Noticias

Novedades discográficas

Redacción
lunes, 27 de abril de 2015
0,0001991

Hemos recibido la noticia de la presentación de algunas novedades discográficas que resumimos aquí. Los interesados pueden encontrar más información en las correspondientes páginas web de los intérpretes o sellos discográficos.

En primer lugar, el grupo de música antigua Al ayre español, dirigido por Eduardo López Banzo, presenta el próximo 28 de abril en la Sala de Prensa del Auditorio de Zaragoza su nuevo disco To all lovers of Musick dedicado a las siete Sonatas op. 5 de Georg Friedrich Händel. Más información en Al ayre español

En segundo lugar, Jorge Mengotti, pianista del Trio Rodin, nos informa de que están preparando la grabación de su nuevo CD, "el cual está dedicado a la obra completa de música de cámara para violín, cello y piano de Enrique Granados, como homenaje al centenario de su muerte el próximo año 2016. El CD incluirá algunas obras inéditas, como el 2º movimiento de la Sonata para violín y piano, y otras no muy conocidas. Con el objetivo de promocionar nuestro nuevo trabajo, hemos lanzado una campaña de micromecenazgo." Este es el enlace de la campaña.

En tercer, y último lugar, el pasado martes, 21 de abril el pianista Mario Prisuelos presentó Adalid. El piano romántico, un proyecto discográfico interesante "por la importancia histórica y musicológica de su contenido. Editado por Universal, el artista rescata en él la figura y la obra de quien por todos fuera conocido y considerado el 'Chopin español', y que incomprensiblemente fue cayendo en el olvido: Marcial del Adalid. El disco contiene, además, partituras inéditas del autor, encontradas tras un laborioso trabajo de investigación de Prisuelos, y que, por tanto, nadie ha escuchado desde que fueron compuestas allá por el siglo XIX."

To all lovers of Musick

To all Lovers of Musick. Así se dirigía John Walsh, el editor de Handel, cada vez que anunciaba una nueva publicación en los periódicos de la época, al emergente y cada vez más numeroso público amateur. La burguesía próspera y cosmopolita de aquella populosa urbe demandaba ávidamente música para el consumo privado en una sociedad cada vez más necesitada de un arte hecho a su medida. Handel, agotado después de años dedicado en exclusiva a la ópera italiana, y tras atravesar una gran crisis financiera y artística que casi le cuesta la vida, decidió cambiar de rumbo y comenzó a escribir oratorios y música instrumental, sin abandonar del todo la escena. Gracias a su fracaso con la ópera, en un Londres cansado ya de arias italianas y necesitado de novedades, podemos hoy disfrutar de unas sonatas que en el fondo son una ópera sin palabras. En efecto, la opera quinta contiene muchas páginas tomadas de obras vocales –óperas, oratorios, serenatas y música litúrgica- escritas en los años anteriores a su publicación, pero también hay cierta cantidad de música compuesta ex novo."

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.