250 aniversario de Ludwig van Beethoven

250 cumpleaños de Ludwig van Beethoven en la ópera de Bonn

Juan Carlos Tellechea
miércoles, 16 de diciembre de 2020
Beethoven Haus © 2013 by Thomas Wolf / Creative Commons Beethoven Haus © 2013 by Thomas Wolf / Creative Commons
0,0005726

El pianista y director Daniel Barenboim y su renombrada orquesta West-Eastern Divan interpretarán este jueves 17 de diciembre el Concierto para piano número 3, así como la Sinfonía número 5 (la del “Destino“) de Ludwig van Beethoven, con motivo del 250 aniversario del insigne compositor alemán. El concierto, sin público presente, tendrá lugar en la Ópera de Bonn y será transmitido vía internet a todo el mundo.

La transmisión será precedida por el saludo oficial a cargo del presidente federal y patrono del aniversario de Beethoven BTHVN2020, Frank-Walter Steinmeier.

Estos son los horarios y los medios a través de los cuales podrán ser recibidas las imágenes y sonidos del concierto:

20:15 horas (del centro de Europa) - En vivo por TV en 3 Sat, DW-TV y en canales afiliados a la Unión de Broadcasters Europeos (EBU)

Transmisión de vídeo en WDR.de, bthvn2020.de y Deutsche Welle

En vivo en la radio: WDR y estaciones afiliadas ARD y de la cadena EBU

22:15 horas (del centro de Europa) en la televisión WDR como preludio de La gran noche de Beethoven

La orquesta

La West-Eastern Divan Orchestra es una referencia en el mundo de la música internacional desde hace más de 20 años. Daniel Barenboim la fundó en 1999 junto con el escritor palestino Edward W. Said, con el objetivo de facilitar el diálogo entre las diferentes culturas del Medio Oriente a través de la experiencia de hacer música juntos. La orquesta actuó con las sinfonías de Beethoven en las principales salas de conciertos del mundo: en Berlín y Nueva York, en Asia y Sudamérica, en el Festival de Salzburgo y en los famosos BBC Proms.

En el espíritu del 250º aniversario de Beethoven, este concierto quiere sentar también una señal social y política. La Quinta Sinfonía, en particular, es un signo de esperanza en este año 2020, signado por la pandemia. Comienza con una vehemencia trágica en Do menor, pero termina en un Do mayor radiante y triunfante y así sigue el lema per aspera ad astra, "De la oscuridad a la luz".

El aniversario

El 17 de diciembre marca el día 250 del bautismo del gran compositor. Después de un año de fiesta limitada pero impávida, ¿nos hemos vuelto más sabios? Una cosa es segura: el Titán no fue derribado de la base esta vez. En cambio, todo esto es típico de la época que nos ha tocado vivir.

Amor y alegría, esperanza, empatía y pensamiento positivo: muchos imperativos categóricos para la felicidad se están derramando nuevamente. No estamos hablando de la inundación de los villancicos navideños, sino de Ludwig van Beethoven, un compositor que tiene que ver con el amor y con la alegría.

Beethoven no era precisamente famoso por su sonrisa. Tampoco tuvo mucha suerte en el amor. Algunos de sus semejantes al menos atestiguan una tendencia a las bromas groseras y un ácido sentido del humor, especialmente con respecto a ciertas irregularidades en las composiciones, como la fantástica 1ª sinfonía, que comienza descaradamente con un acorde de séptima.

En el mito romántico de Beethoven del siglo XIX, este punto de crítica consolidó en un tópico: 12 años después de la muerte de Beethoven, el escritor vienés Ignaz Jeitteles incluso lo describió como un "humorista" musical por encima de su maestro, Joseph Haydn.

Su humor

En las imágenes más conocidas y omnipresentes de él, Beethoven miraba más allá de la posteridad con un mal humor crónico, con las comisuras de los labios hoscos, labios apretados: ningún rastro de pensamiento positivo en los rasgos misantrópicos del titán.

Hay razones prácticas para ello. La mayoría de las pinturas y dibujos se basan en el retrato idealizado de Beethoven del pintor de la corte bávara Joseph Karl Stieler de 1820. Stieler, a su vez, solo tuvo unos pocos encuentros con el genial compositor.

En cuanto a sus rasgos faciales, se ciñó a la máscara viviente que el escultor Franz Kleinhabía realizado para un busto de Beethoven en 1812, encargado por el fabricante de pianos Andreas Streicher. Beethoven tuvo que comparecer ante Klein dos veces por esta razón. La primera vez se escapó en medio del procedimiento. La segunda vez se quedó allí tendido con un yeso húmedo en la cara y pajitas para respirar en las fosas nasales, el labio inferior estirado hacia afuera y la boca bien cerrada. Reír no es aconsejable en tal situación.

La canonización iconográfica se completó entonces para el primer festival de aniversario de Beethoven en Bonn, que tuvo que posponerse un año hasta 1871 debido a la guerra franco-alemana. El pintor historicista de Múnich Fritz Schwörer describe la aparición de Beethoven en un paisaje tormentoso en 1870, con un abrigo ondulado, estrictos pliegues de la boca y la mirada dirigida a la eternidad.

Klinger y Klimt

La misma mirada de los dioses, de ojos brillantes, los mismos pliegues misantrópicos caracterizan los retratos de Beethoven de la Secesión de Viena. El abrigo, quitado, está ahora sobre las rodillas de una figura atlética de Zeus semidesnuda que todavía usa los colores alemanes en los primeros borradores de Max Klinger: negro, rojo y dorado.

En varios de sus dibujos, Klinger también presta las características de la máscara viva de Klein al discípulo favorito de Jesús, Juan. Y Gustav Klimt coloca a Zeus-Beethoven de manera completamente figurada al mismo nivel que el Cristo Redentor.

La serie de citas de políticos que se emocionaban hondamente, escuchando la música de Beethoven es interminable. El espíritu de cada época le dio su propio sentido a este compositor. Todos escuchan algo diferente en él y, sin embargo, todos escuchan lo mismo, incluso de forma negativa. Cuando se acercaba el penúltimo gran aniversario de Beethoven, el número 200, en 1970, aparentemente había llegado el momento de una iconoclasia.

El mito archirromántico fue sacado de su pedestal, desarmado y cuestionado vergonzosamente. El compositor Mauricio Kagel deconstruyó la Oda a la alegría con una desafortunada orquesta, como si estuviera disputando un campeonato para discernir quién hace las cosas más raras; cineastas como Stanley Kubrick , lo declararon un instrumento de tortura en Clockwork Orange.

En la actualidad

¿Y en el año 2020 de Beethoven? Hoy es principalmente un murmullo. Sonrió. Independientemente del clima: setecientas figuras de Beethoven del tamaño de un enano hechas de plástico, con las que el artista de eventos pobló la de Bonn; ahora sonríen en los escaparates y jardines de la orgullosa ciudad natal. La parodia de Stieler-Beethoven, que Nigel Buchanan diseñó para la portada de la revista Der Spiegel, no nos mira, nos sonríe como una figura influyente, con el corazón abierto, como nuestro mejor amigo del canal de compras: "¡Volveremos enseguida, estad atentos!".

Y el mecenas alemán del año Beethoven 2020, el presidente federal Frank-Walter Steinmeier (o más bien: su redactor de discursos) volvió a escuchar el "latido de la libertad" en los primeros compases de la quinta sinfonía, aunque esto es solo una cifra de la teoría barroca de las figuras que muchos otros habían utilizado antes de Beethoven, incluido Johann Sebastian Bach en su Pasión según San Juan: la fórmula retórica del peligro y el horror o, para decirlo en palabras de ETA Hoffmann: “una expresión de "miedo, de escalofrío, de horror, de dolor“.

En cuanto a la interfaz de usuario de la música de Beethoven, a pesar de todas las diferencias políticas, los patrones de pensamiento de los diversos dictadores, demagogos y demócratas son sorprendentemente similares. Todos se acoplan con la energía de esta música. Se refieren al impulso de "seguir adelante" o "avanzar“ que parece manifestarse en él. Y todos reclaman para sí el "individualismo emocional" que, como analizó Friedrich Dieckmann, se había convertido en "formador de formas" en el clasicismo vienés. Para el caso, bien podría haber afectado a Mozart o a Schubert, por ejemplo. Aquí también hay un rico individualismo emocional, clichés minuciosos e interfaces de usuario. La coincidencia o la necesidad golpeó a Beethoven.

Sobre Bonaparte

Lo que Beethoven pensaba de los políticos de su época está bien documentado. Vivió en una época de convulsión, agrietada por guerras, en la que se disolvían viejas certezas y se luchaba sangrientamente por nuevas. En el año en que nació, María Antonieta se casaba con el delfín francés. En 1793, mientras ella esperaba la guillotina en la cárcel de París, escribiría los tres tríos de piano de su Opus 1 como pianista residente de su mecenas vienés Karl von Lichnowsky. Al mismo tiempo envíaba cartas a las jóvenes, por ejemplo a su casa, a la ciudad de Bonn ocupada por los franceses. Sin preocuparse por los 5.000 espías de la policía vienesa, recitaba las confesiones de Don Carlos de Schiller: "La sangre caliente - es mi malicia - mi crimen - la juventud. Y luego sigue la notable máxima: "Ama la libertad por encima de todo, nunca niegues la verdad, ni siquiera ante el trono"

El brutal juicio de los jacobinos en Viena, un año después, ya lo comentaba con más cautela, con el discurso de Esopo. Durante los disturbios del motín tricolor de Viena simpatizaba con el embajador francés, el Conde Bernadotte. Sería amigo de algunas personas de sangre azul y despreciaría a otras. También despreciaba a sus sirvientas, copistas y mensajeros.

Rumor que no le disgustaba

Su ópera de liberación Fidelio, que él mismo siempre llamó solamente Leonore, apenas pasó una prohibición de la censura. Por cierto, le gustaba creer en el rumor de que quizás él mismo es noble e hijo ilegítimo del rey prusiano. Al hijo de éste, Federico Guillermo III, dedicaría con la mayor reverenciasu Sinfonía número 9.

Después del 18º Brumario, Beethoven rechazó bruscamente la petición de un editor de componer una de las "sonatas revolucionarias" de moda. Sin embargo, en 1802, en medio de sus bocetos de la Heroica, encontró los primeros borradores de dos ciclos de variaciones de himnos patrióticos británicos: Rule Britannia y God save the King. Los completa a principios del verano de 1803: sin encargo, sin dedicación. Ni siquiera reciben un número de opus.

Estas pequeñas pero elaboradas obras para piano, destinadas al uso privado, se posicionan claramente en favor del rey Jorge III, o más bien de su primer ministro William Pitt, en una situación en la que Napoleón dictó una pésima paz en las negociaciones de Regensburg y los británicos, por sí solos, iniciaron la Tercera Guerra de la Coalición. Beethoven utiliza sus recursos para comentar las tácticas de dilación austríacas, pero también sobre la política de conquista de Napoleón, mucho antes de ser éste coronado emperador. Y, sin embargo, la portada de la copia de la Sinfonía Heroica lleva la anotación manuscrita a lápiz del propio Beethoven: “Escrita para Bonaparte”.

La chispa

"No hay nada más pequeño que nuestros grandes", anunciaba Beethoven a su editor en Leipzig en el verano de 1810, cuando el hambre del invierno vienés había pasado felizmente, tras la retirada de los franceses. Y añadía pragmáticamente: "Pero excluyo a los archiduques de esto". No es de extrañar, ya que toda su vida está en la nómina de los representantes del Antiguo Régimen. Hasta su muerte, obtiene una renta fija de las arcas del archiduque Rodolfo, hermano del emperador austriaco, su alumno y amigo, al que dedicara tantas obras, incluyendo la tormentosa música de Egmont.

Sin embargo, al mismo tiempo, se le conoce con razón como el primer compositor libre que, con una independencia artística demostrada, se dedicó por completo a su propia obra creativa. Es esta fricción de incompatibilidades la que enciende la chispa de los dioses: Las obras de Beethoven, incluyendo sus cartas y otras declaraciones, no sólo reflejan los acontecimientos político-militares de la época, sino que también cuentan las contradicciones y ambivalencias afectivas de un artista ante un cambio de paradigma. Hablan del miedo, de la ira, del suelo trepidante. Y de los sueños de felicidad.

La portavoz de prensa de la Ópera de Leipzig anunció a mundoclasico.com que la casa planea nuevas emisiones para Año Viejo y para 2021 que serán oportunamente dadas a conocer en la web del teatro.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.