Discos

'Ist ein Traum, kann nicht wirklich sein'

Josep Mª. Rota
viernes, 4 de diciembre de 2020
Ist in Traum, kann nicht wirklich sein. Selecciones de ópera en alemán. Erika Köth, Jess Thomas, Lisa Otto, Rudolf Schock, Melitta Muszely, Hildegard Hillebrecht, Martti Talvela y otros cantantes. Diversas orquestas y coros dirigidos por Wilhelm Schüchter, Franz Bauer-Theussl y Heinrich Hollreiser. Un caja de 10 discos compactos, grabados entre 1963 y 1965 por Eurodisc. Nueva edición realizada por Sony Classical, 2015.
0,0010364

El fichaje de Rudolf Schock por parte de Eurodisc supuso un verdadero terremoto en el mundo discográfico, similar al pase de Kirsten Flagstad de His Master’s Voice a Decca (o cuando Figo se fue del Barça y fichó por el Madrid). Eurodisc, la sección de música clásica de Ariola, recién creada, empezaba fuerte. No solo se aseguraban la estrella de Electrola, Rudolf Schock, sino también el ingeniero de sonido Rudolf Ganns, especie de padre putativo del tenor. Con él pasaron a grabar para el sello de la biga clásica otras estrellas de Electrola, como Erika Köth, Melitta Muszely, Hildegard Hillebrecht, Marcel Cordes, Gottlob Frick o el director Wilhelm Schüchter. En el lucrativo negocio de los discos de selecciones de ópera cantada en alemán no se hacían prisioneros * .

Igual que Deutsche Grammophon y Warner (propietaria del archivo Electrola), Sony Classical también ha sacado al mercado su caja de selecciones de ópera cantada en alemán. La presentación es excelente, igual que sus antiguas (y actuales) competidoras. Las portadas de los discos compactos reproducen las portadas originales de los Long Play: dibujos alegóricos para Undine, Zar und Zimmermann y, para el resto, la foto de los intérpretes caracterizados ad hoc. Y la distintiva franja blanca superior (había que diferenciarse de la franja verde de Electrola y del sello amarillo de Deutsche Grammophon). Para el título de la caja, igual que EMI-Warner, Sony ha escogido una frase significativa del repertorio; en este caso, del Rosenkavalier: Ist in Traum, kann nicht wirklich sein. La caja viene acompañada de un librito con una breve aunque interesante introducción, las pistas, los repartos, las fotos de los compositores y la reproducción de las portadas de las carpetas de los discos; todo, en elegante y vistosa cuatricromía.

A pesar de que hay una ópera italiana, una francesa, una checa y una rusa, el grueso se lo lleva la ópera alemana: von Weber, Richard Strauss, von Flotow y Lortzing; este último, por partida triple. Para los que amamos el género de la ópera romántica alemana, una verdadera gozada. Para los que lo desconocen, una ocasión inmejorable para acercarse a él. Para los que lo menosprecian y lo tildan con condescendencia de “Singspiel”, la oportunidad de salir del error. Por cierto, ¿acaso no son Singspiele Die Zauberflöte y Fidelio?

Carl Maria von Weber, Oberon. E. Köth, Ingrid Bjoner y J. Thomas. Bamberger Symphoniker. W. Schüchter (1963).

La discografía de Oberon es parca. La única versión completa disponible fue, durante años, la de Kubelik (Deutsche Grammophon). En el mercado actual solo se encuentran registros radiofónicos de versiones provincianas y la rareza de Gardiner cantada en inglés. Ya solo por este motivo, esta selección tiene un gran valor. En la pareja heroica, Ingrid Bjoner, espectacular en la dificilísima Ozean, du Ungeheuer y sus imprecaciones a Hüon, y Jess Thomas, que había debutado dos años antes en Bayreuth, entonces en plenitud de facultades en el Fach de jugendlicher Heldentenor. Excelentes también los sirvientes respectivos, la mezzosoprano Hetty Plümacher y el veterano barítono Herbert Brauer, nada frecuente en los discos. Cierra el reparto Erika Köth, encantadora como ondina. Se ofrece la obertura completa, que les suena estupendamente a los Bamberger Symphoniker, dirigidos por Wilhelm Schüchter. Esta selección se sitúa tranquilamente al lado de la de Kubelik y muy por encima de las anteriormente mencionadas.

Albert Lortzing, Undine. L. Otto, R. Schock G. Frick, Benno Kusche, Chor der Deutschen Oper Berlin, Berliner Symphoniker. W. Schüchter (1963).

El relato de Friedrich de la Motte Fouqué Undine dio lugar a tres óperas tan bellas como ignoradas por el gran público, las de Hoffmann, Lortzing y Dvořák. En esta de Lortzing que se ofrece aquí, brilla con luz propia Rudolf Schock, adecuadamente caballeresco. Lisa Otto es una acongojada Undine, de voz cristalina, como la de las aguas de donde procede; un auténtico espíritu romántico. Ursula Schirrmacher tiene que apechugar con la arisca Berthalda y sale airosa del empeño. La parte de Kühleborn, el poderoso Príncipe de las aguas, viene encomendada casi siempre a un barítono. Aquí es el bajo profundo Gottlob Frick quien la asume con su riqueza tímbrica habitual. Como Veit y Hans aparecen Ferry Gruber y Benno Kusche, pareja cómica tanto en el teatro, en el disco como en la televisión* . El experto Wilhelm Schüchter conduce con dramático pulso a los Berliner Symphoniker (magníficos trombones).

Albert Lortzing, Der Wildschütz. E. Köth, R. Schock, Marcel Cordes, Renate Holm, G. Frick, RIAS Chor und Kinderchor, Berliner Symphoniker, W. Schüchter (1963)

Der Wildschütz, es decir, “El cazador furtivo”, es una ópera popularísima en Alemania. Y una obra maestra. Aquí no ha cuajado nunca. En primer lugar, por el desconocimiento y desprecio del género. En segundo lugar, por la confusión con la obra de Carl Maria von Weber Der Freischütz, traducida erróneamente a partir de la mala versión italiana * . La obra precisa nada menos que de seis solistas: contralto y barítono para la pareja de Condes, y soprano y tenor para la pareja de Barones; además, un bajo cómico y una soubrette para el maestro y su prometida. Sopranos como Irmgard Seefried o Annelise Rothenberger y barítonos como Hermann Prey o Thomas Quasthoff incluyeron a menudo en sus recitales y discos el aria de la Baronesa Auf des Lebens raschen Wogen y el aria del Conde Heiterkeit und Fröhlichkeit. ¡Cuántos bajos han cantado Baculus como una de sus mejores bazas de lucimiento! Además de dichas arias, la selección ofrece el espectacular Billardquintett. Junto a las rutilantes estrellas de Electrola pasadas a Eurodisc, Erika Köth, Rudolf Schock, Marcel Cordes y Gottlob Frick, aparecen en el registro la eslovena Cvetka Ahlin, habitual secundaria en grabaciones de Deutsche Grammophon, y la joven Renate Holm (treinta y dos años) consagrada ya en el teatro y los discos. Willy Schüchter dirige con gracia la divertida historia del pobre maestro de escuela que pretendía cazar furtivamente un ciervo en el coto del Conde y acabó disparando a su propio burro.

Albert Lortzing, Zar und Zimmermann. R. Holm, Eberhard Wächter, Kurt Equiluz, Waldemar Kmentt, Chor und Orchester der Wiener Volksoper, Franz Bauer-Theussl (1963).

Cuando Undine de Lortzing se estrenó en Viena, la crítica la tildó como “zu teutsch”, es decir, demasiado alemana. ¡Imagínense aquí! Para esta versión discográfica de Zar und Zimmermann, del mismo Lortzing, Eurodisc se decidió, curiosamente, por los conjuntos de la Volksoper de Viena, dirigidos por su titular, Franz Bauer-Theussl, natural de Wiener-Neustadt-Land. El reparto lo forman tres vieneses de pura cepa, como Eberhard Waechter, Kurt Equiluz y Waldemar Kmentt, en las partes del Zar incógnito, el ruso huido y el Marqués de Chateauneuf, respectivamente. Para las partes del alcalde y su sobrina, el renano Ludwig Welter y la berlinesa Renate Holm, vieneses ambos de adopción (la soprano debutó en la Wiener Volksoper con tan solo veintiséis años y perteneció a la compañía de la Staatsoper desde 1964 hasta 1991). El menos conocido del reparto es Ludwig Welter, poco favorecido por la discografía oficial. Además de tener una bella voz de bajo, su encarnación del “alcalde que no da una” es muy adecuada, especialmente en la escena de la cantata. En el aria de entrada respeta el original de la partitura y da las gracias al fagotista por su colaboración en la nota final. Este “Zar y carpintero” vienés resulta una verdadera delicia.

Friedrich von Flotow, Martha. R. Schock, E. Köth, Walther Kreppel, Chor der Deutschen Oper Berlin, Berliner Symphoniker, W. Schüchter (1963).

Martha nunca ha dejado de estar en el catálogo discográfico, como la histórica versión de Johannes Schüler (Berger, Tegetthoff, Anders, Greindl) o la clásica de Robert Heger (Rothenberger, Fassbaender, Gedda, Prey). Esta selección Eurodisc se sitúa al mismo altísimo nivel de ellas y por encima de las demás (Weigle et al.). La única posibilidad de ver Martha sigue siendo la versión filmada por Accord Film en 1978 * . En ella aparecen, curiosamente, la misma Elisabeth Steiner en la parte también de Nancy, y Manfred Röhrl como Juez de Richmond, aquí Lord Tristan Mickleford. A las estrellas de la casa Rudolf Schock y Erika Köth se añade aquí como Plumkett el reputado bajo de Núremberg Walter Kreppel * . Completa el reparto la joven berlinesa Elisabeth Steiner. Toda la magia de esta comedia brilla una vez más en las manos de Willy Schüchter.

Bedřich Smetana,Die verkaufte Braut.M. Muszely, R. Schock, Kurt Böhme, Chor und Orchester der Deutschen Oper Berlin, Heinrich Hollreiser (1963).

Prodaná nevěsta es la ópera nacional checa por excelencia. Pero que a nadie le extrañe aquí la lengua alemana. El plan de la obra se redactó en alemán; el mismo Smetana encargó a Emanuel Züngel una versión alemana del libreto de Karel Sabina; fue en la traducción alemana de Max Kalbeck que la obra se dio por primera vez en Viena. La inspiración de Smetana fue Wagner; su mentor, Liszt; el empujón definitivo, Der Barbier von Bagdad de Cornelius. La pareja protagonista (aquí, Hans y Marie) son los habituales del disco y favoritos del público Rudolf Schock y Melita Muszely. El tenor vuelve a dar una lección de canto expresivo: sensible en el dúo con Marie, decidido en la escena con Kezal, ensoñador en su aria subsiguiente y jocoso en el dúo final. La soprano vienesa de origen húngaro aporta una madurez al personaje gracias a la riqueza tímbrica de su canto. Para nada una niña bobalicona, sino una mujer enamorada. El más que versátil Kurt Böhme es un divertidísimo casamentero. ¡Qué tablas! * . Para las parejas de frustrados consuegros, nada menos que Barry McDaniel, Cvetka Ahlin, Martti Talvela y Ruth Hesse, secundarios de lujo. ¡Menudo sexteto se marcan con Muszely y Böhme!

Giuseppe Verdi,Ein Maskenball.R. Schock, H. Hillebrecht, Hertha Töpper, Lisa Otto, Eberhard Wächter, Chor und Orchester der Deutschen Oper Berlin, H. Hollreiser (1963).

Rudolf Schock ya había grabado, naturalmente, Ein Maskenball para Electrola. El registro lo ha reeditado EMI Classics en la caja Flieg Gedanke, Verdi auf Deutsch, que tuve ocasión de comentar recientemente. Pieza favorita del público alemán, la volvió a grabar para Eurodisc. En ambos repiten Lisa Otto como el paje Oscar y el Coro de la Deutsche Oper Berlin. Aquí aparece también la orquesta de la ópera de la Bismarckstrasse, mientras que en aquel eran los Bamberger Symphoniker. En ambos registros, sendos competentes Kapellmeister: Horst Stein y Heinrich Hollreiser. El reparto incluye a solistas de la casa, como la soprano Hildegard Hillebrecht y los bajos Ivan Sardi y Manfred Röhrl. Aquí tenemos ocasión de escuchar a la contralto Hertha Töpper * , cantante tan proclive a la ópera como al oratorio, en el papel de la maga Ulrica. La parte del león se la lleva el barítono Eberhard Waechter, el más favorecido por los cortes de la selección, selección, que, dicho sea de paso, no permite hacerse a la idea de la progresión dramática de la obra.

Charles Gounod,Margarete. R. Schock, Hilde Güden, G. Frick, Chor und Orchester der Deutschen Oper Berlin, W. Schüchter (1964).

La edulcorada versión de Gounod del Faust de Goethe se queda en la superficie y no ahonda para nada en el profundo sentido de la obra. De aquí que en Alemania se la conozca con el nombre Margarete y no con el de Faust , dado que la obra del galo no reproduce más que un episodio de la magna obra del germano. Sorprende agradablemente el barítono Hugh Beresford en el papel de Valentin. ¿Por qué se metería luego este señor en camisas de once varas, como cantar la parte de Tannhäuser en Bayreuth (1972 y 1973)? Como siempre, Schock, impecable, y Frick, apabullante, en las partes del viejo sabio y el diablo. Hilde Güden es una Margarete bien caracterizada, de buena línea de canto y agudos cristalinos.

Modest Mussorgsky,Boris Godunow. G. Frick, Martti Talvela, Erika Köth, R. Schock, Chor und Orchester der Deutschen Oper Berlin, Lovro von Matačić (1965).

Si Ein Maskenball y Margarete producen un cierto impacto cantadas en alemán y no en las lenguas originales, el impacto es aún mayor en el Boris Godunow, en el que la prosodia rusa está tan ligada a la música y al sentido de la obra. Resulta chocante la rocosa voz de Gottlob Frick en la escena de la coronación, la primera que se ofrece en el disco. A uno le vienen a la cabeza las voces de Reizen, Christoff, Petrov, Ghiaurov, Nesterenko… A medida que avanza la escucha, la interpretación de Frick termina superando la barrera idiomática gracias a sus cualidades vocales. Los apenas 40 minutos de la selección no permiten más que una pincelada de esta magna obra. Una lástima, porque el reparto incluye, además de la estrella de la firma Rudolf Schock, la veterana Margarete Klose, el joven Martti Talvela y secundarios de primera de la Deutsche Oper Berlín: Ernst Krukowski, Karl-Ernst-Mercker y John van Ketelsen.

Richard Strauss,Der Rosenkavalier.H. Hillebrecht, H. Töpper, Erika Köth, Cesare Curzi, Chor und Orchester der Deutschen Oper Berlin, H. Hollreiser (1964).

La edición se cierra con Der Rosenkavalier , un clásico en los teatros pero también un clásico en los tocadiscos de las casas alemanas. Ninguna de las selecciones que he comentado pretendía ser “la” referencia discográfica de la ópera en cuestión. Se trataba de responder a la demanda doméstica: solistas conocidos, orquestas solventes y directores duchos en el repertorio. Este Rosenkavalier es un perfecto ejemplo de ello. Hollreiser al frente de los conjuntos de la Deutsche Oper y los fijos de Berlín, Múnich y Viena Hillebrecht, Köth, Töppe* y Berry, en los papeles principales. Muy bien el tenor Cesare Curci (Duca di Mantova para Electrola) en la parodia de la ópera italiana.

Presentación muy cuidada, buen sonido, excelentes interpretaciones y precio más que asequible. Otro imprescindible.

Notas

1.- Remito al amable lector a mis anteriores artículos sobre los 'Grosse Querschnitte' o 'Höhepunkte in deutscher Sprache', selecciones de ópera cantadas en alemán, de Deutsche Grammophon y Electrola.

2.- Imprescindible verlos como Dr. Blind y Frank en 'Die Fledermaus' o Josef y Fürst Ypsheim en 'Wiener Blut' (DVD Deutsche Grammophon-Unitel).

3.- 'Il franco cacciatore' en italiano. Este 'Wildschütz' de Lortzing sí es un verdadero cazador furtivo, mientras que el de Weber debiera ser “El cazador endemoniado” o “El cazador que dispara balas mágicas”. En inglés se traduce por “The Marksman”, es decir, el tirador. En francés se mantiene el título en el original alemán.

4.-Lucy Peacock, Rüdiger Wohlers, Elisabeth Steiner, Nikolaus Hillebrand, Klaus Hirte, Manfred Röhrl; Norddeutscher Rundfunk Sinfonieorchester, Horst Stein.

5.- 'Te Deum' de Bruckner con Karajan, Fasolt con Solti, Commendatore con Fricsay, etc.

6.- Se puede disfrutar de la presencia escénica de Kurt Böhme al lado, precisamente, de Rudolf Schock como Don Bartolo y Almaviva, respectivamente, en el dúo Pace, gioia de Der Barbier von Sevilla (en alemán, claro). La filmación, dedicada a la televisión, es de 1966. Video Zyx. El archivo de la RIAS pertenece ahora a la RBB.

7.- Aunque afincada en Múnich, Hertha Töpper era natural de Graz, en cuyo Teatro de Ópera debutó, precisamente, con el papel de Ulrica en 1954.

8.- Der Rosenkavalier se daba anualmente en los Festivales de Verano de Múnich. Töpper era una de las fijas. Se la puede escuchar en dos grabaciones (la primera de ellas, inhallable): Münchner Festspiele 1957: Schech, Edelmann, Töpper, Peter, Köth; Knappertsbusch. Melodram. Metropolitan Opera 1962: Crespin, Edelmann, Töpper, Dönch, Rothenberger; Maazel. Line.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.