Opinión

Una modesta proposición

VIII. Cine y ópera

Maruxa Baliñas
viernes, 19 de febrero de 2021
Alexander Vedernikov © 2020 by IMG Artists Alexander Vedernikov © 2020 by IMG Artists
0,0002514

De los archivos del Teatro Bolshoi, ha salido también esta versión de Boris Godunov, dirigida por el cineasta Alexander Sokurov en 2007, que recoge la primera versión de la ópera, la de 1872. Es una grabación larga, más de tres horas, porque se incluye desde el momento en que la gente empieza a entrar en la sala y un locutor explica la ópera. En realidad la representación comienza en el minuto 12.30 aproximadamente. La dirección musical está a cargo de Aleksandr Vedernikov (Moscú, 1964-2020), un director que no llegó a 'sonar' demasiado en Europa Occidental, pero era muy sólido, y que falleció por COVID el pasado 29 de octubre de 2020. Vedernikov fue el director musical del Teatro Bolshoi desde 2001 hasta 2009 -cuando dimitió antes de finalizar su contrato- y realizó una importante tarea de modernización del repertorio del teatro, siendo por ejemplo el responsable de que el Bolshoi comenzara a ofrecer las óperas en su versión original y no traducidas al ruso, como había sido lo habitual en época soviética. 

De hecho, asistí al Falstaff -Carreira dice que fue Macbeth- dirigido por Vedernikov en que por primera vez se cantó Verdi en italiano y lo recuerdo como una experiencia 'interesante' dado que los solistas cantaban en un italiano 'peculiar' y el coro lo hacía en un idioma propio: sólo les diré que yo preferí seguir los subtítulos rusos y que el matrimonio italiano que estaba sentado detrás de Carreira y yo nos preguntaron en el descanso qué idioma era aquel y cuando les comentamos que 'supuestamente era italiano' lo negaron con vehemencia. 

Esta grabación recoge en directo la representación del 25 de abril de 2007, por cierto, no desde el teatro histórico, sino desde la llamada 'nueva escena', situada enfrente -o en el lateral, según  se mire- del viejo teatro, que fue inaugurada el 29 de noviembre de 2002 para que sustituyera al viejo teatro durante su larga restauración (2005-2011). Como es habitual en los rusos, el edificio es una mezcla de lujo decimonónico con elementos modernos, lo que hace a menudo difícil datarlo, saber si estás en un edificio restaurado o recién construido. Por lo que sé, se aprovechó un edificio del siglo XVIII, en el que se colocaron camerinos, salas de ensayo, etc., y un edificio nuevo construido sobre un bloque de apartamentos soviéticos que creo recordar haber visto allá en mi juventud. 

Cabría desear que la dirección cinematográfica fuera mejor, tratándose de un montaje escénico de Sokurov, pero es bastante estática y sobre todo muy oscura. Nos hemos acostumbrado a que actualmente se llegue incluso a supeditar la visión del público presente en la sala a las necesidades de la grabación fílmica y choca encontrarse esta baja calidad y este estatismo en una ópera que debería ser más 'cinematográfica'. 

Por cierto, me hizo gracia que el personaje de 'El Inocente' es cantado por Vitali Panfilov, un apellido muy apropiado sin duda. 

Entre el resto de los cantantes ninguno me parece que haya cantando en Europa Occidental, acaso alguna vez en papeles secundarios. Eso no los invalida en absoluto. Como es bien sabido, el mercado musical ruso es suficientemente activo como para que muchos cantantes o instrumentistas, incluso de alto nivel, no vean nunca la necesidad de hacer carrera fuera de Rusia o países cercanos. Casi todas las grandes ciudades mantienen teatros de ópera y ballet con abundante personal fijo y estable, que es consciente de que pueden desarrollar allí sus carreras hasta la jubilación, sea sobre el escenario o enseñando, frecuentemente ambas cosas. 

Existe además el interés de la 'tradición', muchos de ellos han aprendido los papeles directamente del cantante que los hacía antes de ellos y por lo tanto hay un montón de trucos y estilemas que casi se pueden remontar a la época del estreno. Por lo tanto no se puede hablar de grandes cantantes pero sí de un conjunto sólido y que permite disfrutar de la obra. 

Aunque últimamente se tiende a hacer la versión de 1869, la primera finalizada por Musorski, en este caso se trata de la versión de 1872, que consta de nueve escenas (frente a las siete de la versión de 1869), incluyendo las dos escenas polacas y la escena del bosque de Kromy. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.
Jorge Ariel Binaghi
19/02/2021 19:03:48

buena noticia que alguien aún se acuerde de esta versión, que en mi opinión es la mejor de la ópera...ahora, con la excusa del ur-Boris todos hacen esta última, que es más corta y sobre todo más barata y menos complicada a la hora de elegir cantantes... Está bien que Gergiev la haya dado a conocer hace ya muchos años, pero es hora de empezar a recordar el acto polaco y otras escenas. Y si alguna vez se ofreciera la posibilidad de volver a escuchar la orquestación de Rimski tampoco estaría mal...

Denunciar abuso