Entrevistas

Entrevista con la pianista Margarita Höhenrieder

Juan Carlos Tellechea
miércoles, 26 de abril de 2023
Margarita Höhenriede © 2022 by Mat Hennek Margarita Höhenriede © 2022 by Mat Hennek
0,0008376

La prestigiosa pianista Margarita Höhenrieder es una exquisita intérprete de Ludwig van Beethoven, el genial compositor que la acompaña desde su más tierna infancia y a quien dedicará en un futuro próximo un nuevo disco compacto con bellas piezas menos conocidas de él. Romántica incorregible, Höhenrieder nos ha entregado recientemente un encantador CD con música de Frédéric Chopin en el que nos descubre las inconmensurables bellezas de la obra del maestro polaco. 

Alumna de Anna Stadler y de Ludwig Hoffmann en el Conservatorio de Música y Teatro de Múnich, así como de Leon Fleisher en el Peabody Institute de Baltimore, Höhenrieder fue en su momento la profesora de piano más joven de la República Federal de Alemania. Hoy continúa preparando y acompañando a las nuevas generaciones de talentosos pianistas en el mismo conservatorio muniqués donde estudió.

Margarita Höhenrieder concedió muy amablemente una entrevista a Mundoclasico.com. Estas son sus declaraciones exclusivas:

Juan Carlos Tellechea: Me gustaría comenzar esta entrevista preguntándole qué es lo que más le deprime y qué es lo que más le satisface en estos momentos, tanto en su vida personal, como docente y como concertista de piano.

Margarita Höhenrieder: Desde hace un año, lo que más me deprime es la terrible guerra de Ucrania. Pesa sobre todo: mi vida, mi enseñanza y mis actividades concertísticas. Además, el inmenso crecimiento de la inteligencia artificial en general, una especie de "deshumanización", me preocupa mucho...

Pero prefiero responder ahora a su pregunta positiva, lo que más me satisface.

Margarita Höhenriede. © 2022 by Mat Hennek.Margarita Höhenriede. © 2022 by Mat Hennek.

Poder vivir auténticamente significa mucho para mí. El equilibrio entre la vida familiar y el concierto también juega un papel importante para mí, por supuesto. He tenido mucha suerte en mi vida, así que siempre he sentido la necesidad de ayudar a los que no están en el lado bueno de la vida. Y, sobre todo, de defender a los jóvenes músicos con talento.

Y todo el mundo necesita reconocimiento, ¡por supuesto! Hace poco le envié a Alfred Brendel mi nueva grabación de Chopin y me escribió, preguntándome en broma si yo sería polaca, porque percibía en mi forma de tocar un enfoque tan natural de las mazurcas. Me alegró mucho, estas pequeñas cosas dan color a la vida.

¿Cuál es su relación familiar con los Dornier? ¿Hay o hubo músicos en su familia? ¿Es usted el único músico de la familia? ¿Cómo surgió todo esto?

Estoy casada con el segundo nieto del famoso pionero de la aviación Claude Dornier, quien, por cierto, siempre tuvo un piano de cola en casa y le gustaba tocar el piano y también la cítara. Hay varios artistas en la familia Dornier: mi marido Cristián, por ejemplo, es un arquitecto dotado de talento. Me construyó un hermoso pabellón de música. Mi marido y yo nos conocimos a través de su hermano menor, Camilo, al que yo daba clases de piano y que más tarde se convirtió en un excelente pianista de jazz.

Mi madre tocaba el piano muy bien, pero solo para ella. Cuando yo tenía cinco años me enseñó las notas y poco después tuve mis primeras clases de piano con Anna Stadler, ¡era una especie de infiltrada de Múnich!

Mientras hacemos esta entrevista, el Instituto Cervantes de Bruselas organiza un foro llamado "Mujeres en la Música", en el que participan mujeres compositoras, músicas, periodistas musicales, musicólogas y, en general, mujeres estrechamente vinculadas a la música... ¿Cómo valora la situación actual de la mujer en la música, observa una evolución positiva o negativa, cuál es su elogio, cuál su crítica, su denuncia o su admonición al respecto?

¡Hay que hacer una distinción! Ahora hay muchas compositoras, directoras, violinistas y pianistas destacadas. Son reconocidas por la sociedad. Es un gran paso adelante si tenemos en cuenta lo difícil que fue para Clara Schumann o Fanny Mendelssohn, por ejemplo, establecerse como compositoras en su época. Hoy, compositoras como Sofia Gubaidulina o Françoise Choveaux se hacen notar. Hace unos 50 años, la pianista Martha Argerich estaba sola en la cima. Hoy, muchos conservatorios de música buscan profesoras; están muy solicitadas. En realidad, me sorprende que el número de mujeres músicas destacadas vuelva a bajar en comparación con sus colegas masculinos...

¿Cómo ve a los jóvenes talentos de la nueva generación y qué consejo les daría en particular?

Hay mucho talento en la nueva generación. Hay muchos estudiantes asiáticos en las universidades. Supongo que la proporción con respecto a los estudiantes europeos es de un 80% a un 20%. En muchos casos, aconsejaría una doble titulación para poder cambiar si fuera necesario.

¿Prefiere tocar conciertos de orquesta o recitales en solitario?

Prefiero tocar conciertos orquestales y música de cámara; me gusta inspirarme cuando hacemos música juntos y me gusta que me inspiren...

Usted se centra en un repertorio muy exigente pero relativamente limitado; sin embargo, también está abierta a la música contemporánea. ¿Cuál es su filosofía?

Empecé a tocar Beethoven cuando tenía unos 10 años. Beethoven y sus cinco conciertos para piano, que también están disponibles en DVD como grabación de un concierto en directo, me han acompañado toda mi vida. Con ellos he madurado artísticamente. También sus sonatas para piano y violonchelo, que grabé junto al maravilloso violonchelista Julius Berger. Pero es mucho menos conocido que toqué y grabé mucha música impresionista con el clarinetista suizo Eduard Brunner y el trompetista francés Guy Touvron. Que también toco tangos argentinos o piezas de la leyenda del jazz Errol Garner.

No solo estoy muy abierta a la música contemporánea, sino que me gusta experimentar por mí misma. Por ejemplo, tuve mucho éxito y entusiasmo con el proyecto conjunto de arte y música "Dos manos izquierdas" junto con el conocido pintor alemán Bernd Zimmer. En nuestra actuación, Bernd Zimmer pinta solo con la mano izquierda y yo toco piezas al piano solo para mano izquierda; en mi opinión, es la más creativa de las dos. Es una interpretación de extraordinaria expresividad...

Especialmente las preferencias por Bach, Mozart, Beethoven, Clara y Robert Schumann, Chopin y ... Harald Genzmer le han acompañado durante muchos años. ¿Cómo conoció a este compositor?

Wie ein Traum am Rande der Unendlichkeit. © 2020 by Margarita Höhenrieder.Wie ein Traum am Rande der Unendlichkeit. © 2020 by Margarita Höhenrieder.

Conocí a Harald Genzmer a los 17 años a través de Ludwig Hoffmann, mi profesor en el Conservatorio de Música y Teatro de Múnich, a quien tenía en gran estima. Fue el comienzo de una amistad para toda la vida. Desde el principio me fascinó la increíble vitalidad de Genzmer. Se puede sentir en casi todas sus composiciones. Y como persona, aprendí de él a escuchar inquebrantablemente su voz interior, a no dejarme influir por corrientes de ningún tipo. Genzmer, probablemente el alumno más conocido de Paul Hindemith, solía mostrarse entusiasmado con la forma en que yo interpretaba sus composiciones (siempre le fascinó mi preferencia por los tempi especialmente rápidos) y me dedicó, entre otras, su 4ª Sonata para piano, su Concierto para piano, trompeta y cuerdas y su última gran obra: una Fantasía de despedida "como un sueño al borde del infinito" para piano y flauta, que estrené con Emmanuel Pahud en Roma.

¿Es usted una romántica incorregible por naturaleza?

Sí, lo soy, me has pillado :)

Obras de Chopin en un piano Pleyel... ¿qué experiencias interesantes tuvo en esta interpretación? ¿Qué otro proyecto está preparando actualmente?

Pieza enlazada

Durante años estuve buscando el auténtico sonido de Chopin. Un piano de cola Pleyel de 1855 en una colección cerca de Hamburgo me encantó y me transportó a otro siglo desde las primeras notas. Para Frédéric Chopin, un piano de cola Pleyel era el "non plus ultra" de los pianos. Lo siento claramente: en ningún otro instrumento se expresan con mayor autenticidad la elegancia y la belleza, la melancolía y la ternura de la música de Chopin. Mi próximo proyecto de grabación son las fantásticamente bellas y completamente infravaloradas Bagatelas de Beethoven y luego ya veremos...

Muchas gracias, Sra. Margarita Höhenrieder, por sus respuestas y comentarios.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.