Musicología

Arditti y Bottesini en La Habana

1. La temporada 1846-47. La fiesta de los gitanos

Antonio Gómez Sotolongo
viernes, 7 de mayo de 2021
Federico Mialhe, Teatro de Tacón (ca 1840) © Dominio público Federico Mialhe, Teatro de Tacón (ca 1840) © Dominio público
0,0066706

Pieza enlazada

Pieza enlazada

Los textos que he conocido, y los maestros que me dieron clases de Historia del Contrabajo, aseguran que el Gran Dúo Concertante para contrabajo, violín y orquesta, de Giovanni Bottesini (1821-1889), se dio a conocer en Londres en 1851, y que el autor lo arregló en colaboración con el violinista Ernesto Camilo Sivori (1815-1894), basado en el primer Gran Dúo Concertante escrito para dos contrabajos.*

Sin embargo, leyendo las crónicas del Diario de la Marina que documentan el paso del contrabajista por La Habana, descubrí que una obra con ese título fue interpretada, al menos tres veces, por Bottesini y Luigi Arditi (1822-1903) en el Teatro de Tacón más de un lustro antes del presunto estreno en Londres y más de tres décadas antes de que una obra con ese título fuera publicada en París por su autor.


Antonio Carniti y Cesare Lisei, «In memoria di Giovanni Bottesini». © 1996 by Editrice Turris.Antonio Carniti y Cesare Lisei, «In memoria di Giovanni Bottesini». © 1996 by Editrice Turris.

Las Memorias de Arditi* y la biografía de Bottesini de Antonio Carniti,* no aportan datos acerca del hecho, y la historiografía referida a esa época en las vidas de Bottesini y Arditi solo recoge el dato del estreno de una "ópera" de cada uno de ellos en 1848 en el Tacón.

Para esta investigación he utilizado la colección del Diario de la Marina que está disponible en la Biblioteca Digital del Caribe.* Haré referencia al catálogo que Arditi anotó en sus Reminiscencias y a la Lista de Composiciones de Giovanni Bottesini que aparece publicada en Wikipedia.

El entusiasmo juvenil de Bottesini y Arditi, y los designios de la providencia

Giovanni Bottesini estudió en el Conservatorio de Milán entre los años 1837 y 1841, época en la que conoció a Arditi* y escribió al menos tres dúos para contrabajo dedicados a su profesor Luigi Rossi. Al terminar sus estudios realizó giras de conciertos, en las que tocó a solo y a dúo con Arditi, y, entre muchos otros eventos importantes, tocaron en las festividades por la coronación del Emperador Fernando I (1793-1875) en la corte de Austria.*

Fueron tantos los éxitos del dúo, que cincuenta años después Arditi diría en sus Reminiscencias que 

Su entusiasmo juvenil por los triunfos, le habían decidido a viajar a Inglaterra con su viejo amigo y compañero (Bottesini) para tocar conciertos y óperas.*

Luigi Arditi, «My Reminiscenses». © 2013 by TheClassics.us.Luigi Arditi, «My Reminiscenses». © 2013 by TheClassics.us.

Pero antes de materializar sus deseos la providencia dio un paso hacia adelante, y en una cena a la que habían sido invitados por el duque Antonio Litta, en Milán, para celebrar la partida a Inglaterra, se encontraron con Federico Badiali, segundo tenor y director de escena de la compañía italiana que se presentaba en el Principal de La Habana y agente del empresario del Teatro Tacón, don Francisco Marty y Torrens,* quien les hizo una excelente propuesta para realizar una larga gira de conciertos y óperas que comenzando en La Habana continuaría por otras partes del Nuevo Mundo, y, no pudiéndose resistir a aquella oferta, renunciaron a sus aventuras en Londres, y con una copa de vino cerraron sus compromisos con el agente Badiali.

Después de una travesía de 60 días desde el puerto de Génova, el día 3 de noviembre de 1846 llegó al puerto de La Habana el bergantín Annibale,* y con él la compañía de ópera que el empresario Francisco Marty y Torrens había contratado para que se presentara en los teatros de la capital; sin embargo, los vientos del huracán que asoló la capital el día 10 de octubre, derribaron el teatro Principal, por lo que, 

el campo más vasto que los artistas tenían para lucir sus talentos, con provecho del público y de la Empresa, era el Gran Teatro de Tacón.*

Temporada 1846-1847 de la compañía lírica del Teatro Tacón (18 nov. 1846 - 20 mar. 1847)

Con aquella compañía llegaron a La Habana el contrabajista Juan Bottesini, un joven de 25 años que estaba señalado en el listado del elenco como primer contrabajo al cémbalo y Luis Arditi, de 24 años, señalado como primer violín y director.* Debutaron el 18 de noviembre de 1846 con el estreno en Cuba de la ópera Ernani, de Verdi,* una puesta en escena que fue detallada en una extensa y enjundiosa crónica,* en la que aparecieron, además de los nombres de los solistas, los de Bottesini y Arditi:

La orquesta merece una mención particular por lo bien que ha acompañado. Su director, el señor Arditi, demuestra mucha inteligencia, mucha viveza y práctica en su puesto; […]. Dícese que el señor Bottesini, contrabajo 1º al cémbalo, es una habilidad en su instrumento; desearíamos poder admirar a este individuo juntamente con el señor Arditi, concertista, además de director.

Al mes siguiente, el mismo periódico anunció en su edición del 27 de diciembre de 1846 lo siguiente:

6ª función del 2º abono -¡¡¡BOTTESINI y ARDITI!!! Deseando el empresario complacer a los Sres. abonados en particular y al público en general, ha dispuesto la salida de estos dos eminentes concertistas […] el domingo 27 del actual en cuya noche se presentarán por primera vez y ejecutarán el gran dúo de bravura titulado
FIESTA DE LOS GITANOS,
en la cual el Sr. Bottesini y Arditi manifestarán la gran agilidad y bravura en dichos instrumentos; […] Para principio está la famosa ópera seria del célebre maestro Pacini titulada:
SAPHO.
[…]; concluido el segundo acto se presentarán en la escena los señores Bottesini y Arditi a ejecutar:
EL GRAN DÚO CONCERTANTE,
en el contrabajo y violín, composición de estos profesores a cuya pieza han dado el nombre de La fiesta de los gitanos. […].
Y en su edición del día 28 anunció también que el día 29 de diciembre, en la 7ª función del 2º abono, después del segundo acto de la ópera Safo, de Giovanni Pacini, se presentarían Bottesini y Arditi con el Gran Dúo Concertante o la Fiesta de los Gitanos.

De estas dos presentaciones no he podido encontrar las crónicas que pudieran documentar la verificación de estos espectáculos, es posible que hayan aparecido en los números que por algún motivo no están en la Biblioteca Digital del Caribe, pero es curioso también que ni Arditi ni Antonio Carniti mencionen estas dos presentaciones del Gran Dúo Concertante en el Gran Teatro de Tacón los días 27 y 29 de diciembre de 1846, que volvieron a tocar al año siguiente en el teatro del Parque y en Tabernáculo en New York, como se verá más adelante.

A pesar de que en la colección de la Biblioteca Digital del Caribe no existen las crónicas de esos dos conciertos, se conserva un extenso artículo bajo el título: Curiosidades Teatrales, publicado en el Diario de la Marina el 28 de marzo de 1847, en el que se registra minuciosamente todo lo acontecido durante la temporada de ópera 46-47, y, entre estos detalles, se anotan dos líneas que documentan que el Gran Dúo Concertante se ejecutó, no dos, sino tres veces:

Los señores Arditi y Bottesini, director y contrabajo de la orquesta, han tocado dúos concertantes, dos veces en la ópera Safo y una en el Moisés. […].

Además, se menciona una sinfonía de Bottesini, de la cual no encontré otra noticia:

Por último, el señor Bottesini ha hecho ejecutar a la orquesta una sinfonía de su composición.

La compañía italiana del Tacón se va al Norte en el verano de 1847

Esa temporada terminó el 20 de marzo de 1847,* y poco después la compañía viajó a los Estados Unidos para presentarse en varias ciudades, y de allá continuaron llegando noticias al Diario de la Marina.

[…] tomamos de los periódicos de Nueva-Orleans algunas noticias recibidas por estos de Nueva York, en las que vemos un juicio sumamente favorable del éxito que lograron aquellos artistas en tres funciones verificadas en el teatro del Parque y en el Tabernáculo. […]
No menos elogios tributaron a la orquesta; y hablando del concierto que dio la compañía en el Tabernáculo, y en el cual parece que tocó el contrabajo Bottesini, le llaman el mejor de cuantos habían visitado las Américas, y un corresponsal del Picayune le considera superior a Dragonetti y a Casolani.*

Bottesini y Arditi volvieron a ser noticia en el Diario de la Marina, que insertó las notas publicadas por el Correo de los Estados Unidos, en las que se mencionan la presentación de Ernani en el teatro del Parque de Nueva York y el concierto de Bottesini y Arditi en el Tabernáculo:

[…] Vamos a resumir en pocas palabras lo que opinamos del señor Bottesini: es uno de los artistas más sorprendentes que hemos oído, incluso Paganini. […] No puede tenerse una idea de la ejecución y melodía con que ejecuta el señor Bottesini el dúo de contrabajo y violín sobre el prólogo de Lucrecia Borgia,* y, sobre todo, en la Fiesta de los Gitanos. Estas piezas están llenas de arpegios diabólicos y de armonías milagrosas. Se encuentra todo en este contrabajo encantado; violín, violoncello, viola, flauta, voz humana; es un himno mitad celeste y mitad infernal, mezclado de gritos del alma, risas, llantos y rechinamientos de dientes. […]
El señor Bottesini ha tenido un auxiliar digno de él en el Sr. Arditi, su colaborador en la composición de las dos piezas que hemos enunciado. El Sr. Arditi es un violinista muy notable, lleno de fuego, fuerza y rasgos.
En el mismo periódico leemos lo siguiente:
 […] El concierto dado por los Sres. Bottesini y Arditi atrajo una concurrencia inmensa. El primero fue colmado de aplausos en una fantasía de su composición, sobre temas de la Beatrice di Tenda,*  llena de originalidad, y los dos brillantes instrumentistas han excitado un entusiasmo imposible de describir, dícennos, en el duetto de la Fiesta de los gitanos que tuvimos nosotros el gusto de oír en el Tabernáculo.*

Un mes después, se puede leer lo siguiente en el Diario de la Marina

Leemos en el Courrier des Etats Unis del 22 del pasado (mayo):
La compañía habanera en Boston. […] Lo que sí comprendemos fácilmente es el éxito creciente de los instrumentistas Bottesini y Arditi. El segundo concierto que dieron atrajo una concurrencia mucho mayor que la primera. Arditi causó esa vez, dicen, no menos entusiasmo que Bottesini, en una pieza de su composición, titulada los Sonetos de Amor,* que ejecutó en la cuarta cuerda, imitando la voz temblorosa de una sexagenaria, el sonido de la flauta, del clarinete y otros instrumentos.*

Pocos días después nos enteramos por el DM de las nuevas hazañas de nuestra compañía italiana en su gira por los Estados Unidos:

Después de la ópera, (Ernani) cantará toda la compañía un himno, escrito en español para esta función por el Sr. Villarino, y cuya música será de los Sres. Bottesini y Arditi.*

Y se vuelve a mencionar que Bottesini y Arditi interpretaron el «gran dúo», aunque esta vez no aparece en el título la palabra: «concertante», pero indudablemente, por el subtítulo, se refiere a la misma obra:

[…] la tercera y última representación de la ópera de Verdi (I due Foscari) tendrá efecto hoy sábado. En el primer acto, Bottesini, este grande e incomparable artista, y Arditi, el hábil violín, ejecutarán el gran duo de La Fiesta de los Gitanos, que con tanto gusto aplaudimos en el Tabernáculo.*

Pieza enlazada

El Diario de la Marina continúa su seguimiento de la gira norteamericana un mes después:

En el último número del Correo de los Estados Unidos, después de algunas líneas dedicadas a la tercera representación de La Sonámbula, en cuyos intermedios tocaron los Sres. Arditi y Bottesini, leemos lo siguiente que nos complacemos en reproducir.
Las campanillas de amor,* de Arditi, son una de las composiciones más lindas que hemos oído hace mucho tiempo. La idea es hermana de la que inspiró a Paganini la Campanilla, y a pesar de lo difícil de hacer nada nuevo, nada bueno al lado de esta pintoresca composición, Arditi ha sabido dar cima a tamaña empresa. […] Pero no prodiguemos mucho las fórmulas del elogio, porque ¿dónde encontraremos luego palabras para hacer a Bottesini la justicia que también se merece, para pintar sus rasgos de fuerza, los milagros que ejecuta en sus variaciones sobre el aire popular del Quick steep?* El talento de Bottesini es uno de aquellos para quienes no es recompensa bastante el elogio, porque es superior a él. Ese talento, lo decimos con convicción, está llamado a hacer época en la historia del arte. Es en efecto más maravilloso quizá que el de Paganini en atención a las dificultades comparativas de los dos instrumentos.*
Notas

1. Gaspare Nelo Vetro, "Elenco delle composizioni e delle edizioni", p 194, en Antonio Carniti y Cesare Lisei, ed., «In memoria di Giovanni Bottesini», Parma: Editrice Turris, Centro Studi e Ricerche dell'Universita degli Studi di Parma, 1989. ISBN 978-8879291330.

2. Luigi Arditi, «My Reminiscenses», edited and compiled whit introduction and notes by the Baroness von Zedlitz, Second Edition. London: Skeffington and Son, 1896.

3. Antonio Carniti y Cesare Lisei, ed., «In memoria di Giovanni Bottesini», Parma: Editrice Turris, Centro Studi e Ricerche dell'Universita degli Studi di Parma, 1989. ISBN 978-8879291330.

4. Por ser esta la fuente principal y por haberla utilizado casi un centenar de veces, anotaré solamente las fechas, y en caso de referirme a otra fuente lo especificaré debidamente, también anotaré el año solo en la primera cita correspondiente al periodo.

5. Antonio Carniti y Cesare Lisei, ed., «In memoria di Giovanni Bottesini», Parma: Editrice Turris, Centro Studi e Ricerche dell'Universita degli Studi di Parma, 1989. ISBN 978-8879291330.

6. Antonio Carniti y Cesare Lisei, ed., «In memoria di Giovanni Bottesini», Parma: Editrice Turris, Centro Studi e Ricerche dell'Universita degli Studi di Parma, 1989. ISBN 978-8879291330.

7. Antonio Carniti y Cesare Lisei, ed., «In memoria di Giovanni Bottesini», Parma: Editrice Turris, Centro Studi e Ricerche dell'Universita degli Studi di Parma, 1989. ISBN 978-8879291330.

8. «Diario de la Marina» 30 de noviembre de 1845

9. «Diario de la Marina» 4 de noviembre de 1846

10. «Diario de la Marina» 4 de noviembre de 1846

11. «Diario de la Marina» 6 de noviembre de 1846

12. «Diario de la Marina» 18 de noviembre de 1846

13. «Diario de la Marina» 22 de noviembre de 1846

14. «Diario de la Marina» 20 de marzo de 1847

15. «Diario de la Marina» 7 de mayo de 1847

16. «Fantasía Lucrezia Borgia, para violín y piano», en Luigi Arditi, «My Reminiscenses», edited and compiled whit introduction and notes by the Baroness von Zedlitz, Second Edition. London: Skeffington and Son, 1896, pp 323-328.

17. «Fantasía Beatrice di Tenda de Bellini» en Gaspare Nelo Vetro, "Elenco delle composizioni e delle edizioni", pp 165-184, en Antonio Carniti y Cesare Lisei, ed., «In memoria di Giovanni Bottesini», Parma: Editrice Turris, Centro Studi e Ricerche dell'Universita degli Studi di Parma, 1989. ISBN 978-8879291330.

18. «Diario de la Marina» 26 de mayo de 1874

19. «Les Sonnettes D`Amour, Scherzo para violín» en Luigi Arditi, «My Reminiscenses», edited and compiled whit introduction and notes by the Baroness von Zedlitz, Second Edition. London: Skeffington and Son, 1896, pp 323-328.

20. «Diario de la Marina» 22 de junio de 1874

21. «Diario de la Marina» 26 de junio de 1874

22. «Diario de la Marina» 26 de junio de 1874

23. La obra «Las campanillas de amor» no es mencionada en Luigi Arditi, «My Reminiscenses», edited and compiled whit introduction and notes by the Baroness von Zedlitz, Second Edition. London: Skeffington and Son, 1896, pp 323-328.

24. La obra «Quick steep» no es mencionada en Gaspare Nelo Vetro, "Elenco delle composizioni e delle edizioni", p 194, en Antonio Carniti y Cesare Lisei, ed., «In memoria di Giovanni Bottesini», Parma: Editrice Turris, Centro Studi e Ricerche dell'Universita degli Studi di Parma, 1989. ISBN 978-8879291330.

25. «Diario de la Marina» 28 de julio de 1874

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.
J.G. Messerschmidt
09/05/2021 20:56:34

INTERESANTÍSIMO. SÓLO UNA INSIGNIFICANTE OBJECIÓN O CORRECCIÓN. Un artículo verdaderamente interesantísimo en el que, sin embargo, hay una pequeña imprecisión cronológica y geográfica, debida no al autor, sino a una de sus fuentes (Carniti y Lisei). Muy difícilmente pudieron Arditi y Bottesini participar en las festividades de la coronación de Fernando I en Viena, pues esa coronación nunca tuvo lugar. Hubo sólo un acto que podríamos llamar de toma de posesión, pero nada más. Es posible que hubiera festividades, pero igualmente es muy difícil que Arditi y Bottesini actuaran juntos en ellas, pues Fernando I accedió al trono imperial de Austria en 1835 (desde 1830 era Rey de Hungría), es decir antes de que ambos compositores llegaran a conocerse, si es verdad que lo hicieron entre 1837 y 1841. Donde sí hubo sendas coronaciones fue en Presburgo (hoy Bratislava) y en Praga, pero de nuevo demasiado pronto, respectivamente en 1830 y 1836. Lo más probable es la participación de Bottesini y Arditi en las festividades por la coronación de Frenando como Rey de Lombardía y Venecia, acaecida en Milán en 1838 (para todos estos datos se puede consultar K. A. Schirmer: Ferdinand I, Kaiser von Oesterreich, Wien 1849).Tanto geográfica como cronológicamente parece lo más plausible. Sin embargo, para tener total seguridad habría que consultar las crónicas milanesas acerca de este acontecimiento.

Denunciar abuso