Chequia

Festival Janáček Brno 2020 (8): PhilHarmonia Octet Prague

Robert Ferrer Llueca
miércoles, 21 de octubre de 2020
PhilHarmonia Octet Prague © 2020 by Marek Olbrzymek PhilHarmonia Octet Prague © 2020 by Marek Olbrzymek
Brno, viernes, 9 de octubre de 2020. Teatro Mahen. PhilHarmonia Octet Prague (Vilém Veverka, oboe, Monika Fürbach Boušková, oboe y corno inglés, Irvin Venyš y Karel Dohnal, clarinetes, Václav Vonášek y Martin Petrák, fagotes, Přemysl Vojta y Ondřej Vrabec, trompas, y Petr Ries, contrabajo). Leoš Janáček-Tomáš Ille, Estudio sobre la ópera 'Desde la casa de los muertos'. Isang Yun: Octeto. Modest P. Musorgski: Cuadros de una exposición (transcripción para octeto de viento de Tomáš Ille).
0,000122

Interpretación correctísima del PhilHarmonia Octet Prague, mínima asistencia de público, programas de mano regalados y ambiente algo raro, distante y poco emotivo durante este concierto de cámara del Festival Janáček Brno 2020 que evidenciaba ya la inminencia de dos semanas con total prohibición de los espectáculos en la República Checa. No hace falta explicar más, todos sabemos las causas.

El PhilHarmonia Octet Prague, fundado en 2007 por Vilém Veverka y Václav Vonášek, está formado por excelentes músicos checos miembros de orquestas tanto a nivel nacional como internacional. En esta ocasión nos ofreció un programa conformado por dos arreglos de Tomáš Ille sobre obras originales de Janáček y Musorgski, que enmarcaron una composición original para este conjunto del compositor alemán de origen coreano Isang Yun.

En primer lugar, sonó muy bien la adaptación para noneto de Tomáš Ille sobre la ópera Desde la casa de los muertos de Leoš Janáček (sí, a los vientos se añadió un contrabajo, como también ocurre en la obra de Yun que presenta contrabajo ad libitum). Se estrenaba en este concierto un arreglo de Ille realmente conseguido, realizado a modo de fantasía sobre algunos de los motivos más conocidos de la ópera póstuma de Janáček. Muy interesantes esas transiciones más sui generis que desembocaban siempre en secciones caracterizadas por los bien conocidos temas janáčekianos, donde el autor del arreglo pudo mostrar además sus dotes como compositor. Las distintas intervenciones a solo de los primeros papeles de oboe, clarinete y trompa ofrecieron espacio para el lucimiento de estos músicos excelentes, lo mismo para los demás miembros del conjunto que sin excepción alguna nos deleitaron durante todo el concierto haciendo alarde de sus destacadas cualidades interpretativas.

En cuanto a la obra de Isang Yun, compuesta ya a finales del pasado siglo, si bien musicalmente resultó interesante desde el principio gracias a sus diversos glissandi, cuartos de tono, búsqueda de lo meditativo, sonoridades orientales y demás procedimientos compositivos típicos del siglo XX, a los cinco o seis minutos ya era todo prácticamente lo mismo. No obstante, y aparte de reconocer la ingente labor compositiva y dificultad técnica de esta obra (vimos incluso a algunos de los músicos dirigiendo durante sus respectivas pausas para que nadie se perdiera), cabría reflexionar hasta qué punto las treinta y cinco o cuarenta personas del público asistente disfrutaron o no de una interpretación que de la mano del PhilHarmonia Octet Prague fue absolutamente brillante.

La segunda parte del concierto la ocupó completamente la transcripción para octeto de vientos de los célebres Cuadros de una exposición de Musorgski, obra compuesta por el autor ruso en 1874 pero conocida especialmente a través de la fantástica orquestación realizada por Ravel en 1922, y que en esta ocasión se presentó igualmente en un arreglo de Tomáš Ille. El trabajo de adaptación de Ille fue de nuevo muy interesante, respetando las peculiaridades técnicas de cada instrumento y creando combinaciones tímbricas en las cuales este octeto alcanzó momentos muy compactos y de auténtica belleza sonora, sobre todo hacia el final de la obra. En fin, un concierto camerístico totalmente agradable e interpretado muy bien por el PhilHarmonia Octet Prague, lamentablemente poco concurrido en estos días algo inciertos.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.