Reino Unido

Un Mozart que promete…

Agustín Blanco Bazán
lunes, 17 de julio de 2017
Londres, lunes, 26 de junio de 2017. Royal Opera House (ROH) en el Covent Garden. Mitridate, Re di Ponto. Opera seria en tres actos con libreto de Vittorio Amedeo Cigna Santi y música de Wolfgang Amadeus Mozart (Edición Barenreiter editada por Luigi Ferdinando Tagliavini). Regisseur: Graham Vick. Escenógrafo: Paul Brown. Coreógrafo y movimiento: Ron Howell. Intérpretes: Mitridate: Michael Spyres. Aspasia: Albina Shagimuratova. Sifare: Salome Jicia. Farnace: Bejun Mehta. Ismene: Lucy Crowe. Marzio: Rupert Charlesworth. Arbate: Jennifer Davis. Orquesta de la ROH bajo la dirección de Christophe Rousset.
0,0004582

Creyendo muerto a Mitridate, sus hijos, el fiel Sifare y el pérfido Farnace se disputan no sólo el trono del papá sino también a su prometida Aspasia. Entre las maldades de Farnace está la de despreciar a su novia oficial, Ismene, el único personaje luminoso por su amor y compasión en este oscura acción dramático musical del compositor que nunca fue niño y tampoco adulto. ¡Imagínese el lector la gorda que se arma cuando Mitridate, que se había fingido muerto para agarrar a los hijos con las manos en la masa, vuelve vivito, coleando y con una bronca que deposita en cada uno de los personajes! Finalmente es Ismene quien lo pone en sus casillas diciéndole que a ella también le ha ido pésimo pero no por eso quiere vengarse de todo el mundo. Lo hace, claro está, con palabras mucho mas elegantes: “Io quell'oltraggio istesso, soffro, che tu pur soffri, e non pretendo con eccesso peggiore di vendicare il mio tradito amore.”Mitridate es una ópera larga y parsimoniosa, pero este Mozart de catorce años insiste en espetarnos que él ya se las sabe todas en materia de tonalidad, expresividad vocal, coloraturas, trinos estrictamente ceñidos al desarrollo de la palabra cantada, y acompañamiento obligato de vientos que saben hacerse eco de las frases canoras de sentido más recóndito. Habrá que esperar unos años más para que el nene de Salzburgo adquiera esa maestría de consistencia teatral que le permitió borrar a todos sus contemporáneos operísticos y la mayoría de sus sucesores, pero, musicalmente hablando, Mitridate ya lo tiene todo. Como Clemenza di Tito e Idomeneo, Mitridate Re di Ponto es una contienda de amor, poder, valores y pasiones cantados por personajes que viven no frente, sino junto al público. casi diría que se sientan en el regazo de cada espectador para confiarle sentimientos suspirados a través de expresiones como “Lungi da te, mio bene” o “Soffre il mio cor con pace.” Mientras veía este Mitridate comencé a registrar las similitudes con Idamante, Doña Ana, Illia, Servilia, la Condesa, Fiordiligi, Pamina, etc. hasta que terminé dándome cuenta de mi estupidez tautológica: “Finalmente, estoy comparando Mozart con Mozart” pensé, “¿pero que sentido tiene seguir comparando lo incomparable? Mozart es Mozart y déjate de pavadas.”

Albina Shagimuratova (Aspasia), Salome Jicia (Sifare), Michael Spyres  (Mitridate), Bejun Mehta (Farnace), Jennifer Davis (Arbate) y Lucy Crowe (Ismene) en 'Mitridate, re di Ponto' de Mozart. Dirección musical, Christophe Rousset. Dirección escénica, Graham Vick. Londres, Royal Opera House, junio 2017 Albina Shagimuratova (Aspasia), Salome Jicia (Sifare), Michael Spyres (Mitridate), Bejun Mehta (Farnace), Jennifer Davis (Arbate) y Lucy Crowe (Ismene) en 'Mitridate, re di Ponto' de Mozart. Dirección musical, Christophe Rousset. Dirección escénica, Graham Vick. Londres, Royal Opera House, junio 2017 © Bill Cooper / Royal Opera House, 2017

Muy de vez en cuando resucita el Covent Garden la producción de Mitridate que estrenó en 1991 para repetirla sólo en el 1993 y 2005. Y tal vez sean los prolongados períodos de descanso los que mantienen tan fresco este experimento de decorado minimalista de grandes paneles lisos y de valores vivos contrastantes con un ceremonialmente risueño vestuario barroco, de enormes miriñaques directamente inspirados por el cuadro de La infanta Margarita Teresa de Velázquez, hoy en el Kunsthistorisches Museum de Viena. También los personajes masculinos visten miriñaques, solo que con faldón corto. A lo largo de toda la obra Graham Vick insufla a los personajes movimientos de ballet que vivifican esos extensos preludios a algunas arias, típicos del Mozart adolescente. El concentrado empaque de fandango con que los cantantes bailan sus pasiones o tratan de afirmar su autoridad fue una novedad en el 1991 y varios regisseurs la han repetido desde entonces, notablemente David Mc.Vicar en el Giulio Cesare de Glyndebourne. Pero este original aún convence con un garbo tan contenido como risueño.

Michael Spyres (Mitridate) en 'Mitridate, re di Ponto' de Mozart. Dirección musical, Christophe Rousset. Dirección escénica, Graham Vick. Londres, Royal Opera House, junio 2017Michael Spyres (Mitridate) en 'Mitridate, re di Ponto' de Mozart. Dirección musical, Christophe Rousset. Dirección escénica, Graham Vick. Londres, Royal Opera House, junio 2017 © Bill Cooper / Royal Opera House, 2017

Christopher Rousset volvió a salir de su mundo de arqueología barroca para brillar con una dirección de tiempos tensos pero con la moderación necesaria para dar todos los matices necesarios al desarrollo expresivo de los diálogos entre vientos y las cuerdas que caracterizan la creatividad mozartiana. ¡Y que cuidado puso Rousset en las variaciones dinámicas, y el hallazgo del énfasis correcto para cada frase orquestal! El suyo es un Mozart sin excesos emocionales ni manierismos exhibicionistas. Hartmut Haenchen estrenó esta producción con su profesionalismo habitual y más tarde Paul Daniel le agregó un atractivo sobre énfasis, pero es Rousset quién llegó a esa clave de concentrarse más en sensibilidad que en emociones a flor de piel si es que se quiere un Mozart auténtico.

'Mitridate, re di Ponto' de Mozart. Dirección musical, Christophe Rousset. Dirección escénica, Graham Vick. Londres, Royal Opera House, junio 2017 'Mitridate, re di Ponto' de Mozart. Dirección musical, Christophe Rousset. Dirección escénica, Graham Vick. Londres, Royal Opera House, junio 2017 © Bill Cooper / Royal Opera House, 2017

Los críticos con memoria somos …, somos insoportables. Y como ejemplo vaya esta comparación mía entre el villano Farnace cantado con clara impostación por Bejun Metha en esta oportunidad pero sin la lacerante proyección de Jochen Kowalski en 1991 y 1993. “¡No! ¡No soy contratenor! ¡Soy contralto masculino!”, me protestó Kowalski durante una entrevista y la diferencia es clara para quien habiéndolo escuchado se confronte con Metha. De cualquier manera ¡qué maravillosos el sentido de fraseo y la refinada actuación de este último! Y también el resto se lució gracias a la capacidad de Rousset de apoyar la expresividad de cada cantante como si cada uno de ellos fueran un instrumento solista similar a los de la orquesta. La voz de Michael Spyres (Mitridate) es pequeña y abierta pero su excelente control del passaggio le permite aterrizar en los agudos con cómoda precisión. Como afortunadamente sigue ocurriendo desde el final de la Unión Soviética, el Asia Central estuvo representado con dos excelentes cantantes. Albina Shagimuratova (Tashkent) es una soprano de coloratura robusta y timbre caudaloso que con sus mega-miriñaques se plantó como una Aspasia de entregada vena dramática, y Salome Jicia (Georgia) debutó en el Covent Garden con un Sifare de conmovedor fraseo y formidable fuerza de proyección. Lucy Crowe, una excelente soprano inglesa ya encausada en una importante carrera internacional, interpretó una refinada Ismene y actuó con convicción las instrucciones de Vick de contrastar la pesada lucha de poder entre Mitridate y sus hijos actuando como una especie de geniecillo de ligero y exótico orientalismo.

Luego del estreno de este Mitridate en 1991 muchos comenzamos a preguntar cuando llegaría Lucio Silla al Covent Garden. Pero nunca ocurrió y ahora ya ni siquiera preguntamos. Mientras tanto este glorioso Mitridate volverá a su periódico letargo en espera de una nueva generación de cantantes. A no ser que alguien tenga la buena idea de alquilarlo para otra sala.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.