Reportajes

150 ans de Louis Vierne, organiste de Notre-Dame de Paris

Lars Hvass Pujol
jueves, 8 de abril de 2021
Louis Vierne en 1924 © by Musée de Notre-Dame de Paris Louis Vierne en 1924 © by Musée de Notre-Dame de Paris
0,001418

El 1965 fue un año importante para la catedral protestante de Ginebra, la Cathédrale Saint-Pierre, pues ese año se inauguró el nuevo órgano de cuatro teclados más pedal construido por la familia de organeros Metzler de Dietikon (del cantón suizo de Zurich), siguiendo un estilo mixto entre los órganos barrocos alemanes y los neoclásicos franceses. Diseñado arquitectónicamente por el danés Poul-Gerhard Andersen, elegantemente domina la nave gótica por encima de la puerta principal y deja pasar entre sus altos brazos la luz del rosetón. 

Ese mismo año se creó también la Association des Concerts de la Cathédrale de Genève (Fondation des Concerts de la Cathédrale) a partir del 1989. Desde entonces, esta asociación se ha encargado de mantener activa la agenda de conciertos en la catedral reservando el protagonismo al “rey de todos los instrumentos”, pero dando también grande importancia a la música coral. Así, en 1983 ya celebraban el concierto número 200 invitando a Maurice André para la ocasión. Dos años más tarde, entre otros conciertos celebrativos del tercer centenario del nacimiento de Johann Sebastian Bach, se empezó la tradición de ofrecer cada diciembre el Oratorio de Navidad de Bach, tradición que sigue aún hoy en día como una fecha muy esperada por el fiel público ginebrino. En sus 55 años de existencia, la gran oferta de conciertos en la catedral se ha convertido en un referente cultural de la ciudad, proponiendo una rica y variada agenda, muy a menudo dedicada a recurrencias importantes del mundo de la música y sobretodo del órgano.

A causa de la pandemia actual, también la catedral de Ginebra ha tenido que cancelar o posponer varios de sus conciertos, pero en octubre del 2020, con solo algún cambio en el programa debido a la imposibilidad de viajar de algún artista, la Fondation des Concerts ofreció un bellísimo ciclo de cinco conciertos dedicados a Louis Vierne (1870-1937), organista titular de la Catedral de Notre-Dame de París desde el 1900 hasta el 1937.*

Vierne nació prácticamente ciego y estudió en el Institut National de jeunes aveugles de París, más tarde fue alumno de César Franck y Charles-Marie Widor en el Conservatoire de Paris y tuvo importantes alumnos como Nadia y Lilli Boulanger o Marcel Dupré. Su vida como concertista fue muy activa, como demuestra la gira por Norteamérica que realizó en 1927 con setenta conciertos. De hecho, murió durante su concierto número 1750: Vierne estaba sentado, junto a su amigo Maurice Duruflé que habría tocado la segunda parte del concierto, en el monumental órgano Cavaillé-Coll de Notre-Dame (que él mismo había ayudado a restaurar financiandolo con sus conciertos), después de haber interpretado integralmente, por primera vez en concierto, su obra Triptyque op 58, falleció repentinamente, posiblemente por un paro cardiaco.

Concierto de Johann Vexo

El primer concierto propuesto para conmemorar Louis Vierne fue el 4 de octubre. Johann Vexo, organista del órgano del coro de la Catedral de Notre-Dame de París y organista titular de la Catedral de Nancy, propuso cuatro piezas de las 24 Pièces de Fantaisie, escritas entre el 1926 y el 1927 y la Symphonie n.º 1 en ré mineur op 14. Cathédrales op 55, n. 3 abrió solemnemente el concierto, ambientando el público a una sonoridad perfecta para una catedral, notas largas y sostenidas con grandes armónicos que van creciendo y decreciendo para ir construyendo mentalmente las imponentes arquitecturas del espacio sonoro. En gran contraste siguieron Feux follets op 53, n. 4, de carácter vivo y con gran dominio de arpegios rápidos, disonantes y pícaros, y Clair de Lune, delicada e íntima. La cuarta “pièce” fue Carillon de Westminster op 54, n. 6, basada en la melodía del carrillón londinense. 

La primera sinfonía para órgano, compuesta en 1895 y dedicada a Alexandre Guilmant, amigo y profesor de órgano en el Conservatoire de París, fue su primera obra compuesta justo al acabar sus estudios y denota una gran proximidad al estilo de su maestro César Franck. La rica y variada interpretación de Johann Vexo fue acompañada por la retransmisión en directa de la ejecución, proyectada en una grande pantalla delante del altar mayor, en una interesante y útil combinación entre la audición del órgano a las espaldas del público y la perfecta visión del ejecutor, cosa muy inusual en los conciertos de órgano en vivo.

Concierto de Vincent Thévenaz

El segundo concierto, que tuvo lugar el 6 de octubre en la capilla medieval llamada de los Macabeos, fue protagonizado por la interesante figura de Vincent Thévenaz, sustituyendo a Jonathan Scott por causa de la pandemia en el último momento. Organista titular de la Cathédrale Saint-Pierre, Vincent Thévenaz es un músico y musicólogo ecléctico, lleno de energía y de pasión, y así ha resultado el concierto. Interpretando catorce de las 24 Pièces en style libre op 31, ya por si mismas variadas y dedicadas expresamente por Vierne a músicos y amigos importantes para la vida del compositor, Thévenaz fue variando también el instrumento: entre el órgano alemán Walcker del 1889 (de estilo neogótico como la decoración de toda la capilla) y el armónium construido, con registro de celesta incorporado, en el 1905 por Auguste Mustel, inventor de la celesta.

Concierto de Ben van Oosten

Ben van Oosten, organista titular de la “Grote Kerk” de La Haya y profesor de órgano del Conservatoire de Rotterdam, interpretó el 8 de octubre con grande madurez musical y maestría un interesantísimo concierto con algunas de las obras más emblemáticas de Vierne. Tres piezas de las 24 Pièces de Fantaisie abieron el concierto: la bellísima Sur le Rhin op 54, n. 5, Aubade op 55, n. 1 y el apoteósico Hymne au soleil op 53, n. 3. El programa siguió con la delicada y triste Stèle pour un enfant défunt, tercera parte del Triptyque, y el Prélude en do dièse mineur op 3, n. 2 de Sergei Rachmaninov trascrita para órgano por Vierne. En la segunda parte del concierto, Ben van Oosten tocó la Symphonie n. 5 en la mineur op 47.

Segundo Concierto de Vincent Thévenaz

El 10 de octubre Vincent Thévenaz hizo un segundo concierto desde el órgano principal de la catedral acompañado por la mezzo-soprano del Liceu de Barcelona, Elisabeth Gillming. Un concierto dedicado a la música para voz solista y órgano de Vierne que fue retrasmitido también por la radio suiza RTS – Éspace 2. La voz llena y potente de Elisabeth Gillming, cantando desde la cantoría del órgano, llegaba suave y calurosa, difuminada por la distancia y el eco de la iglesia, fundiéndose perfectamente con el órgano y el carácter etéreo y delicado de la música de Vierne. Primero interpretaron Les Djinns, poème symphonique pour chant et orchestre ou piano op 35, basado en un poema de Victor Hugo y transcrito para órgano y voz por Vincent Thévenaz. El concierto también incluyó algunas obras para solo órgano: Fantómes op 54, n. 4, una de las piezas de las 24 Pièces de Fantaisie, la Symphonie n. 3 en fa dièse mineur op 28, acabada en Normandia en 1911 en casa de Marcel Dupré, y el primer movimiento de Triptyque, “Matines”. La Ave Maria op 3 y un Ave Verum op 15 compuestos para su mujer Arlette, contralto hija del famoso cantante Émile-Alexandre Taskin, y Les Angélus op 57, encantadoramente pastorales, completaban el concierto.

Concierto del Ensemble de cuivres

Louis Vierne, Messe solennelle en do dièse mineur pour chœur mixte et deux orgues op 16. © 2020 by Lars Hvass Pujol.Louis Vierne, Messe solennelle en do dièse mineur pour chœur mixte et deux orgues op 16. © 2020 by Lars Hvass Pujol.

Al día siguiente se cerró el ciclo con un concierto muy variado: abría el concierto el Ensemble de cuivres de la Haute école de musique de Genève, bajo la dirección de Edouard Chappot, con la Marche triomphale pour le centenaire de Napoléon 1er op 46. El ensemble tocó desde debajo del órgano, delante de la puerta de la catedral, acompañados por el órgano. Los dos organistas del concierto, Vincent Thévenaz y el brasileño Humberto Salvagnin, organista titular de la iglesia de Sainte-Thérèse de Ginebra, se alternaron para tocar cuatro obras más de las 24 Pièces de Fantaisie, la primera obra de Vierne Allegretto op 1 y una “Sicilienne” de la Sonata segunda para flauta de Johann Sebastian Bach transcrita para órgano por Vierne. 

Con la colaboración del Chœur Le Chant des Etoiles, dirigido por Julien Laloux, aparte del Tantum Ergo op 2 compuesto en 1886 con solo dieciséis años, ejecutaron la Messe solennelle en do dièse mineur pour chœur mixte et deux orgues op 16. La ejecución fue interesante y de gran efecto sobre todo por la disposición del orgánico: el coro y el órgano del coro dispuestos ante el altar mayor y la parte de grand orgue tocada desde la otra punta de la iglesia desde el órgano principal.

Digno aniversario para Louis Vierne el que ha ofrecido la Fondation des Concerts de la Cathédrale de Ginebra, asociación de larga tradición que continúa después de más de medio siglo de actividad a ofrecer conciertos de gran interés por su cualidad musical y por la curiosidad en los programas escogidos. Demuestra la catedral ser centro muy activo y genuinamente devoto a la música para órgano, pues pocas iglesias se hubieran llenado cada tarde como lo ha hecho la de Saint-Pierre para un ciclo de conciertos dedicados a Louis Vierne sin un público fiel y acostumbrado al alto nivel que en esta ocasión también han demostrado desde la catedral suiza.

Invitamos a nuestros lectores interesados en este tipo de repertorio, y no solamente, a informarse del programa anual de la catedral de Ginebra en su página web oficial.

Notas

Ginebra, Cathédrale Saint-Pierre. Festival “150 ans de Louis Vierne, organiste de Notre-Dame de Paris. Chant, cuivres et orgue”. Músicas de Louis Vierne. 4/10: Johann Vexo, órgano. 6/10: Vincent Thévenaz, órgano y armónium. 8/10: Ben van Oosten, órgano. 10/10: Elisabeth Gillming, mezzo-soprano. Vincent Thévenaz, órgano. 11/10: Chœur “Le Chant des Étoiles”. Julien Laloux, director. Ensemble de cuivres de la Haute École de Musique de Genève. Édouard Chappot, director. Humberto Salvagnin y Vincent Thévenaz, órgano. Concierto organizado por “Fondation des Concerts de la Cathédrale”. Días , 4, 6, 8, 10 y 11 de octubre de 2020.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.