España - Andalucía

Samson visual

Pedro Coco
miércoles, 11 de diciembre de 2019
Gregory Kunde © 2019 by Guillermo Mendo Gregory Kunde © 2019 by Guillermo Mendo
Sevilla, sábado, 16 de noviembre de 2019. Teatro de la Maestranza. Camille Saint Saëns: Samson et Dalila. Ópera en tres actos con libreto de Ferdinand Lemaire. Paco Azorín, dirección escénica y escenografía; Ana Garay, vestuario; Carlos Martos de la Vega, coreografía escénica; Pedro Yagüe, iluminación; Pedro Chamizo, diseño audiovisual. Gregory Kunde (Samson), Nancy Fabiola Herrera (Dalila), Damián del Castillo (Sumo sacerdote), Alejandro López (Abimelech), Francisco Crespo (un viejo hebreo), José Ángel Florido (un mensajero filisteo), Manuel de Diego (primer filisteo), Andrés Merino (segundo filisteo). Orquesta Sinfónica de Sevilla y Coro de la A. A. del Teatro de la Maestranza. Director: Jacques Lacombe. Coproducción del Teatro de la Maestranza y el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.
0,0002402

La segunda ópera de la temporada 2019-2020 del Teatro de la Maestranza se anticipaba impactante, por una propuesta de Paco Azorín que reflexionaba sobre el odio que generan los conflictos religiosos y, sobre todo, la actualidad que aún tiene dicha situación.

Así, la producción, que ya pudo verse en el Festival de Mérida el pasado verano con un reparto diferente, se trasladaba a la presente realidad entre Israel y Palestina, regada de vídeos y mensajes que, anteponiendo la denuncia a la trama, invitaban a la reflexión. Esta intención se amplificaba durante la bacanal del tercer acto y números posteriores, con simuladas ejecuciones incluidas y la presencia de una incómoda periodista, testigo de todas las intrigas.

Celebramos sin reservas la vuelta de Gregory Kunde al Teatro de la Maestranza, donde, desde su Argirio rossiniano en uno de los mejores Tancredi de los últimos años, hemos podido disfrutarle también un excelente Otello: genial muestra de su evolución vocal y su talento dramático. No es sencillo convencer en Sansón, pero en esta ocasión fue posible gracias a su entrega, su homogeneidad en todos los registros y una proyección a prueba de escenarios completamente abiertos, como era el caso de la producción que nos ocupa.

Y precisamente fue este factor el que penalizó la interpretación de la coprotagonista, la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera, que, afín al rol y muy desenvuelta escénicamente, supo paliar con tablas los inconvenientes; especialmente un registro grave que a veces no resultaba tan envolvente como precisa Dalila. Su mejor momento llegó en el segundo acto, donde fue de menos a más, especialmente a partir de “Mon coeur s’ouvre a ta voix”.

La tercera voz por destacar, sin desmerecer a un plantel de secundarios muy implicados tanto vocal como escénicamente, es la del joven barítono Damián del Castillo, ideal Gran Sacerdote. Con un rotundo timbre y una gran seguridad en todo momento, se perfila como una de las más sólidas voces graves españolas de los próximos años.

Para finalizar, una espléndida prestación del coro en una nada fácil obra, que requiere un gran trabajo de coordinación y atención al matiz. Con una labor siempre ascendente, el conjunto, de voces cada vez más sólidas, nos regaló una velada irreprochable de la que, sin duda, deben estar orgullosos todos y cada uno de los integrantes.

Por su parte, la lectura del director Jacques Lacombe, buen conciliador de foso y escena, fue desvelándose más variada y matizada a medida que avanzaba la velada, consiguiendo de la Sinfónica de Sevilla un sonido que ganaba en intensidad y brillo en todas sus secciones.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.