Obituario

Johnny Pacheco se ha ido, pero nos dejó su salsa

Antonio Gómez Sotolongo
lunes, 1 de marzo de 2021
Johnny Pacheco © 2021 by IMDb Johnny Pacheco © 2021 by IMDb
0,0003569

Según una nota publicada en Facebook el 15 de febrero de 2021 y firmada por Cuqui Pacheco y familia, el maestro Johnny Pacheco, con mucha paz, falleció en la tarde de ese día. El músico, a quien conoció el mundo entero, había nacido como Juan Azarías Pacheco Kniping casi ochenta y seis años atrás, el 25 de marzo de 1935 en Santiago de los Caballeros, República Dominicana. Era la triste noticia de que había muerto, quien en vida fuera un creador de alegrías. 

Dicen todos sus biógrafos que desde muy pequeño comenzó a tocar música, y que en esos afanes encontró la flauta de cinco llaves con la que triunfaría en los Estados Unidos, donde, entre bailes, músicos y bailadores tuvo sus primeros éxitos con su orquesta Pacheco y su Charanga con la que grabó desde 1960 varios volúmenes para el sello Allegro, y El cañonazo. Mi nuevo tumbao, que registró en 1964 con el sello Fania que fundó con su amigo y abogado Jerry Masucci.

Entonces Pacheco tenía una orquesta que era del tipo charanga francesa, un formato clásico de la música cubana que se había extendió por el mundo desde los tiempos de Antonio María Romeu, Arcaño, Fajardo, Aragón y cientos que triunfaban en el mercado de la música durante la primera mitad del siglo XX, una orquesta que estaba integrada por violines, contrabajo, flauta -preferiblemente de cinco llaves-, pailas, piano y voces, con el que Pacheco interpretó los géneros que más pegaban en el mercado; entre ellos, chachachá, guaracha, son, rumba y pachanga, este último no era precisamente un género, sino un gancho con figura de son montuno que Eduardo Davison le había pegado al mercado con su pieza titulada La pachanga, y a partir de ella se crearon muchos otros productos por el estilo.

En 1968 la disquera Fania hizo un baile en el Red Garter de New York, donde la orquesta de Pacheco tocó una descarga al estilo de las que fueron grabadas por Cachao y su Combo para el sello Panart en La Habana por los años cincuenta. Esta presentación y el disco que en ella se grabó no tuvieron gran aceptación, pero fue un buen intento. En agosto de 1971 Fania se presentó en el Cheetah, donde se realizó un baile-concierto, el que también se grabó en vivo y se filmó el documental Nuestra Cosa Latina.

En 1973 se anunció un concierto con la Fania en el Yankee Stadium que, por lo monumental, el público se salió de control y fue abortado, aunque dos años después se pudo realizar en el Roberto Clemente de Puerto Rico, donde se grabaron dos discos y se filmó un documental que se tituló Salsa, que comenzó a conmocionar el mercado desde 1976.  


Fue entonces cuando la palabra salsa, que andaba hacía mucho tiempo en boca de los músicos del género, se convirtió en distintivo de un tipo de música que había dejado de ser cubana. Y esto sucedió porque Fidel Castro mandó intervenir (expropiar en favor de su régimen) todos los negocios que se relacionaban con la producción musical: victrolas, canales de televisión, emisoras de radio, tiendas y fábricas de discos, estudios de grabaciones, periódicos, revistas, cines, publicitarias, tiendas de tocadiscos, imprentas, etc., y deshizo los miles de contratos que durante décadas habían permitido que la música cubana se estableciera en el mercado internacional, dejando, entre otras cosas, a miles de músicos sin empleo, dentro y fuera de la Isla. 

Pero hubo un flautista que fue capaz de agarrar las ruinas de aquel desastre y darle un nuevo significado y de encontrar nuevos consumidores para aquellos productos, y ese flautista, que tocaba preferiblemente la flauta de cinco llaves llamado Johnny Pacheco, inventó la salsa que se bailó, se baila y se bailará por todo el mundo. La noticia es triste porque Pacheco no volverá a estar en los escenarios, pero su música, la salsa que él posicionó en el mercado, ocupando el nicho que había dejado la música cubana, nos acompañará hasta la palabra fin

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.