España - Madrid

Melodismo romántico

Germán García Tomás
jueves, 11 de marzo de 2021
Rafal Blechacz © 2018 by Klavier-Festival Ruhr Rafal Blechacz © 2018 by Klavier-Festival Ruhr
Madrid, lunes, 22 de marzo de 2021. Auditorio Nacional de Música (Sala Sinfónica). Rafal Blechacz (piano), Orquesta de la Comunidad de Madrid, Víctor Pablo Pérez (director). Fernando Velázquez: Piano espressivo; Frédéric Chopin: Concierto para piano nº 1 en mi menor op. 11; Johannes Brahms: Sinfonía nº 2 en re mayor op. 73. Ocupación: 65%.
0,0003279

De preponderante clima romántico, este programa recuperado del año anterior de la Orquesta de la Comunidad de Madrid bajo la batuta de su titular Víctor Pablo Pérez dio inicio con el estreno de una obra de pequeño formato del conocido compositor de bandas sonoras Fernando Velázquez (Guecho, 1976). Se trataba de Piano espressivo, una pieza cuyo sugerente título podía llevar a equívoco, pues pese a estar presente el piano en esta cita como protagonista de la siguiente obra, la del vasco se refiere al aspecto de las dinámicas. Esta concisa composición tonal está escrita para orquesta de cuerdas y dos flautas, limitadas éstas a breves trémolos al principio y al final, y su melodismo va ganando en expresividad contenida desde el piano en que surge, impregnándose de gran aliento lírico e ineludiblemente revestida de esa aureola cinematográfica tan asociada a los temas musicales de amor.

El clima nostálgico que dejó en el ambiente la obra de Velázquez abonó el terreno para el Concierto para piano nº 1 de Chopin, que venía a tocar el pianista polaco Rafal Blechacz (Nakło nad Notecią, 1985), artista de Deutsche Grammophon y ganador en 2005 del Concurso Internacional de Piano Chopin de Varsovia. En la cuidada lectura de la primera partitura concertante (en realidad la segunda) del compositor romántico sedujo de entrada, tras una vigorosa introducción orquestal donde Víctor Pablo no escatimó en volumen, la autoridad con que hizo su entrada el piano, revelando una pulsación de pose señorial y aristocrática. Y es que el joven polaco hizo gala de suprema elegancia en el fraseo, siempre límpido y delicado en el tema más lírico del movimiento, mediante una articulación admirablemente precisa, exhibiendo un manejo del virtuosismo equilibrado, libre de excesos y presuntuosidades. El acompañamiento respiraba con él en cada una de esas largas frases que Chopin despliega en nubes de arpegios y escalas ascendentes y descendentes, que Blechacz abordó con maestría. La Romanza destacó por la finura y la evanescencia del toque, diáfano, sumamente dolce y cantabile, a lo que se sumó la espléndida prestación, secundándolo, de la solista de fagot. Y agilísima digitación, de volátiles figuraciones, la que imprimió el solista al rondó conclusivo adecuándose a las dos variantes rítmicas del material melódico, y donde el director siguió favoreciendo su lucimiento, que siguió en solitario bis con una mesurada versión del también chopiniano Vals en do sostenido menor op. 64.

Atendiendo al dictado de estos tiempos, y, paradojas de la vida, se nos presentaba a continuación una versión reducida de la Segunda Sinfonía de Brahms, con un viento por atril (maderas y metales) a excepción de las dos trompas en vez de las cuatro que prescribe el compositor hamburgués en la partitura. La luminosa cuerda, determinante para el clima ensoñador que desprende la obra, resulta favorecida, pero se pierde por el camino la rica textura de timbres entre familias instrumentales tan característica de la sinfonía brahmsiana. Por ello dio en general la impresión de evidente falta de hondura y profundidad, pese al esforzado trabajo planificador de Víctor Pablo Pérez en la construcción contrapuntística del movimiento inicial, en cuya lectura de gran ligereza en el tempo, alejada de toda pomposidad, dibujó cantable en la cuerda el bello tema donde Brahms se autocita. Todo culminó en un Finale con buen manejo de contrastantes dinámicas y donde la coda traslució todo el poso solemne de un cierre triunfal de metales vigorosos.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.