Chequia

Festival Janáček Brno 2020 (7): Brno Contemporary Orchestra

Robert Ferrer Llueca
lunes, 19 de octubre de 2020
Pavel Šnajdr © 2020 by Marek Olbrzymek Pavel Šnajdr © 2020 by Marek Olbrzymek
Brno, jueves, 8 de octubre de 2020. Teatro Mahen. Pavel Zemen, piano. Brno Contemporary Orchestra. Pavel Šnajdr, director musical. Václav Dobiáš: Říkadla pro nonet (Rimas infantiles para noneto). Leoš Janáček: Concertino, JW VII/11, para piano, dos violines, viola, clarinete, trompa y fagot. Martin Smolka: Hats in the Sky (Klobouky v oblacích). Igor Stravinsky: Pulcinella, suite para orquesta 1919/1920 (rev. 1949).
0,0003061

El Festival Janáček Brno 2020 prosiguió con un variado y totalmente atractivo concierto multimedia por la Brno Contemporary Orchestra. Un concierto de aproximadamente una hora y veinte minutos sin pausa que además fue ofrecido en el encantador e histórico Teatro Mahen de la capital morava. En programa, composiciones musicales de Václav Dobiáš y Martin Smolka para acompañar las proyecciones de dos breves e interesantes películas checoslovacas en blanco y negro, realizadas ambas en el primer tercio del siglo XX: Byl první máj (1919) de Thea Červenková y Vormittagsspuk (1928) de Hans Richter; además del Concertino para piano y conjunto instrumental de Leoš Janáček, para terminar con la suite orquestal de Pulcinella de Igor Stravinsky.

Los músicos de la Brno Contemporary Orchestra proceden fundamentalmente de las dos orquestas profesionales más importantes de la ciudad, a saber, la Filarmónica de Brno y la Orquesta del Teatro Nacional de Brno. Es por ello que la calidad media de los varios intérpretes estaba asegurada de antemano. El programa requirió plantillas instrumentales distintas para cada obra, hasta llegar a la más numerosa de la orquesta de cámara necesaria para Stravinsky. Para empezar, las divertidas Rimas infantiles para noneto (1938) de Václav Dobiáš fueron abordadas por el conjunto dirigido por Pavel Šnajdr con mucha gracia y solvencia técnica. Aun no siendo esta música concebida originalmente para la película de Thea Červenková, se ajustó totalmente al desarrollo de las imágenes proyectadas en pantalla y resultó ser un excelente comienzo de concierto. 

El Concertino, JW VII/11, para piano, dos violines, viola, clarinete, trompa y fagot en cuatro movimientos de Leoš Janáček fue compuesto en 1924, inspirado por la escucha de una extraordinaria interpretación del pianista checo Jan Heřman, a quien fue dedicada la obra posteriormente. Excelente de nuevo la interpretación ofrecida por el pianista Pavel Zemen, muy janáčekiana especialmente en los momentos a solo de los movimientos primero y cuarto en los que se permitió bastante libertad, llegando en algunos puntos casi a lo jazzístico. De verdad una versión muy interesante y no convencional la que nos ofreció Zemen, destacando las peculiaridades rítmicas del lenguaje compositivo janáčekiano, no excesivamente romántica y sin abuso del pedal, concertada en general correctamente por los demás intérpretes salvando menores inseguridades del trompista en el primer movimiento y algunos desajustes como por ejemplo en los acordes de las cuerdas al inicio del cuarto movimiento. No obstante, durante toda la obra la afinación tanto de los vientos como de las cuerdas fue bastante buena, destacando en este sentido el clarinetista en el segundo movimiento por su virtuosismo, afinación perfecta, especial coordinación y fusión en los momentos de enlace con el pianista.

En cuanto a la obra Hats in the Sky de Martin Smolka, compuesta originalmente en 2004 y estructurada en dos grandes secciones eminentemente rítmicas (la primera de unos 5 minutos, seguida de una breve pausa para abordar el final de la película hasta el minuto 7), fue la más atractiva del programa desde el punto de vista tímbrico al utilizar un variado instrumental de percusión (flexatón, pitos, silbatos con canto de pajarillos…), piano preparado y efectos sonoros especiales como glissandi o pizzicati producidos por los demás instrumentos mediante el uso de púas, golpes de arco, sordinas en los dos instrumentos de viento-metal, etc. Todo ello coordinado por la precisa dirección musical de Pavel Šnajdr. Esta composición acompañó fantásticamente el filme dadaísta-surrealista Vormittagsspuk del pintor y cineasta alemán Hans Richter, cuya música original fue compuesta por Hindemith, siendo después lamentablemente censurada y destruida por el totalitarismo nazi. La elección de la partitura de Smolka para esta ocasión fue totalmente acertada, descubriéndonos a un compositor de suficiente interés que en Brno se halla quizás poco valorado.

Para cerrar el concierto, se ofreció la siempre exitosa suite para orquesta de cámara del ballet Pulcinella de Stravinsky, esa maravillosa obra neoclasicista que nos transporta al mundo sonoro de G. B. Pergolesi y otros compositores del siglo XVIII como Domenico Gallo. La interpretación ofrecida por la Brno Contemporary Orchestra se caracterizó en todo momento por el disfrute general de todos los músicos de la orquesta, procedentes como se ha dicho de las principales orquestas profesionales de Brno, no tan acostumbrados a este delicioso repertorio más camerístico que siempre se agradece. En sus distintas intervenciones a solo destacaron tanto los vientos como especialmente los músicos de cuerda sentados en los primeros atriles, quienes mostraron una total soltura técnica y continuo entusiasmo.

El director Pavel Šnajdr condujo a la formación con total rigor y precisión técnica, quizás con una gestualidad algo monótona, pero en todo caso eficiente y haciendo evidente su especial cariño por esta genial partitura stravinskiana. Concierto en definitiva redondo, interesante desde muchos puntos de vista y excelente en su concepción dramatúrgica: una de las sorpresas más agradables que nos deparó el presente festival que a duras penas intenta salvarse debido a las restricciones impuestas por el gobierno checo a causa de la crisis sanitaria.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.