Opinión

Una modesta proposición (I)

Maruxa Baliñas
miércoles, 30 de diciembre de 2020
Rodion Schedrin © by Fundación Maya Plisetskaya-Rodión Shchedrín Rodion Schedrin © by Fundación Maya Plisetskaya-Rodión Shchedrín
0,0007301

Imagino que con la pandemia, ustedes, como yo, habrán tenido que echar mano de los conciertos y óperas grabados o descargados de internet. Entre los que descubrí hay algunos que me parecen interesantes y que me gustaría compartir con ustedes. 

En primer lugar, y dada mi afición por la música rusa, me gustaría sugerirles una ópera que está en el portal del Teatro Mariinski de San Petersburgo. Si alguno de ustedes ha visitado su canal de youtube verán que ofrece pocas cosas, y que principalmente se trata de pequeños vídeos publicitarios anunciando sus propias producciones, o bien reportajes y entrevistas grabados en el teatro y también destinados al mercado interno. Porque ya se lo anuncio previamente, casi todos los contenidos están en ruso y sin subtítulos, por lo que mucho del material que proponen no es 'aprovechable'. 

Pero hay una pequeña joyita que ya he visto y oído varias veces, y que estoy incorporando a mi 'repertorio personal'. Se trata de la ópera Las almas muertas (1976) de Rodion Schedrin. La música es preciosa, con una mezcla de tradición rusa y modernidad muy fácil de escuchar, el montaje de Vasily Barkhatov es atractivo plásticamente y funciona bien, y además la filmación está bien realizada, o sea, no es una cámara fija que nos enseña el escenario, sino que cambian planos y enfoques. 

Chequia 10/11/2019 Lolita en Praga Lolita © 2019 by Opera Národního divadla La nueva producción de la Ópera Estatal de Praga, presentada esta vez en el original en ruso, destacó por su efectividad escénica e interés visual, pues contenía prácticamente todos los elementos escénicos necesarios para poder representar esta historia de amores, pasiones, perversiones y pecados varios. Robert Ferrer Llueca 22/11/2019

Las almas muertas fue compuesta en 1976 sobre un libreto del propio compositor, estrenada en 1977 precisamente en el Teatro Mariinski (entonces Teatro Kirov) y presentada en Boston en 1988. Pero según operabase desde 2004 nunca fue representada fuera de Rusia, sólo constan ocho representaciones en San Petersburgo y ninguna en Moscú u otras ciudades rusas. Tiene la ventaja -respecto a otras óperas de Schedrin- de que es fácil seguir el argumento de Las almas muertas, puesto que se basa en la novela de Nikolai Gogol, al igual que pasa con otra ópera de Schedrin que se interpreta también ocasionalmente: Lolita. 

Contra lo que a veces se publica en España, Schedrin no fue un compositor mimado por el régimen soviético. La mayor parte de su fama y prestigio provenía de su esposa Maya Plisetskaia, una bailarina mítica y adorada por el público como sólo en Rusia -o la URSS- se podía adorar a una bailarina. Schedrin se tocaba con frecuencia pero casi exclusivamente dos obras: El caballito jorobado (1955) -un ballet para niños que nunca he visto, pero que a juzgar por el número de representaciones todos los niños rusos han debido ver- y Carmen Suite (1967), mal vista por el régimen soviético por su sensualidad, pero también muy popular entre el público. 

De hecho, la mayor parte de la carrera de Schedrin se desarrolló en un ámbito ajeno a la música oficial, algo complicado en época soviética cuando el Estado lo controlaba casi todo. El caso es que Gergiev, en su consciente y muy calculada recuperación de la música rusa y soviética, tras haber dedicado bastante atención a Prokofiev, está promocionando también la música de Schedrin, especialmente desde 2012, cuando se celebró su 80 cumpleaños a lo grande. 

Los cantantes de esta producción son 'de la casa', artista fijos del Teatro Mariinski, lo que tiene la ventaja de que es un trabajo en equipo, entre unos músicos, cantantes, y equipo escénico que se ven casi a diario, han preparado la representación con tiempo y han tenido tiempo para reflexionar y ajustar el conjunto. No esperen por lo tanto figuras de primera línea (aunque alguna hay), y en algunos momentos puntuales es evidente que algunos cantantes, sobre todo entre los masculinos, se quedan cortos o cometen errores. Pero se compensa más que de sobra con la fluidez y aparente facilidad con que transcurre todo. La orquesta excelente y la dirección musical de Gergiev, como siempre, un lujo: ágil, flexible y bien pensada. 

La grabación fue realizada en 2012 en el Mariinski 1, o sea, la sala histórica del teatro con sus característicos dorados y su gran palco imperial, coincidiendo con el ya citado 80 cumpleaños de Schedrin, para el festival Golden Mask de San Petersburgo. La grabación televisiva fue realizada por Henning Kasten. En el canal de youtube del Teatro Mariinski se colocó en septiembre de este año 2020 (o eso creo). 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.