Recensiones bibliográficas

Dürer, Albrecht

550 años de Alberto Durero (I)

Juan Carlos Tellechea
jueves, 6 de mayo de 2021
Alberto Durero, autorretrato © Dominio público / Alte Pinakothek München Alberto Durero, autorretrato © Dominio público / Alte Pinakothek München
0,0026138

En julio de 1520, el pintor de Núremberg Alberto Durero (1471 - 1528) emprendió uno de los viajes más largos de su vida. Acompañado por su esposa Agnes y una criada, el cincuentón pasaría casi un año en los Países Bajos y Renania, una estancia llena de encuentros con artistas y dignatarios, visitas turísticas, participación en festividades, visitas a ciudades flamencas y, sobre todo, negocios. Este 21 de mayo se conmemora el 550º aniversario de su nacimiento. En Aquisgrán se encontraría con Carlos I de España, tras su coronación como Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico (a la muerte de su abuelo Maximiliano I de Habsburgo en 1519).

Durero había traído de Núremberg numerosas obras de arte - grabados, libros y pinturas - que iba a vender, intercambiar y regalar en sus viajes. Las obras de arte eran una parte importante de la financiacion de su periplo. Al mismo tiempo, contribuyeron a dar a conocer al pintor de Núremberg y su obra. Aunque antes de su viaje, Durero ya no era un desconocido en los Países Bajos y sus compañeros artistas de Amberes lo celebraron como "un gran caballero" a su llegada en agosto de 1520, esperaba recibir lucrativos encargos de la corte borgoñona y de los comerciantes internacionales de Amberes.

Grandes libros

Un vistazo a las notas de viaje de Durero, el llamado Diario del viaje a Holanda, revela las obras con las que pretendía ganarse el favor de sus anfitriones: Además de sus últimos grabados en cobre y de los famosos "grabados maestros", citó repetidamente sus "grandes libros", que veneraban a personalidades importantes. Esta fue la expresión que utilizó Durero para describir las ediciones en libro de gran formato del Apocalipsis, la Vida de María y la Gran Pasión, que autopublicó en 1511 con xilografías a toda página y un texto diseñado por él mismo.

Albrecht Dürer. «Drei große Bücher». © 2021 by wbg Theiss.Albrecht Dürer. «Drei große Bücher». © 2021 by wbg Theiss.

Debido al gran formato, a los elevados gastos artísticos y editoriales y, en el caso de Vida de María y la Gran Pasión, a los exigentes textos en latín, las ediciones se dirigían principalmente a los amantes del arte cultos y adinerados, como los que Durero conoció en las ciudades y en las cortes del sur de Alemania y de los Países Bajos. A pesar de que la técnica de la xilografía se consideraba inferior a la del grabado en cobre, los Tres Grandes Libros no eran obras de arte "populares", sino de gran calidad, escribe la historiadora del arte Anja Grebe, profesora y directora del Departamento de arte y estudios culturales de la Universidad del Danubio, en Krems, Austria, al presentar una nueva y preciosa reedición de estos libros publicada por la editorial académica wbg-Theiss, de Darmstadt.*

Contactos

Un representante típico del círculo de destinatarios de Durero era el factor portugués João Brandão, en cuya casa el pintor de Núremberg era un invitado frecuente durante su estancia en Amberes. Como factor, Brandão fue jefe del puesto comercial portugués en Amberes desde 1509 hasta aproximadamente 1523 y, por tanto, al mismo tiempo, representante del rey portugués en Flandes.

El "20 de agosto", unas dos semanas después de su llegada a la ciudad, Durero regaló a Brandão una selección de sus obras. Además de los grabados en cobre de gran formato, como Adán y Eva, San Eustaquio, Gran Fortuna (Nemesin) y los Grabados maestros, los portugueses recibieron una serie de grabados de tamaño medio ("medias hojas") con representaciones de santos y escenas bíblicas, tres nuevos grabados de la Virgen ("tres nuevas imágenes de la Virgen"), así como ocho hojas de pequeño formato ("cuartos de hoja"), que no se especifican con detalle en el Diario.

Un niño Jesús

Albrecht Dürer. «Marienleben». © 2021 by wbg Theiss.Albrecht Dürer. «Marienleben». © 2021 by wbg Theiss.

Por otra parte, se enumeran detalladamente las obras de los libros y las series gráficas, entre las que se encuentran, en primer lugar, los Grandes Libros: "tras ellos los tres libros: Vida de la Virgen, Apocalipsis y la Gran Pasión; tras ellos la Pequeña Pasión y la Pasión en Cobre". Además, Durero regaló ein kleines geschniedenes kindlein, probablemente una pequeña escultura, relieve o xilografía que representa al niño Jesús.

Durero cifró el valor total de los regalos en la considerable suma de 5 florines y subrayó que habría dado otro tanto al segundo factor portugués, el "Signory Ruderigo". Éste último, en señal de agradecimiento, obsequió a Agnes Dürer "un pequeño loro verde", para el que ella adquirió una jaula poco después.

Vida y obra

Alberto Durero se había casado con Agnes Frey a la edad de 24 años, después de regresar de su viaje de estudios a la región del Alto Rin, tras su aprendizaje como pintor. En su Crónica familiar, que escribió en 1524 basándose en las notas de su padre, afirma que su progenitor había elegido a la esposa para él. En el texto, del que se conservan varios ejemplares, Durero también informaba sobre su infancia, juventud y educación, además de la historia familiar.

Según el texto, Alberto Durero el Joven nació en Núremberg en 1471 "el día de San Prudencio", el 21 de mayo, como hijo del orfebre Alberto Durero el Viejo (hacia 1427 - 1502). Su padrino fue el impresor Anton Koberger.

Como vástago mayor superviviente de un total de 16 hijos, Alberto el Joven estaba destinado a hacerse cargo del taller de su padre después de asistir a una escuela de escritura y aritmética y de formarse como orfebre, pero a los 13 años cambió por su propia voluntad a Michael Wolgemut como aprendiz de pintor. En el taller de Wolgemut en Núremberg, además de retablos, creó ilustraciones xilográficas para libros, una combinación que sería decisiva para la vida posterior de Durero y la creación de los Tres Grandes Libros.

Viaje de formación

Albrecht Dürer. «Drei große Bücher». © 2021 by wbg Theiss.Albrecht Dürer. «Drei große Bücher». © 2021 by wbg Theiss.

Probablemente, durante el referido viaje de formación el joven amplió sus conocimientos de la técnica del grabado en cobre como otro pilar importante de su obra. Junto con su esposa Agnes, que le apoyó en la gestión de la casa del artista y en las ventas, convirtió el taller de Durero en un centro de producción de pinturas, grabados y libros ilustrados conocido en toda Europa, cuya fama extendió a través de sus viajes a Italia en 1495-1496 y 1505-1507, a los Países Bajos en 1520-1521 y a otras ciudades comerciales y residenciales al norte y al sur de los Alpes.

Aunque el matrimonio no tuvo hijos, todo habla de que Durero apreciaba mucho a su "ama de casa" Agnes. Incluso en vida, Alberto Durero fue considerado un artista excepcional que se asoció a la innovación más que cualquier otro pintor alemán de su época. Se le considera el fundador del Renacimiento en Alemania y el primer artista alemán de fama internacional. Fue el primer artista de Europa que adoptó sistemáticamente el nuevo medio del grabado, creando su propia marca con el famoso monograma "AD". Fue el primer pintor alemán que escribió y publicó libros ilustrados y escritos sobre teoría del arte.

Primer artista con un monumento

Por último, fue el primer artista al que se le erigió un monumento público en Alemania: el monumento a Durero en Núremberg. La colocación de la primera piedra en el 300 aniversario de la muerte de Durero, en abril de 1828, se convirtió en la primera gran fiesta de los artistas de Alemania y en una celebración cultural nacional. Como pintor, dibujante, grabador y editor, Durero hizo fortuna y fue, para los estándares actuales, varias veces millonario. A diferencia de muchos otros artistas, nunca fue olvidado del todo. Las obras de Durero siguen alcanzando los mejores precios en el mercado del arte, y las exposiciones de Durero atraen al público internacional.

Modestos comienzos

Sin embargo, los comienzos de Durero como artista, tras regresar de su viaje formativo en la primavera de 1494, fueron más bien modestos. Llama la atención que, aunque se describía a sí mismo como pintor, desde el principio puso el énfasis de su obra en el grabado. En poco tiempo, el joven artista produjo un primer surtido de xilografías y grabados en cobre, cuya variedad de temas y maestría técnica superaban en muchos aspectos a sus predecesores y colegas en Alemania.

Por ejemplo, fue uno de los pocos artistas alemanes que ofreció grabados con temas antiguos o de inspiración mitológica, como los grabados en cobre La pequeña felicidad (c. 1496) y la xilografía Hércules (c. 1497). Un importante modelo artístico para el joven Durero fue el pintor y grabador del Alto Rin Martin Schongauer (c. 1445/1450 - 1491).

La marca “AD“

Al igual que Schongauer, marcó sus xilografías y grabados en cobre con un monograma, que también trasladó a las pinturas y a muchos dibujos como indicación de autor, calidad y sello de "marca". Sin embargo, el monograma "AD" no hizo de ninguna manera que los grabados de Durero fueran más resistentes a las falsificaciones, como demuestran numerosas copias tempranas con el sello "AD".

Entre ellas se encuentran las copias en cobre de las xilografías de Durero de la Vida de María y de la Gran Pasión, que el grabador italiano Marcantonio Raimondi (ca. 1475 - 1534) realizó incluso antes de las ediciones de los libros, y a las que probablemente Durero aludía airadamente en sus cartas de 1506 desde Venecia a su amigo de Núremberg, el patricio Willibald Pirckheimer (1470 - 1530).

En 1568, el escritor de arte italiano Giorgio Vasari informó en su Vita Marcantonio Raimondi sobre una supuesta denuncia de falsificación de Durero ante el consejo veneciano, por la que el artista de Núremberg sólo consiguió que Raimondi tuviera que retirar el monograma "AD" utilizado falsamente, mientras que su robo de ideas artísticas no fue castigado.

Los Austrias

Albrecht Dürer. «Ehrenpforte» (1517). © Dominio público.  Metropolitan Museum of Art, New York.Albrecht Dürer. «Ehrenpforte» (1517). © Dominio público. Metropolitan Museum of Art, New York.

La importancia de Durero como artista también se ve subrayada por el alto rango de sus mecenas. Como pintor, dibujante y grabador, Durero trabajó para los príncipes seculares y eclesiásticos de su época en Alemania, sobre todo para el emperador Maxiliano I de Habsburgo (1459 – 1519), quien le otorgó asimismo una pensión anual que continuaría abonando más tarde su nieto y sucesor Carlos V (I de España)

Por encargo del emperador realizó, entre otras cosas, la xilografía gigante del Ehrenpforte (1517), diseñó la ventana del coro central de la iglesia mayor de San Sebaldo de Núremberg y decoró el ejemplar preferido del Libro de Oración de Maximiliano I, probablemente destinado al propio emperador, con dibujos marginales coloreados.

Otros nobles

Ya de joven, Durero recibió encargos de retablos y retratos del príncipe elector sajón Federico III, que más tarde sería el mecenas de Martín Lutero y de la Reforma. Pero Durero también trabajó como retratista para su primo, el elector católico de Maguncia y cardenal Alberto de Brandeburgo.

Además de príncipes y nobles, Durero trabajó como pintor y retratista para comerciantes y patricios, tanto en Núremberg como en otras ciudades. Junto con los artistas, los artesanos y los miembros del clero, eran también los principales compradores de sus grabados y libros ilustrados.

Pocos retablos

En comparación con su maestro Michael Wolgemut o su contemporáneo, el pintor de la corte de Wittenberg Lukas Cranach el Viejo, Alberto Durero sólo creó unos pocos retablos en total. Estas obras fueron pintadas en su mayoría en la década posterior a su regreso del primer viaje a Italia en 1496 y en los años siguientes a su regreso del segundo viaje a Italia en 1507.

Entre las primeras obras más importantes se encuentran el Retablo de Paumgartner de Núremberg (c. 1506) y la Virgen del Rosario (1506) de Venecia. Tras su segundo viaje a Italia, Durero realizó la tabla de los Diez mil mártires (1508) para la Colegiata de Wittenberg, el Altar de Heller (1509) y el Cuadro de todos los santos (1511).

Ya en 1508, Durero comentó en su correspondencia con el mecenas del Retablo de Heller, el comerciante de Fráncfort Jakob Heller, que consideraba que el "laborioso pegado", es decir, la aplicación fina de capas de pintura (veladuras), tal como requiere la pintura al óleo, era una "tarea muy difícil". La pintura al óleo es demasiado poco rentable y podría haber ganado un múltiplo en el mismo tiempo de trabajo con el grabado: 

Por lo tanto, esperaré mi grabado [= me dedicaré a la gráfica]. Y si lo hubiera hecho antes, hoy sería 1000 florines más rico, refiere en una carta del 26 de agosto de 1509.

El iniciador

Los años que van de 1496 a 1511 fueron una época de éxito y progreso empresarial y social para Durero, Coronado por la adquisición de la "Casa de Durero" y su admisión en el Gran Consejo de la Ciudad de Núremberg en 1509, estos años también consolidaron la reputación de Durero como el artista alemán más importante e iniciador del arte renacentista en Alemania, reputación que ya se atestigua en los escritos contemporáneos.

Probablemente inspirado por sus viajes a Italia y su entorno humanista, Durero fue uno de los primeros artistas al norte de los Alpes que se preocupó, no sólo de forma práctica sino también teórica, por las cuestiones de la perspectiva y las proporciones humanas como aspectos centrales del arte renacentista y que plasmó sus ideas por escrito. Mientras que la pintura y el grabado se equilibran a grandes rasgos en la obra de Durero hasta 1510-1511, la década que va de 1510 a 1520 se caracteriza por una clara orientación hacia la producción gráfica y del libro.

Obras magistrales

Los llamados "grabados magistrales" de Caballero, muerte y diablo (1513), Jerónimo en meditación y Melancolía (ambos de 1514) entran en este periodo, seguidos en 1517 por la Puerta de Honor para Maximiliano I y numerosos grabados de Vírgenes y santos. En el caso de los libros y las series gráficas, las ediciones impresas en latín de los Tres Grandes Libros y la Pequeña Pasión en 1511 marcaron el inicio.

En 1512 se añadió la serie de la Kupferstichpassion, que, sin embargo, quedó sin texto. Durero no volvió a producir cuadros de mayor tamaño hasta después de su regreso de los Países Bajos en agosto de 1521, incluyendo sus pinturas más grandes, los murales con la Procesión triunfal del emperador Maximiliano I y la Calumnia de Apeles (1521/1522) en el Ayuntamiento de Núremberg.

Caballeros parásitos de la sociedad

Albrecht Dürer. «Ritter, Tod und Teufel» (1513). © Dominio público. National Gallery of Art, Washington D. C.Albrecht Dürer. «Ritter, Tod und Teufel» (1513). © Dominio público. National Gallery of Art, Washington D. C.

Caballero, muerte y diablo es una de las láminas maestras más populares de Durero. Orgulloso y con una completa armadura, un caballero cabalga hacia una imponente fortaleza en forma de castillo. Delante de él hay una calavera con huesos cruzados, y debajo del caballo hay un lagarto que parece haberse secado. La flora parece haber muerto. Las dos figuras de la Muerte y el Diablo se ciernen detrás del caballero con su perro. Dan a la escena irreal la atmósfera de un sueño en el que el tiempo se agota. El caballero a caballo está inspirado en una estatua ecuestre italiana. Durero lo vio durante su viaje a Italia. El grabado extrae su encanto del contraste entre la estatua ecuestre construida y las figuras espeluznantes improvisadas.

Interpretación

La descripción idealista del arte que se suele enseñar en las escuelas gusta de llamar a este grabado "caballero que desafía a la muerte y al diablo". Como si Durero quisiera expresar con ella: "Sé consciente de la mortalidad", un recordatorio intemporal de que todo hombre debe morir una vez. Pero esto falsea la actitud y el mensaje de Durero y desvincula su obra de las circunstancias históricas.

El grabado se dirige en realidad contra la caballería parasitaria en declive, cuyo tiempo se agota, mientras se anuncian los nuevos tiempos. Alberto Durero se oponía a los caballeros que querían conservar su vida parasitaria a costa del pueblo trabajador por todos los medios. Con el cuadro de 1513 nos muestra que tenía un sentimiento de su tiempo, en el que la gran Guerra de los Campesinos de 1525 ya se hacía sentir en los prolegómenos y las batallas preliminares. Durero estaba cerca del pueblo y tomó partido por los sectores progresistas de la burguesía de las ciudades.

Humanismo

Alberto Durero vivió en una época de desarrollo tumultuoso de las fuerzas productivas en la minería y otros ámbitos de la economía. Esto requería nuevos conocimientos científicos sobre la naturaleza y conocimientos aplicables en la práctica. Para ello era necesario liberarse de la tutela espiritual de la Iglesia papal y de su cosmovisión feudal-eclesiástica, anticientífica e inhibidora del progreso. Así, en Europa Central se desarrolló el humanismo, que se centró en el ser humano y su capacidad de reconocer el mundo. Durero contribuyó con su obra artística, con estudios matemáticos, anatómicos y geográficos al conocimiento del mundo y a la difusión de las nuevas ideas.

Murales

Las pinturas murales, que ya estaban dañadas 100 años después de su creación y posteriormente restauradas en varias ocasiones, fueron finalmente destruidas durante la Segunda Guerra Mundial. El último cuadro conocido de Durero, las Imágenes de los Apóstoles (1526), también fue creado para el Ayuntamiento de Núremberg como regalo del artista a su ciudad natal. Mientras que Durero se llamaba a sí mismo y se entendía como pintor sus contemporáneos lo percibían principalmente como grabador. De hecho, fuera de Núremberg, de la Iglesia de los Dominicos de Francfort, de la iglesia del Castillo de Wittenberg y de algunas colecciones principescas, apenas había oportunidades de ver cuadros del maestro.

Estrategia

Pieza enlazada

Por otro lado, Durero se aseguró una temprana distribución internacional de sus obras gráficas a través de innovadores canales de distribución con "sirvientes" especialmente contratados y el apoyo de su esposa Agnes, que le representó en la Feria de Francfort.

Incluso décadas después de la muerte de Durero, el escritor de arte italiano Giorgio Vasari, en sus Biografías de los más famosos arquitectos, escultores y pintores (1568), alabó el virtuosismo y el ingenio sin parangón de las obras de Durero.

Teórico del arte

Sin embargo, la última obra de Durero no fue ni un cuadro ni un grabado, sino un libro: unos meses después de la muerte de Durero, en abril de 1528, se publicó la Proportionslehre (Teoría de la proporción), todavía editada por él, que había escrito él mismo e ilustrado con xilografías como tercera obra de sus escritos teóricos tras la Unterweisung der Messung mit dem Zirkel und Richtscheit (1525) (Instrucciones de medición con compás y regla) y la Festungslehre (1527) (Medición de la sujeción).

Mientras que las reflexiones teóricas sobre el arte de famosos contemporáneos italianos como Leonardo da Vinci no aparecieron impresas hasta la época moderna, Durero editó sus escritos en gran parte durante su vida.

Erasmo de Rotterdam

Su amistad con los humanistas de Núremberg desempeñó un papel importante en la creación de los libros de Durero. El amigo patricio más cercano a Durero, Willibald Pirckheimer, era considerado un erudito de rango europeo, era traductor de textos antiguos y él mismo era autor de escritos humanistas. De varias menciones se deduce que Pirckheimer ayudó al artista, que no estaba familiarizado con el latín, a traducir textos latinos.

Probablemente fomentó el contacto del pintor con importantes humanistas como el "archihumanista" Konrad Celtis, Joachim Camerarius, Benedictus Chelidonius, autor de los textos de La vida de María, La Grande y La Pequeña Pasión, así como con Erasmo de Rotterdam (c. 1466/1469 - 1539), todos ellos relacionados a su manera con la obra de Durero. Así, durante su viaje a los Países Bajos, Durero visitó a Erasmo de Rotterdam, cerca de Bruselas, y dibujó su retrato.

El grabado resultante de Erasmo leyendo (1526) es uno de los retratos académicos más impresionantes de la primera época moderna. Aunque el humanista no se vio retratado con total exactitud hizo, no obstante, un monumento literario a Durero en su Diálogo sobre la correcta pronunciación del habla latina y griega de 1528.

Maestro de lo irrepresentable

En él elogiaba a Durero como "maestro de blanco y negro" que, con su virtuoso manejo de la línea, superaba incluso al famoso pintor antiguo Apeles, ya que también era capaz de representar cosas que en realidad eran irrepresentables, como los sentimientos o la voz: 

Porque mientras Apeles disponía de colores [...] Durero supo [...] expresar todo en un solo color, con líneas negras. Sombra, luz, brillo, protuberancias y depresiones. Y además, representó cada cosa en tres dimensiones, es decir, en más vistas de las que se presentan al ojo del espectador; reprodujo correctamente las proporciones y las relaciones. Sabía cómo reproducir incluso, como se dice, las cosas no imaginables: El fuego, los rayos de luz, las tormentas eléctricas, los relámpagos, los truenos, incluso los juegos de sombras de las nubes en una pared, las naturalezas y los sentimientos, en fin, el alma de los hombres tal como se revela por la apariencia y el porte exteriores, e incluso la voz. Estas cosas las pone delante de nosotros en las líneas más aptas, formaciones negras, de una manera que si se aplicara pintura se destruiría la obra.

Arte en libros

Pieza enlazada

La afirmación de Erasmo de que Durero es el Apeles del blanco y negro se aplica mejor a casi ningún otro grupo de obras que a las xilografías de los Tres Grandes Libros. En las series de gran formato, el artista de Núremberg no sólo explotó todos los medios de la narración pictórica, sino que también entendió cómo transmitir visualmente, como dijo Erasmo de Rotterdam, "cosas que en realidad son irrepresentables", como las emociones, los fenómenos atmosféricos y los sonidos.

Pero Apocalipsis, Vida de María y Gran Pasión no sólo son series gráficas artísticamente rompedoras, sino también obras innovadoras del arte del libro. Para situar mejor los Tres Grandes Libros en la historia del libro, la profesora Anja Grebe echa un vistazo a la obra de Durero como artista del libro y al contexto histórico-librero de las obras.

Agitación de la época

Desde el punto de vista de la historia del libro, los Tres Grandes Libros de Durero fueron creados en una época de agitación. Hacia 1450/1455, la invención de Johannes Gutenberg de la imprenta con tipos móviles inició la lenta sustitución de los manuscritos por los libros impresos, y con ello un cambio fundamental en toda la cultura de la escritura y los libros.

Este proceso no se completó en absoluto durante la vida de Durero. Los libros siguieron siendo (re)producidos en forma de manuscrito, por ejemplo, porque la inversión en la impresión sólo valía la pena una vez producido un cierto número de ejemplares, pero también porque el carácter único de un manuscrito seguía dándole más prestigio que una obra impresa en serie.

Formas mixtas

Albrecht Dürer. «Marienleben». © 2021 by wbg Theiss.Albrecht Dürer. «Marienleben». © 2021 by wbg Theiss.

Típico del periodo de agitación fue la abundancia de formas mixtas que intentaban trascender los límites de uno u otro medio. Los libros impresos se coloreaban a mano, por ejemplo, o se insertaban cuadros y adornos pintados a mano en lugar de ilustraciones xilográficas. En algunos casos, incluso los libros impresos se "tradujeron" de nuevo a un manuscrito o se combinaron impresiones coloreadas con un texto manuscrito.

Algunas copias de los Grandes Libros de Durero también se convirtieron en ejemplares únicos representativos de esta manera en el siglo XVI. Por otra parte, por lo que se sabe, el propio Durero nunca alteró el carácter en blanco y negro de sus libros, alabados por Erasmo, añadiendo color. Sin embargo, estuvo en estrecho contacto con los iluminadores de Núremberg y participó como dibujante en el Libro de oraciones del emperador Maximiliano I, uno de los proyectos de libros más ambiciosos de la época.

Precisión en dibujos

Sus dibujos marginales en el Libro de oraciones de Maximiliano I demuestran la precisión con la que trató el libro en sus diversas manifestaciones mediales y las posibilidades de la imagen en el libro. La obra impresa encargada por el emperador Maximiliano I es un libro de oraciones de gran formato que se produjo en Augsburgo en 1513 y que probablemente estaba destinado a ser un regalo para príncipes y seguidores. Los tipos de impresión especialmente diseñados se cortaron de tal manera que se asemejaban a un típico escrito de cancillería de la época, por lo que a primera vista el libro parecía un manuscrito.

El carácter de manuscrito de algunos ejemplares se reforzaba aún más imprimiendo en vitela, así como lineando y decorando individualmente a mano. Uno de estos ejemplares especiales es el que se distribuye hoy entre la Bayerische Staatsbibliothek de Múnich y la Bibliothèque Municipale de Besançon, probablemente destinado al propio emperador, con dibujos marginales de famosos pintores alemanes -además de Alberto Durero, entre otros Lukas Cranach, Hans Burgkmair y Albrecht Altdorfer.

Al hojear las páginas del Libro de Oración, uno se da cuenta de lo mucho que Durero se adhirió al principio de estructuración de la iluminación de los libros medievales como señalizador visual de lectura para marcar las secciones importantes del texto. Sin embargo, en el diseño artístico de los dibujos marginales se tomó todas las libertades. Figuras y ornamentos lúdicos y aparentemente disparatados se entremezclan con las representaciones de los santos a los que se dirigen las distintas oraciones. Pueden remontarse en parte al antiguo simbolismo secreto de los jeroglíficos, que era muy apreciado en los círculos humanistas, aunque son predominantemente invenciones libres de Durero.

Notas

Anja Grebe, «Albrecht Dürer. Drei große Bücher. Marienleben - Große Passion - Apokalypse», Darmstadt: wbg-Theiss, 2020, 128 Seiten, 100 Illustrationen, farbig. ISBN 978-3-534-27237-2

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.