DVD - Reseñas

Mi patria es mi canción

Maruxa Baliñas
jueves, 21 de marzo de 2002
The Thousand and One Lives of Ute Lemper. A Trilingual Portrait. Una película de Valerie Esposito. Janice Jones, editora. Bruno Fontaine, piano. Fragmentos musicales de Michael Nyman, 'Song Book', Kurt Weill, 'Die Moritat von Mackie Messer' y 'Oh Moon of Alabama', John Kander, 'Chicago', Schultze, 'Lily Marlene', Michel Emer, 'L'accordéoniste', Joseph Kosma, 'Les Feuilles Mortes' y otros. Coproducción de B. P. C. Productions y RM Associates con el mecenazgo del Centre National de la Cinematographie, 1998, edición en DVD, 2002. Formato de imagen, 4:3. Formato de sonido, PCM stereo. Códigos regionales, 2 y 5. Versiones alternativas en alemán, inglés y francés. Subtítulos en español para la versión francesa. Duración 145 minutos. DVD 9 PAL. Arthaus 100 166
0,0001107 No es esta una película fácil de ver, porque se plantea como un repaso a la figura de Ute Lemper (Münster, 1963) contada por si misma, pero con la particularidad del trilinguismo. O sea, la película consiste en tres documentales distintos pero iguales. Con pequeñas diferencias la versión inglesa, francesa y alemana contienen los mismos números, pero en diferente orden y de alguna forma construyendo una historia distinta. A esta multiplicidad lingüística contribuye también que Ute Lemper interpreta algunas de las canciones traducidas, como Alles Schwindel, que se canta en inglés.En los tres documentales se puede disfrutar de la voz y el estilo tan especial de Ute Lemper, que ha conseguido imponerse como intérprete de las canciones de Weill, aunque entre sus principales creaciones estén también las versiones de Michael Nyman. En las tres partes Ute Lemper repasa su vida, su carrera, sus sentimientos, pero de alguna forma el idioma marca también su perspectiva, porque lo que cuenta de un mismo acontecimiento cuando habla en francés o inglés (lo siento, no puedo juzgar el alemán porque no tiene subtítulos) se parece en lo fundamental pero es planteado de distinta forma. Y así se construye una historia repetida pero distinta, donde Ute Lemper se muestra como una persona muy consciente de si misma, y sin miedo a expresarse incluso sobre la reserva de los alemanes a hablar del holocausto o sus sentimientos acerca de la reunificación alemana y el modo en que se hizo.Musicalmente se intenta recoger todas las facetas de la carrera musical de Ute Lemper, desde sus inicios como cantante de jazz en su adolescencia y luego de comedia musical hasta la actualidad. Se dedica bastante espacio a la canción alemana, tanto de cabaret como teatral, que marcó los primeros años de la carrera profesional de Ute Lemper, recogiendo como ejemplos Ich bin ein Vamp, Mein Herr y su versión de Lili Marlene, claramente en la tradición de Marlene Dietrich.Pero sobre todo la película repasa las canciones de la etapa en que empezó a rechazar la frivolidad de la comedia musical y la canción más ligera, cuando empieza a interesarse por una canción más cercana a los problemas del ser humano, que ejemplifica tanto con la canción francesa de los sesenta como con la alemana de entreguerras, o sea, L'accordeoniste en 'Les milles et une vies d'Ute Lemper', Lili Marlene en 'The Thousand and One Lives of Ute Lemper', y ambas canciones en la versión alemana. Fruto de este interés por una música más significativa son también sus creaciones de Kurt Weill, en quien descubre una etapa histórica y dos personalidades individuales fascinantes, Weill y Brecht. Y como ejemplos Oh Moon of Alabama y Die Moritat von Mackie Messer.La familia y sus proyectos actuales, que incluyen una vuelta a los escenarios teatrales, abandonados varios años por los recitales, con el musical Chicago son el comienzo de 'The Thousand and One Lives of Ute Lemper', y 'Erfolgreich gegen den Strom' y el final de 'Les milles et une vies d'Ute Lemper', y de alguna forma también el principio y final de ese fragmento de la historia de Ute Lemper, que no pretende en absoluto ser una historia cerrada.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.