Convocatorias

Chiens de Navarre debutan en España con una comedia salvaje sobre la familia

Redacción
martes, 13 de abril de 2021
Escena de 'Tout le monde ne peut pas être orphelin' © Teatros del Canal Escena de 'Tout le monde ne peut pas être orphelin' © Teatros del Canal
0,0001378

El colectivo teatral Chiens de Navarre, enfant terrible del teatro francés, trae por primera vez a España su humor corrosivo, insolente y su energía desbordante, que dispara, una vez más, contra la familia: el montaje Tout le monde ne peut pas être orphelin, que subirá al escenario de la Sala Verde de los Teatros del Canal entre el 14 y el 18 de abril, es una comedia negra muy bizarra que, desde el minuto uno, muestra sus cartas: “el 91% de los franceses asegura que le resulta esencial tener contacto diario con su círculo familiar. A menudo me siento perdido en el 9% restante”, expresa Jean-Christophe Meurisse, director de la pieza y de la agrupación.

En la creación de la obra, la compañía ha sido fiel a su dinámica habitual de desarrollar la trama durante los ensayos, buscando vías diferentes para contar historias y dejando mucho margen a la improvisación del elenco, que parte de pocas páginas que describen algunas escenas iniciales, de bocetos de escenografía, una lista de accesorios, letras de canciones o fotos.

Los artistas también han vuelto a su temática preferida, ese campo de minas que son las relaciones familiares. En esta historia, la generación de los padres, del 68, se rebela contra la de los hijos. Una pareja anuncia a sus retoños, durante una cena navidad, que va a vender la casa familiar para irse de vacaciones a Marruecos, desheredándolos. Esto crea una situación delirante, expresiva del colapso de los valores familiares tradicionales: se desata la tensión y el estupor entre los jóvenes, que vuelven a comportarse como cuando eran niños. El hijo menor vuelve a ser un bebé, y su madre hasta se ve obligada a cambiarle el pañal (la escena incluye sensación olfativa).

Comentarios mordaces, gestos violentos y hasta lo escatológico convertirán este día festivo en un frente de batalla de crueldad desenfrenada. La esencia de las tragedias familiares (Medea, Edipo) se mezclará con momentos dignos de stand-up comedy. “Yo mismo he creado una familia. Podría haber dicho no a la concepción, pero dije que sí. ¿Para perpetuar qué? ¿Las cenas de Navidad? ¿Las otitis? ¿El amor?”, ironiza Meurisse al explayarse sobre su obra. “El amplio espectro de emociones que me ofrece este nuevo estudio, íntimo y espectacular, es el punto de partida ideal para tratar de entender lo que a su vez representa esta sociedad íntima, extraña y violenta”.

Jean–Christophe Meurisse

Tras formarse como actor, Jean-Christophe Meurisse creó en 2005 la compañía Chiens de Navarre, para la que ha dirigido Une raclette (2008), Nous avons les machines (2011), Les danseurs ont apprécié la qualité du parquet (2012), Quand je pense qu’on va vieillir ensemble (2013), Les armoires Normandes (2015) y Jusque dans vos bras (2017). También ha dirigido cine: su mediometraje Il est des nôtres, de 2013, recibió el Premio del Público y el Premio a la Mejor Interpretación para todos los actores en el Festival Silhouette de París (septiembre de 2013), el Premio de la Unión Nacional de Críticos de Cine y Televisión en la categoría de “mejor” cortometraje ”(febrero de 2014), el Premio del Jurado Juvenil de Corrèze y Ciné + Grand Prix en el Festival Brive (abril de 2014). En 2015, dirigió su primer largometraje, titulado Apnée y fue seleccionado para la Semana de la Crítica en el Festival de Cine de Cannes de 2016. La película ganó el Premio del Jurado (mejor producción) en el Festival Internacional de Cine de Trouville-sur-mer en 2016.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.