendencia a crear, seguir o desarrollar un teatro cantado con características propias. Aunque se encuentren algunas excepciones. Posteriormente también hay autores que siguen la escuela francesa, la rusa y las modernas corrientes musicales.No obstante existe en la Argentina una notable producción operística de más de cien títulos, pero no podemos considerar que éstos hayan formado una escuela argentina de ópera, a pesar de los grandes esfuerzos de algunos de nuestros compositores y principalmente el de Felipe Boero con su obra El Matrero.No olvidemos que la Argentina ha sido culturalmente e históricamente más una 'esponja' que una 'ostra' y que si buscamos los productos culturales propios, originales o exclusivos, nos encontramos casi con nada que ofrecer, por esta característica de tierra en donde conviven diversas manifestaciones culturales y, además, una nación joven que aún no alcanza los 200 años.De lo anterior debemos concluir que no es correcto mencionar a estas obras como 'óperas argentinas' sino como 'óperas de compositores argentinos'. Por una razón de comodidad empleamos el término 'óperas argentinas', pero no hay que ver en él el concepto de una corriente estética sino la practicidad de mencionar así a lo que debería denominarse 'ópera de compositores argentinos'.Francisco A. Hargreaves:Este músico argentino nació el 31 de diciembre de 1849 en Buenos Aires y murió en la misma ciudad el 30 de diciembre de 1900. Su carrera artística sigue el mismo derrotero de los otros compositores argentinos de la época. Se inicia localmente como pianista y luego va a estudiar a Europa donde da a conocer sus primeras obras, volviendo luego a su país natal. Sus primeros maestros en la Argentina fueron Celestino Patanás y Alberto Bussmeyer. Alrededor de 1872 se dirige a estudiar a Florencia, siendo alumno de Giovacchino Maglioni en el Real Instituto Musical de dicha Ciudad.Estando en Florencia escribe La Gatta Bianca (que tiene su estreno en el pueblo de Vilá, cercano a Florencia, en septiembre de 1875) y el melodrama fantástico en tres actos Il Vampiro. Esta ópera, Il Vampiro, es presentada posteriormente en el Concurso de la Exposición de Milán de 1881, recibiendo una mención honorífica por parte del jurado integrado por Franco Faccio, Amilcare Ponchielli y Arrigo Boito. Esta obra nunca se estrenó.A fines de 1876 regresa a Buenos Aires y en enero de 1877 estrena en la Argentina La Gatta Bianca. En 1897 estrena su ópera en dos actos Los Estudiantes de Bolonia. Quedaron también inéditas sus óperas L'Assedio di Livorno y Psyché. En 1886 enfermó de cuidado abandonando la enseñanza y casi completamente la composición.Se lo considera un pionero de la música académica argentina y un precursor de la temática criolla en la música, componiendo también obras para piano, para orquesta, y para canto y piano. Lamentablemente la gran mayoría de sus obras se consideran perdidas.La Gatta Bianca:Si bien la primera ópera compuesta por un argentino es O primo da California (El primo de California) obra de Demetrio Rivero (Buenos Aires, 1822-Río de Janeiro, 1889) estrenada el 12 de abril de 1854 en Río de Janeiro (Brasil), cantada en portugués; la circunstancia de estar el autor viviendo en un país extranjero y el haberse alejado del medio musical argentino en 1842 y no volver nunca más hacen que el honor de considerarse la primera obra nacional sea para La Gatta Bianca de Hargreaves.Antes de 1877 en la Argentina se habían estrenado algunas óperas compuestas por músicos extranjeros residentes o de paso por el país. Así encontramos a Inocente Bernardino Cárcano, quien estrena en 1854 en el Colegio de Monserrat de Córdoba la ópera Aurelia (cantada por los alumnos de dicho instituto), a Prosper Fleuriet, quien estrena en 1854 la obra El 14 de julio (que no tiene nada que ver con el episodio francés sino con la terminación de un sitio a Buenos Aires dentro de los episodios de las guerras civiles) y a Wenceslao Fumi que estrena en 1862 La Indígena, basada en La Atala de François de Chateaubriand.La mayoría de los autores considera a La Gatta Bianca como la obra fundante del género lírico argentino ya que es la primera obra de autor nacional que afrontó al público y la crítica local y este hecho se constituyó en la piedra basal que impulsó a otros compositores a encarar el género operístico. Lamentablemente la partitura de esta obra fundamental para la lírica argentina, aunque sea como hecho histórico, se considera perdida.La Gatta Bianca se estrenó en el Teatro de La Victoria o Teatro Principal de La Victoria de la ciudad de Buenos Aires el jueves 11 de enero de 1877. Se trata de una ópera o 'juguete cómico musical' en un acto, música de Francisco A. Hargreaves. No se ha encontrado el autor del libreto, los diversos estudiosos se limitan a repetir que el mismo está basado en 'un cuento francés'.Para determinar el origen del texto de La Gatta Bianca debemos considerar la similitud del argumento con el de la opereta en un acto de Jacques Offenbach La chatte metamorphosée en femme. Esta obra fue estrenada en el Teatro Aux Bouffes-Parisiens el 19 de abril de 1858. El libreto está firmado por Eugène Scribe, Anne Honoré y Joseph Duveyrier, a quien le decían Mélesville. Siendo sus personajes el joven Guido; Minette (La gata); Dig-Dig (El malabarista hindú) y Marianne (La gobernanta). La obra en la que se basa el libreto de la opereta de Offenbach es el vaudeville La chatte metamorphosée en femme de Eugène Scribe (estrenado en el Teatro du Gymnase de París el 3 de marzo de 1827). Scribe se inspiró para su obra en una fábula de La Fontaine del mismo nombre. A su vez La Fontaine se inspiró en Esopo (La gata y Venus).En todos los casos la base de la historia es el amor de un joven por una gata y la transformación de la misma en mujer. Evidentemente este es el origen del libreto de nuestra La Gatta Bianca y quizás el autor del libro prefirió el anonimato por la copia o mala copia de las fuentes mencionadas.El argumento de La Gatta Bianca es el siguiente: La señora Pollini tiene un hijo, Luis, enamorado de una gata blanca. La madre está desesperada por este amor tan extraño y en vano trata de hacer olvidar el mismo a Luis. Se ofrece para ayudarla un aldeano de los alrededores llamado Pigliapolli, el cual se compromete a encontrar el modo que Luis se enamore de una mujer. Éste tiene una entrevista con Luis, se viste de mago y le propone transformar mediante un billete de cien francos, la gata en mujer. En efecto, después de varios signos cabalísticos hace aparecer una tienda, y Luis ve a Oliva, la hija de Pigliapolli, tendida sobre un diván, vestida con traje blanco corto, guarnecido de pelo blanco, y con una cola del mismo color. Luis permanece naturalmente estupefacto. Oliva se adelanta y maúlla como un gato. Luis expresa su admiración con frases tiernas, muy tiernas, pero Oliva huye por la ventana. Cuando vuelve Pigliapolli, Luis está abatido; aquel procura consolarlo diciéndole que pronto desposará su gata. Efectivamente, Oliva se presenta, pero no vestida de gata. Él la reconoce, comprende lo sucedido y promete casarse con la joven. Entonces reaparece la señora Pollini, vienen los coros que se dividen en dos partes, maullando los unos y respondiendo del mismo modo los demás y cae el telón.Según la costumbre de la época la obra fue escrita e interpretada en italiano. El elenco del estreno argentino de la obra incluyó a la soprano Rosina Terzano (Oliva); el tenor Fernando Ambrosi (Luigi); la mezzosoprano Leticia Zacconi (Signora Pollini) y el bajo Carlo Trivero (Pigliapolli). En dicha temporada la obra fue cantada en tres oportunidades (11; 14 y 18 de enero de 1877). Como nota curiosa debemos destacar que asistió al estreno el Presidente de la Nación de ese momento Dr. Nicolás Avellaneda y sus Ministros, que se llamó al autor numerosas veces a escena obsequiándosele una gran lira de jazmines y que la obra se ofreció junto con los dos primeros actos de Rigoletto el día del estreno, con el segundo acto de Il Trovatore en la segunda función y con los dos primeros actos de Le Educande di Sorrento de Emilio Usiglio en la tercera y última función que fue ofrecida -según la costumbre de la época- a beneficio del maestro Hargreaves.La crítica del momento destacó especialmente dos fragmentos (uno cantado por la mezzosoprano y otro por el tenor), así como el resto de las partes musicales. No recibió igual acogida la historia ya que se consideró que la música debió ser aplicada a un libreto de más mérito. El diario La Tribuna de Buenos Aires en su edición del 13 de enero de 1877 refiriéndose al estreno indicaba: "La ejecución de la obra no dejó nada que desear pues cada uno de los artistas ha sabido desempeñar debidamente los papeles que se le habían encomendado. Como música tiene pasajes magníficos, especialmente un rondó cantado por la señora Zacconi, como también un preciso andantino cantado por el tenor Ambrosi".Después del estreno de La Gatta Bianca no se ofrecen otras manifestaciones líricas de compositores argentinos hasta 1895. Desde esa fecha y hasta noviembre de 2001 se han estrenado más de 100 obras de más de 50 compositores.El recordar el 125 aniversario del estreno de la primera obra lírica nacional nos debe servir para revalorizar el patrimonio musical argentino y para lograr la edición, grabación y difusión de las obras más significativas de nuestra música operística.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.