Una jirafa en Copenhague

Discernimiento

Omar Jerez
miércoles, 10 de marzo de 2021
Ethereal © by Evangelina Esparza Ethereal © by Evangelina Esparza
0,0009267

Recuerdo Madrid, calle Quevedo por ser más exactos, recuerdo a uno de los coleccionistas de arte contemporáneo más prestigiosos de España aseverar : “

El mejor retrato psicológico que existe en la historia del arte es el de Inocencio X de Diego Velázquez.

En la era moderna, puedo decir bien alto, que tengo el privilegio de haber visto en primera persona lo descrito en una frase por ese coleccionista: los retratos «celulares» de Evangelina Esparza.

Evangelina Esparza es un prodigio pictórico, cada vez que analizo uno de sus magistrales retratos, ella es capaz de llevarme a horizontes donde mi voluntad se ve sometida ante un ejercicio de suma perfección.

Evangelina Esparza. © by Evangelina Esparza.Evangelina Esparza. © by Evangelina Esparza.

Tuve el privilegio de comisariar a Evangelina en el año 2020, y puedo decir, que realizó un retrato con la mano contraria a la que la artista utiliza de manera habitual, con toda la dificultad que ello conlleva, con la misma perfección conceptual y estética a los realizados con su mano “buena”; pude ser testigo directo de los elogios que despertaba su trabajo de manera unánime; Evangelina Esparza deslumbró y su retrato fue aplaudido sin dilación.

Cuando me invade la mente la palabra melancolía me traslado de inmediato a los retratos de Evangelina. Su obra me conmueve a unos extremos inimaginables, ella con su obra es una de las pocas artistas que me han hecho llorar hasta el agotamiento.

Me gustaría preguntarle a Evangelina Esparza quiénes son las retratadas, cuáles son sus biografías, qué les atormenta, o si están en un momento de plenitud. Todos estos interrogantes se deben a que Evangelina tiene la habilidad de mostrarte a alguien completamente desconocido para ti y en una fracción de segundos que mute como si de alguien familiar se tratara.

La creatividad de Evangelina Esparza está dispuesta a escuchar a su fuero interno, no está abducida por trenes de alta velocidad, su pintura es lenta y silenciosa, trabaja desde la compasión y la comunidad, un obra humanista que es por y para el pueblo.

Evangelina Esparza es un ser tan deslumbrante que este mundo se le queda pequeño.

Evangelina, cada vez que observo tu obra y persona, mi ego se disipa como un mal acto.

Evangelina te abraza, Evangelina es inmensa.

Lo que más nutre la obra de un artista son las experiencias vividas y algunas no contadas y que sirven como bagaje fundamental en nuestro trabajo. Sólo se puede hablar desde adentro, desde lo que uno conoce y desde el lugar de otro si acaso en ejercicio de empatía reforzando la mirada más aguda para saberse vulnerable, desnudo pero fuerte a la vez. La narrativa que se aprecia es una historia compartida, biográfica pero también podría ser la historia de muchos.

El secreto del dunnock. © by Evangelina Esparza.El secreto del dunnock. © by Evangelina Esparza.

Creo que soy trabajadora, pero soy lenta con los resultados, y no es cuestión de velocidad al producir sino que mis procesos van en contra del ritmo vertiginoso que impone este mundo capitalista, tengo claro que no soy una fábrica ni trabajo en cadena ni tampoco lo hago para rellenar cada día de contenidos las redes sociales, contenido? Si la mayoría es vacío que no contiene. Dicho esto te puedo contar un poco mi proceso mental porque tu cuestión hizo que me mirara en el espejo y este ejercicio de introspección siempre es interesante, tal vez más que para quien lea, para uno mismo.

Pensé, y repensé, le doy vueltas a las cosas y me detengo a hacer mezclas mentales en mi paleta de los cielos que miro cuando viajo en coche o las hojas de la planta que asoma por la ventana y tengo largas conversaciones conmigo misma y confieso, creo que vivo en una era que no me pertenece, y no significa que viva en la era equivocada sino que se revela ante mi una forma de concebir la vida como un eterno eslogan publicitario, y me aburre tanto narcisismo. Soy una inconformista por naturaleza, presumo de libertad en un mundo donde las reglas impuestas del juego me empujan en una dirección, esa misma que critico y que se torna una red imposible de salir y creemos convincentemente que lo que elegimos es por propia voluntad ¿lo es? y así de paso compramos el cuento de que somos libres y felices ,mientras creemos que esa felicidad viene a través de la realización personal inyectada por la búsqueda de placer inmediato y pasajero y esa alegría irresponsable (como decía una amiga venezolana) y que confundimos tan fácilmente con felicidad. 

Los artistas luchamos para ser auténticos y somos hijos de nuestro tiempo pero la verdad es que nuestras propias reflexiones o ideas ya han sido pensadas por otros, en otros tiempos o en otra parte del mundo, en otras culturas, todo está hecho y la mayoría de mis pensamientos ya se han concebido por otros. No hacemos más que repetir, reproducir, reinterpretar y volver a hacer. Parece simple, pero ya bastante tengo con mi búsqueda de color, mi paleta y aprender a pintar, porque ésta es una carrera muy larga y de fondo dónde se renuncia a muchas cosas pero no sé qué tiene que no se puede dejar. Es una maldición bendita donde muy de vez en cuando se recoge alguna alegría y que sirve para seguir otro tanto. Al final es lo que somos y eso creo que no se puede elegir.

Metamorfosis. © by Evangelina Esparza.Metamorfosis. © by Evangelina Esparza.

Volviendo al proceso psicofísico de la obra y es que cuando llego al estudio empieza mi ritual y ordeno las cosas o las herramientas como quien ordena sus pensamientos antes de ser escritos. Y luego empieza lo divertido o lo desgraciado según el día que tenga, y pinto o dibujo pero lo hago más veces mentalmente, en realidad me encuentro pintando a todas horas cuando miro la gente o algún rostro que me interesa, analizo su estructura ósea y cada detalle de su cara para retenerlo en mi cabeza, al final ocurre que mucha gente me resulta familiar y tengo la sensación de haber conocido a más gente de la que conozco y entonces me doy cuenta que no somos tan distintos los unos de los otros. Estamos hechos de lo mismo y nos preocupan las mismas cosas esenciales. Es aquí donde en parte reside mi búsqueda personal y artística si cabe, la búsqueda de la belleza esencial, y citando a María Rilke "esa belleza que es el comienzo de lo terrible que todavía podemos soportar." La vida como un suspiro, fugaz, resulta terrible mirar a los ojos de un ser querido y ver su trance a la nada, al vacío. Vi ese salto varias veces, y es como un misterio pensar adónde fue. Ese misterio es la chispa que me mueve, desde la metafísica, cuestionándolo todo.

Mi manera de abordar la figura es como la de un ensayo antropológico sobre la condición humana o un viajero que visualiza el destino final pero no sabe muy bien lo que encontrará por el camino, procuro disfrutar el viaje porque soy muy afortunada, lo somos, todos aquellos que vivimos en este lado del mundo.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.