Argentina

Suntuosidad orquestal: Tristán e Isolda en Buenos Aires

Gustavo Gabriel Otero
viernes, 27 de julio de 2018
Kupfer: Tristan und Isolde © Teatro Colón / A. Colombaroli, 2018 Kupfer: Tristan und Isolde © Teatro Colón / A. Colombaroli, 2018
Buenos Aires, miércoles, 18 de julio de 2018. Teatro Colón. Richard Wagner: Tristán e Isolda. Ópera en tres actos. Libreto de Richard Wagner. Harry Kupfer, dirección escénica. Hans Schavernoch, escenografía. Buki Schiff, vestuario. Producción escénica y elenco invitado de la Staatsoper Unter den Linden de Berlín. Peter Seiffert (Tristán), Iréne Theorin (Isolda), Kwangchul Youn (Rey Marke), Angela Denoke, (Brangania), Boaz Daniel (Kurwenal), Gustavo López Manzitti (Melot), Florian Hoffmann (un pastor), Adam Kutny (un timonel), Florian Hoffmann (joven marinero). Orquesta Staatskapelle Berlin. Coro del Teatro Colón. Director del Coro: Miguel Fabián Martínez. Dirección musical: Daniel Barenboim.
0,0003056

En mayo de 1994 se firmó una Declaración de Cooperación entre las ciudades de Berlín y Buenos Aires, este acuerdo se complementó el 31 de agosto de 2004 con un ‘hermanamiento’ entre el Teatro Colón y la Deutsche Staatsoper de Berlín que entre otras cuestiones preveía la posibilidad de invitar orquestas, solistas y producciones de ambos teatros. Desde ese momento los proyectos de presentar una ópera con producción completa de Berlín en el Teatro Colón fueron frustrándose año a año y no hay demasiadas evidencias de cumplimiento durante todo este lapso de algunas de sus cláusulas reciprocas. Es importante destacar que desde la década de 1930, con la creación de los cuerpos artísticos estables y por ser el Colón un teatro de producción propia, no es común la presencia de cuerpos estables de otros entes líricos sus temporadas, aunque en un pasado no muy lejano se presentó el Kirov y en 2010 el Teatro alla Scala de Milán.

Finalmente el proyecto de reunir en el escenario del Teatro Colón al ciudadano del mundo nacido en la Argentina Daniel Barenboim con la Orquesta Staatskapelle de Berlin y con una producción escénica y musical de la Staatsoper Unter den Linden de Berlín tantas veces anhelada finalmente se cumplió. No hay certidumbres que esté en estudio la presencia del Colón en Berlín …

En principio lo que mayor atención ocupó, y a la postre fue el principal sostén de una versión de excelencia, fue la presencia en el foso de la Staatskapelle de Berlin y la notable batuta de Barenboim. Los solistas de fuste -aunque la prestación no fue pareja- y una puesta en escena veterana pero aún efectiva de Harry Kupfer, completaron un menú wagneriano de primer nivel.

La concepción de Kupfer es estática y ascética. El movimiento está dado por los giros de un enorme ángel. El mismo ángel, sus distintos espacios y sus movimientos sirven de ambientación para los diferentes lugares que el libreto marca para la acción: barco, jardín -refugio de los amantes- y el desolado acantilado cercano al castillo de Tristán en Kareol.

En el escenario domina el espacio la figura de ese ángel ideado por Hans Schavernoch, sólo se ven detrás unas pequeñas lápidas preanunciando la muerte inexorable de los protagonistas. La gran figura alada tiene el rostro y los codos semienterrados en gesto de dolor, las monumentales alas dan adecuada plasticidad: una de ellas está semi-enterrada y la otra como intentado un vuelo que no remonta. La espalda sirve para que, con dificultades, se trasladen los cantantes y los espacios que deja la gran escultura para que se desarrolle la acción.

El vestuario de Buki Schiff es correcto sin un anclaje temporal definido aunque los cortesanos de Marke se presentan con ropajes victorianos de riguroso negro pero permanecen inmóviles y ajenos a la escena en el fondo del escenario. Adecuada la iluminación al concepto de la puesta.

Con todo, los años trascurridos desde su estreno se notan no sólo porque la puesta ya fue discontinuada en Berlín sino porque casi no se ven como idea central esas escenografías corpóreas únicas en la actualidad en el mundo, que es en estos momentos un concepto estético perimido. Naturalmente a los que aún creen que lo actual son las puestas wagnerianas de los años 50 del siglo pasado la versión visual les resultó de atrayente modernidad.

Si la versión escénica es ascética la versión orquestal es antológica por su excelencia, por el nivel de detalle, por la riqueza de los planos sonoros y por la perfección de todas las filas de la Staatskapelle de Berlín sin dudas de un nivel superlativo frente a lo que estamos acostumbrados a escuchar en las márgenes del Río de la Plata.

Daniel Barenboim como un gran piloto lleva a buen puerto el transatlántico que tiene en sus manos y es el responsable de esta versión perfecta y detallista, toda la paleta orquestal Wagneriana es presentada con absoluta precisión y no queda sutileza sin poner en primer plano.

Iréne Theorin es una de las referentes actuales en el rol de Isolda y no defrauda. De caudal enorme y rotundo, con emisión potente y compenetración abordó el complejo personaje triunfando de principio a fin de la noche.

Peter Seiffert fue competente como Tristán en los dos primeros actos con alguna irregularidad en la emisión y a pesar de su registro eminentemente lírico y no de tenor wagneriano. Lamentablemente en el tercer acto su veteranía y su conocimiento de la parte no fueron suficientes para sobrellevar la fatiga vocal manifiesta y las irregularidades en la emisión se convirtieron en un camino descendente con oscilaciones, momentos calantes y algunas notas al borde del grito cuando no decididamente gritadas.

Angela Denoke fue una Brangania de lujo por calidad vocal, registro parejo y bello color vocal.

Boaz Daniel no defraudó como Kurvenal mientras que Kwangchul Youn fue un rey Marke de perfectos acentos. Gustavo López Manzitti fue un seguro y potente Melot, se desempeñaron con atildada corrección Florian Hoffmann y Adam Kutny; mientras que el Coro Estable del Teatro Colón en sus breves intervenciones fue impecable.

En suma: una noche de ópera donde la principal estrella fue la música, bien servido el canto y adecuada la escena.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.