Opinión

Igor Stravinsky. 50 aniversario

El Mariinski conmemora el 'Año Stravinsky'

Maruxa Baliñas
lunes, 22 de febrero de 2021
Igor Stravinsky © Dominio público Igor Stravinsky © Dominio público
0,0003305

El Teatro Mariinski de San Petersburgo está comenzando la celebración del 50 aniversario del fallecimiento de Igor Stravinsky, que será el próximo 6 de abril. Para ello en los próximos días presentará diversas obras suyas, principalmente ballets. 

Gergiev y los gestores del Teatro Mariinski llevan décadas procediendo a recuperar a aquellos compositores que se fueron de Rusia tras la Revolución de 1917 y lo hacen sin prácticamente ninguna explicación o justificación. En el caso de Prokofiev la base del discurso oficial es que Prokofiev nunca se exilió, simplemente durante unos años su carrera se desarrolló principalmente fuera de Rusia, algo tampoco tan extraño en un artista de éxito, pero que nunca rompió su vinculación con la URSS y el nuevo régimen.  

En el caso de Stravinsky la nota de prensa recién publicada simplemente dice: "un compositor cuyo legado ocupa un lugar especial en el repertorio del teatro y de sus orquestas." Y si bien es cierto que Stravinsky regresó en algunas ocasiones a la URSS, la actitud de las autoridades rusas hacia él y hacia Dighilev y Les Ballets Russes siempre fue -simplificando, porque las valoraciones eran lógicamente más variadas- que eran unos 'traidores' que aprovecharon lo mejor de la tradición rusa para luego renegar de ella y servir a las élites occidentales un producto 'adulterado'. 

Curiosamente -o no tanto- esto no es en absoluto incompatible con la reivindicación de los artistas soviéticos, incluso de aquellos más fieles al régimen y cuyo valor musical puede ser discutible. Estoy pensando por ejemplo en esa apasionante ópera -epítome del estilo musical estalinista- que vi en el Teatro Mariinski en 2018: Kosta, de Khristof Pliev (1923-1995). 

Me sigue faltando una reivindicación clara de Dimitri Shostacovich, un compositor que -ya lo comenté en alguna ocasión- sigue estando relativamente ausente en el 'santoral' ruso, hasta el punto de que no hay ningún museo dedicado a su figura (hubo un proyecto a partir de un apartamento donde residió Shostacovich y que Galina Vishnevskaia compró para donar a la ciudad o al Museo del Teatro, pero la donación nunca se resolvió), aunque sí se conserva bien su archivo, tanto personal como sobre él. 

Volviendo a las celebraciones de Stravinsky, en la semana del 21 al 28 de febrero, Valeri Gergiev dirigirá un concierto orquestal con música suya (23 de febrero), se presentará su ópera Le Rossignol (23 de febrero, basada en un cuento de Hans Christian Andersen) y los ballets El pájaro de fuego y Petrushka (25 de febrero), con las coreografías de Michel Fokine, Pulcinella y Jeu de cartes (1 de marzo), y Le Sacre du printemps y The Firebird (3 de marzo). 

El cumpleaños de Alexander Chaicovsqui

Dentro del programa 'ceremonial' que el Mariinsky inserta regularmente dentro de su programación, el 19 de febrero se presentó El Rey del Ajedrez, una de las óperas de Alexander Chaicovsqui, quien celebra su 75 cumpleaños. Estrenada en 2017, a partir de Schachnovelle (Novela de ajedrez, 1941) de Stefan Zweig, se hizo una representación semiescénica, a cargo de los propios cuerpos del Teatro Mariinski (las representaciones anteriores estuvieron a cargo de la Academia de Jóvenes Cantantes del Mariinski). 

Se puede consultar en la página web del teatro el resto de la envidiable programación de las tres salas del Mariinski, que están funcionando casi a pleno rendimiento, tanto con las producciones de esta temporada como 'recuperando' aquellas funciones que tuvieron que anularse en 2020 por culpa del COVID. Sólo en la semana del 21 al 28 de febrero hay ¡treinta y tres funciones!, entre las tres salas, incluyendo matinées, programación infantil, etc. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.