Una jirafa en Copenhague

¡Eres tan Cuqui COCO!

Omar Jerez
miércoles, 17 de marzo de 2021
Ilustración © By Coco Escribano Ilustración © By Coco Escribano
0,0006099

Este artículo es por y para Coco Escribano, pero le he pedido a mi compañera de vida y trabajo, la fotógrafa Julia Martínez Fernández que hable y escriba sobre Coco Escribano.

Yo descubrí a Coco Escribano gracias a Julia Martínez Fernández, y es que si Julia fuese un dibujo animado le gustaría ser uno de los imaginativos y entrañables dibujos de Coco Escribano.

Coco Escribano ¿Sabes que consigues convertir a la seria y temida Julia Martínez Fernández, gracias a tus ilustraciones, en el ser más adorable de la faz de la tierra?

Cuando el nombre de Coco Escribano sale a relucir en nuestro hogar es sinónimo de felicidad.

Coco has transformado la vida de la persona que más amo, por eso estaré el resto de mi vida en deuda contigo, soy consciente de las innumerables admiradoras que tienes, pero Julia más que una admiradora es una extensión de alguien que se levanta con un objetivo.

Que su vida sea cómo los dibujos de Coco Escribano.

Coco Escribano según Julia Martínez

Ilustración. © by Coco Escribano.Ilustración. © by Coco Escribano.

Desde mi más tierna infancia, y ya ha llovido bastante, recuerdo que la frase que más resonaba en casi todos los ámbitos de mi vida era es maja, un poco rara, pero maja. Ya con tres años y sacando una cabeza a casi todos mis compañeros de clase, con mi mochila de casita azul en mano, se me podía ver cogiendo del brazo a cualquier niño que lloraba (llanto que desaparecía al instante, evidentemente al ser apresado por la giganta del pelo rojo ) y decir con lengua de trapo y a voz en grito, ¡Tranquilo, no llores, el cole es muy divertido, aquí te lo pasas muy bien! ¡Bendita inocencia!

Aún guardo uno de mis primeros dibujos, un caballo blanco con puntos negros, como pequeño Tío*, atravesando un campo de flores, bajo un arcoiris y con el lema: El caballo sin amigos pero feliz, aún recuerdo la cara de mi madre al verlo. Lejos de sentir pena (no soporto la condescendencia, ni los buenismos impostados) mi madre me dijo con voz serena: El caballo es feliz, y eso es lo más importante Juliette. ¿Os imagináis el pifóstio (Sí otras de mis muchas cualidades son los tacos, pero por respeto a vosotros utilizo chascarrillos inocentes) que se montaría a día de hoy con semejante dibujo infantil? Las idas y venidas al despacho del psicólogo hubieran dominado mi rutina diaria. Doy gracias por tener unos padres que lejos de otorgar un halo de vergüenza o preocupación a mi “peculiar” forma de ser y ver el mundo, siempre, y digo siempre me han hecho ver que debo ser como yo quiero ser, sin dejarme guiar por patrones establecidos o modas pasajeras.

Ilustración. © by Coco Escribano.Ilustración. © by Coco Escribano.

Gracias a esta forma de libertad vital, digamos que mi percepción del mundo es un poco diferente a la habitual, por eso Omar Jerez (conocedor de ello), me pidió que hoy escribiera yo.

Hay algo que muy pocas personas saben, algo que da luz a mis tinieblas, algo que me hace mucho más llevadera mi existencia. Yo Julia Martínez concibo a la gente, a todos vosotros, al mundo en general, cómo un personaje de mi admirada Coco Escribano. 

En mi día a día es normal que ante una sonrisa determinada mi cerebrero me remita a Coco, Omar ha perdido la cuenta de las veces que le he dicho entre susurros son dientecillos de Coco Escribano. Sus ilustraciones dan forma a mi mundo más privado, a mi forma de concebir la vida y a lo que significa para mí la felicidad.

Puedo pasarme horas mirando a la gente, observando mientras me hablan reproduciendo mentalmente en mi yo interno cómo se verían si fueran parte del imaginario de Coco.

Es posible que con esta confesión parezca aún más tarada de lo que muchos creen, pero solo puedo deciros una cosa:

 ¡¡Ojalá supierais mirar el mundo desde otra cara!! Mi mundo es mío ,y tiene forma gracias a Coco.

¡Gracias por dar forma a todo mi mundo, a todo lo que me hace feliz dentro de tanta impostura y oscuridad social!

Coco Escribano según Coco Escribano

Coco Escribano. © by Coco Escribano.Coco Escribano. © by Coco Escribano.

Constantemente me preguntan cuándo y porqué empecé a dibujar, y lo cierto es que no puedo dar una respuesta concreta. Como todos los niños, empecé a dibujar antes que aprender a escribir o leer.

Uno de mis primeros recuerdos es el de pintar un caballo con un bolígrafo azul en el sofá de mi casa y el de hacer garabatos en un libro. También recuerdo mi afán por aprender a dibujar y de pedir a mi abuelo que me dibujase algo, lo que fuese. Él no dibujaba, pero cogió el lápiz y esbozó una especie de ave que parecía un gallo.

No hay nada de especial en que un niño dibuje, es la manera que tiene de expresarse y de representar aquello que le rodea. Pero la gran mayoría abandona esta forma de expresarse en la adolescencia o incluso antes. Yo simplemente no abandoné el dibujo. Quizás me cueste concretar cuando me inicié porque en realidad lo que no hubo fue un final.

Ilustración. © by Coco Escribano.Ilustración. © by Coco Escribano.

Otra pregunta que constantemente me suelen hacer, es la relacionada con la inspiración. La inspiración está idealizada. Sí que es cierto que a veces nos inspira algo como por arte de magia, como una canción, un recuerdo o una noticia. Pero lo cierto es que luego hay otra parte en la cual las imágenes salen con el trabajo continuo y al rumiar las ideas, y este es te es un de un proceso más largo. Hace unos meses impartí un taller en el que hablaba de inspiración y de cómo encontrar un lenguaje propio. Preparar este taller me ayudó a reflexionar acerca de mi trabajo más en profundidad y llegué a lo conclusión de que es un camino y un ejercicio de autoconocimiento, aunque se traten temas ajenos o universales, (al menos en mi caso). A veces se confunde el tener un lenguaje propio con el estilo. El estilo es la forma en la que materializamos aquello que se quiere contar. Pero lo que nos define realmente, tanto en lo artístico como en nuestra vida, son nuestros ideales, nuestras opiniones, lo que sentimos, nos emociona, nos apasiona, nos entristece o nos indigna.

Ilustración. © by Coco Escribano.Ilustración. © by Coco Escribano.

En Nocturne nº20, mi última exposición, expuse obras donde quería explorar mi propia voz, mi forma de pensar y de interpretar el mundo. En ella mostré mis inquietudes, reflexiones y pensamientos que se entremezclaban con temáticas tan dispares como el cambio climático, el egoísmo, la esperanza, el amor o la dualidad del ser humano.

Y lo cierto es que no dista mucho de lo que hace una niña o un niño cuando dibuja, que no es otra cosa que representar e intentar comprender aquello que le rodea.

Notas

Pippilotta Viktualia Rullgardina Krusmynta Efraimsdotter Långstrump posee un caballo de lunares llamado "Pequeño Tío"

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.