250 aniversario de Ludwig van Beethoven

Más Wagner que Beethoven

Maruxa Baliñas
jueves, 11 de febrero de 2021
Richard Wagner, Beethoven © 2020 by Fórcola Ediciones Richard Wagner, Beethoven © 2020 by Fórcola Ediciones
0,0004558

Aprovechando ese año Beethoven que tan malhadado resultó, la editorial madrileña Fórcola Ediciones sacó una nueva edición de dos ensayos beethovenianos que ya había publicado en un único volumen en 2016: Beethoven y La dirección de orquesta [Über das Dirigieren].* Ambos ensayos fueron publicados por Wagner en 1870, coincidiendo precisamente con la celebración del primer centenario del nacimiento de Beethoven, un momento muy interesante desde el punto de vista de la historia de las ideas y de la construcción del canon estético de la ‘Gran Música’, o si lo prefieren en la construcción del mito beethoveniano como símbolo de la ‘germanidad’. El Imperio Alemán nació oficialmente el 18 de enero de 1871, pero en buena medida se puede considerar que las celebraciones del primer centenario de Beethoven fueron ya el prólogo o incluso el comienzo pleno de este nuevo concepto político.

Pero si en 1870 este libro sobre Beethoven escrito por el ‘gran compositor germano’ del momento, Richard Wagner, tenía una importancia política y social fundamental, su reedición en 2020 es un poco más discutible. En primer lugar porque aunque el libro se titule Beethoven, de lo que está hablando principalmente Wagner es de estética, de política, de su propia música y sólo en un grado pequeño de la figura de Beethoven.

A priori se trata de dos textos que, por lo que sé, no estaban publicados en castellano aunque sí en diversas lenguas europeas, por lo que los interesados en Beethoven, pero sobre todo en Wagner, a menudo ya los habían leído en el alemán original, en francés o en inglés. Pero ciertamente tener versión española es mucho más cómodo. Visualmente la edición es correcta: letra amplia, tamaño manejable y una imagen típica de Beethoven en la portada. Hay un índice onomástico -breve pero es que tampoco Wagner menciona muchos nombres- y unas notas comentando o aclarando cuestiones del texto que resultan útiles.

La edición ha sido preparada por Blas Matamoro (Buenos Aires, 1942), quien también ha traducido al español y editado las Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth de Wagner (2013) y escrito un libro sobre Nietzsche y la música (2015), ambos en Fórcola Ediciones, además de varios trabajos divulgativos sobre el tango, Schumann (Ed. Península, 2000), Marcel Proust y la música (Ed. Singulares, 2008), Thomas Mann y la música (Ed.Singulares, 2009), así como libros, traducciones y ediciones sobre diversos temas culturales, y una breve obra literaria. 

La traducción parece correcta, aunque como siempre pasa en las traducciones hay aspectos que yo creo que no ha enfocado bien y el estilo a menudo me parece poco fluido (por otro lado Wagner era bastante farragoso escribiendo, y el traductor no puede cambiar eso).

Pero si en la parte literaria no hay problema, en algunos aspectos formales se nota que Matamoro carece de formación como historiador o musicólogo. Su introducción a los dos ensayos se centra en Wagner, su biografía y sus escritos, desde un punto de vista demasiado personal, sin justificar la mayoría de sus aseveraciones (tampoco hay una bibliografía que permita dilucidar sus planteamientos). El propio título de su prólogo define bien su contenido: Wagner teórico, doctrinario y patriota. El resultado es confuso y mezcla excesivamente diferentes etapas en la ideología y estética wagnerianas, o sea, tiende a convertir su discurso en una unidad cuando en realidad fue variando mucho a lo largo del tiempo y sobre todo de las circunstancias. Wagner en su faceta literaria y ensayística era tremendamente dependiente de su entorno, principalmente de quién le pagaba y a quién quería contentar. 

Precisamente la relación de Wagner con Beethoven, sobre todo el modo en que Wagner habla de Beethoven y qué valora de él en cada momento, podría haberse convertido en un ejemplo claro de esta evolución -a veces involución- de la ideas de Wagner a lo largo de su vida y sus circunstancias, desde su admiración juvenil, sobre todo hacia la Novena sinfonía, hasta sus años finales, cuando curiosamente -o no tanto- vuelve a elegir la Novena sinfonía como obra que suene en la ceremonia de inicio de la construcción del Festpielhouse de Bayreuth en 1872, aunque la perspectiva sea muy distinta. Lockwood* nos recuerda que Wagner tenía ya 14 años cuando murió Beethoven, que entre sus primeras obras musicales están algunas transcripciones de Beethoven, principalmente la sempiterna Novena sinfonía, que arregló completa para piano entre 1830-31, que en 1840 escribió una novela de ficción, Una peregrinación a Beethoven -que acaso hubiera sido mejor compañía que La dirección de orquesta para este volumen de Beethoven y en el centenario de Beethoven- y sobre todo que en 1839-41 Wagner dedicó mucho tiempo a trabajar en una biografía de Beethoven junto a un bibliotecario nacido en Bonn pero radicado en París (Gottfried Engelbert Anders, aunque este podía no ser su nombre real), hasta el punto de frenar su carrera compositiva. 

Pero es que Matamoro parece no haber dedicado mucho tiempo a leer la bibliografía wagneriana y muy poco a la beethoveniana, lo cual es una lástima, porque así su libro, a pesar de anunciar "Edición de Blas Matamoro" queda reducido a una traducción correcta de dos ensayos de Wagner y nada más. 

Notas

1. Richard Wagner, "Beethoven seguido de La dirección de orquesta", edición de Blas Matamoro, Madrid: Fórcola Ediciones, 2016, segunda edición 2020, 180 páginas. ISBN 978-84-16247-60-8

2. Lewis Lockwood, "Beethoven's Lives: The Biographical Tradition", Woodbridge, Suffolk (UK): The Boydell Press, 2020, 209 pages. ISBN 978-1-78327-551-9

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.