Recensiones bibliográficas

Dürer, Albrecht

550 años de Alberto Durero (II)

Juan Carlos Tellechea
viernes, 7 de mayo de 2021
Albrecht Dürer. Drei große Bücher. © 2020 by wvg Verlag Albrecht Dürer. Drei große Bücher. © 2020 by wvg Verlag
0,0026991

El pintor, artista gráfico, matemático y teórico del arte Alberto Durero, nacido hace más de medio milenio, el 21 de mayo de 1471 en Núremberg, sigue siendo considerado uno de los artistas más importantes e influyentes del Renacimiento alemán.

Sus óleos, grabados en cobre y madera se conservan en los principales museos de arte del mundo, entre ellos en el del Prado, de Madrid. Los ciclos de xilografías de sus tres libros Marienleben, Große Passion y Apokalypse se consideran el punto culminante de los grabados de su época.

Este magnífico volumen, reeditado ahora por wbg-Theiss, de Darmstadt y comentado por la historiadora de arte Anja Grebe, profesora y directora del Departamento de arte e historia cultural de la Universidad del Danubio, en Krems, Austria, no solo contiene todas las imágenes de las tres obras de Durero, sino que mantiene el gran formato de la edición original de 1511.*

Las xilografías de Durero que representan las escenas centrales de la fe cristiana son tan monumentales como sus pinturas. El artista creó los gráficos para los tres libros Apocalipsis, Vida de María y Pasión, así como el diseño del libro.

Forma hemafrodita

Es muy probable que los dibujos marginales de filigrana no hayan sido concebidos como dibujos preparatorios para xilografías, como se ha supuesto en varias ocasiones para los grabados en madera, afirma la profesora Grebe. La idea de la pieza única es más bien el concepto estético fundamental del "Libro de Oración" diseñado por Durero para el emperador Maximiliano I de Habsburgo, el abuelo de Carlos I de España, quien le sucedió a su muerte en 1519 al frente del Sacro Imperio Romano Germánico como Carlos V.

En su forma hermafrodita entre el manuscrito y el libro impreso, es un ejemplo de la agitación en la historia del libro como medio, en la que Durero desempeñó un papel artístico decisivo con sus obras. 

En el caso del "Libro de oraciones del emperador Maximiliano I", Alberto Durero sólo intervino como ilustrador, aunque de forma inusual y muy reflexiva. En sus propias ediciones de libros, en cambio, tuvo una influencia mucho más amplia en la forma general de las obras. (Anja Grebe)

Poco investigado

Pieza enlazada

Lo que hasta ahora se ha abordado poco en la investigación sobre Durero: Alberto Durero fue uno de los principales artistas del libro de su época. En los Tres grandes libros, Durero aparece como ilustrador, diseñador de libros y editor, y en sus tres escritos teóricos sobre el arte (Unterweisung der Messung, Befestigungslehre, Proportionslehre), publicados entre 1525 y 1528, aparece incluso adicionalmente como autor.

El trasfondo histórico-librístico de su primer proyecto "importante", el Apocalipsis de 1498, muestra hasta qué punto Durero se había ocupado de las tradiciones manuscritas del libro en la Edad Media y de las nuevas posibilidades de la imprenta y las había convertido en la base de la concepción de sus obras.


Beato de Liébana

Alberto Durero, «Los cuatro jinetes del Apocalipsis». © Dominio público.Alberto Durero, «Los cuatro jinetes del Apocalipsis». © Dominio público.

Ya con la elección del tema retomó una tradición centenaria de estos libros. Así, el Apocalipsis como uno de los pocos libros bíblicos junto al Salterio del Antiguo Testamento y los Evangelios del Nuevo Testamento se copiaba como un libro independiente desde muy pronto; en el caso del Apocalipsis del Beato de Liébana, alrededor del siglo X, y a menudo estaba magníficamente iluminado. 

En cuanto al diseño, Durero se inclinó más por la tradición de los manuscritos medievales que por las ediciones bíblicas ilustradas de la época de los incunables, sobre todo por las imágenes de gran formato.

Su padrino

Si bien utilizó como inspiración para sus composiciones los grabados en madera de los Apocalipsis de la Biblia de Colonia de 1478 y de la Biblia alemana de Anton Koberger de 1483, predominan las creaciones de Durero con su riqueza de detalles y su dramático realismo, en comparación los más antiguos. Las obras de Durero debieron ser una revelación para sus contemporáneos. 

En cuanto al formato y la decoración, las ediciones de los Apocalipsis son la continuación de las obras del grabado de Núremberg de la década de 1490, ilustradas con xilografías de gran formato y publicadas por la imprenta de su padrino Anton Koberger.

Meditaciones

Michel Wolgemut, Stephan Fridolin, Anton Koberger, «La traición de Cristo» en «De Der schatzbehalter oder schrein der wahren reichthumer des heils und der ewigen seligkeit» (1491). © by Museum of New Zealand Te Papa Tongarewa.Michel Wolgemut, Stephan Fridolin, Anton Koberger, «La traición de Cristo» en «De Der schatzbehalter oder schrein der wahren reichthumer des heils und der ewigen seligkeit» (1491). © by Museum of New Zealand Te Papa Tongarewa.

Además de la Schedelsche Weltchronik, que se publicó en edición latina en 1493 y en edición alemana a principios de 1494, el segundo proyecto de libro en formato folio es el libro de meditaciones sobre la vida, escrito por el franciscano Stephan Fridolin que solo se publicó en alemán bajo el título de Der Schatzbehalter oder Schrein der wahren Reichtümer des Heils und der ewigen Seeligkeit genannt (El guardián del tesoro o santuario de las verdaderas riquezas de la salvación y de la dicha eterna). 

Las ilustraciones xilográficas de ambos proyectos de libros se atribuyen al taller de Wolgemut, aunque no se pueden identificar con certeza los nombres de los artistas individuales. La participación de Durero en las ilustraciones, de la que se sospecha repetidamente, tampoco puede demostrarse. Durante el periodo en cuestión, entre 1491 y 1494, el joven Durero estaba de viaje.

Estudio de obras

Aunque no hubiera participado directamente en la creación de los volúmenes, es evidente que estudió detenidamente los libros terminados y los tomó como modelo para sus propias producciones. Parece que le ayudó a realizarlo su padrino Koberger.

Una comparación de los tipos de letra revela la gran similitud de los tipos del Apocalipsis con los de la Schedelsche Weltchronik. El taller de Koberger era uno de los mayores talleres de impresión del Sacro Imperio Romano Germánico a finales del siglo XV. Evidentemente, Koberger proporcionó a su ahijado no sólo su material tipográfico, sino posiblemente también sus imprentas; sin embargo, según el colofón, el propio Durero siguió siendo el editor.

Diferencias

A pesar de los numerosos paralelismos con los Grandes Libros de Durero, el Schatzbehalter y la Weltchronik son, en última instancia, libros ilustrados en los que las imágenes están subordinadas a los textos. Esto también queda claro por la ausencia de cualquier indicación del nombre del artista en las páginas del título o en las xilografías. En el Apocalipsis de Durero, en cambio, la imagen y el texto no sólo están al mismo nivel en términos de diseño, ya que cada uno llena la página, sino que, con vistas a la doble página, las imágenes ocupan incluso la posición visualmente más importante. las imágenes incluso toman el lado derecho, ópticamente más importante y más pesado.

Apocalipsis

Al hojearlo, lo primero que llama la atención es la imagen. El movimiento de pasar la página y, por tanto, la sucesiva "revelación" del acontecimiento apocalíptico puede determinarse como una idea básica esencial en el diseño del libro de Durero. También adoptó este modelo de diseño para sus posteriores ediciones de libros. Hace tiempo que se discute hasta qué punto el propio Durero se encargó de la ejecución de sus diseños pictóricos en la xilografía. Por lo general, los artesanos especializados, los llamados cortadores de formas, se encargaban de cortar los bloques de madera, que trabajaban según los dibujos de diseño ("Rissen") aplicados lateralmente al bloque de madera.

 Hay pruebas de que Durero trabajó con el grabador de Núremberg Hieronymus Andreae en la xilografía gigante de Ehrenpforte (1517). No hay pruebas correspondientes a los primeros trabajos. Sin embargo, hay muchos indicios de que Durero siguió el proceso de producción habitual en Núremberg para sus xilografías y también trabajó con grabadores locales para sus primeros proyectos de libros.

Los Tres grandes libros

En 1511, Durero publicó sus principales obras en el arte de la xilografía y el libro ilustrado con las ediciones latinas (nuevas) de la Vida de María, la Gran Pasión y el Apocalipsis. Los denominados Tres libros o Grandes libros de este autor se caracterizan por un formato y una maquetación similares en folio, un diseño de título similar, xilografías a toda página y un texto en latín.

Mientras que Durero sólo diseñó una nueva portada para la nueva edición en latín del Apocalipsis, que se publicó por primera vez en 1498, para los otros dos libros fueron necesarias ampliaciones de la serie de imágenes. Aunque es de suponer que la mayoría de las xilografías de la Gran Pasión ya estaban disponibles desde 1498/1499 y la mayor parte de las planchas de la Vida de María ya antes de su partida a Venecia en 1505, en ambas series faltaban algunas escenas decisivas para que los ciclos pictóricos parecieran completos.

Inversión financiera

Además, el diseño debía coordinarse con la poesía del humanista de Núremberg Benedictus Chelidonius. Debido a su formato en folio, los Tres Grandes Libros representaban ya una gran inversión financiera. De acuerdo con el colofón, que es similar en las tres ediciones de 1511, Durero publicó los libros él mismo. Esto significaba que él mismo tenía que adelantar los costes de los materiales y la producción, especialmente el papel, la composición tipográfica y la impresión, y asumir el riesgo financiero de un posible fracaso.

Advertencia a los plagiarios

No se sabe hasta qué punto tuvo que pagar al autor de los textos de La Vida de María y La Gran Pasión, Benedictus Chelidonius, una cuota por sus textos o le "pagó" en copias, por ejemplo. Probablemente advertido por las primeras impresiones piratas del Apocalipsis que Hieronymus Greff había sacado en Estrasburgo en 1502, Durero añadió un privilegio imperial al final de las ediciones de 1511, en el que, según las costumbres de la época, hacía referencia a sus derechos de autor y, al igual que con el privilegio de la Vida de María, advertía a todos los plagiarios y especialmente a los falsificadores de las consecuencias de las reimpresiones no autorizadas: 

¡Ay de ti, ladrón traicionero del trabajo y del espíritu ajeno; guárdate de poner una mano descuidada en esta nuestra obra!
Pues sabed que el glorioso emperador de los romanos, Maximiliano, nos ha concedido que nadie se atreva a reimprimir estas imágenes con tacos de madera falsos, ni a venderlas impresas dentro de las fronteras del Imperio. Si actúan contra ellos por desprecio o avaricia criminal, sepan con certeza que deben esperar la confiscación de sus bienes y el mayor peligro.

Su advertencia a los insidiosos ladrones del trabajo ajeno y de las mentes ajenas parece haber tenido cierto éxito: Al menos como obras de libro, las ediciones de los Tres Grandes Libros no se reprodujeron en vida de Durero; sin embargo, contra las copias y recreaciones de xilografías individuales, el privilegio no ofrecía ninguna protección.

A los amantes de las artes

El hecho de que Durero reeditara el Apocalipsis, que había publicado inicialmente en 1498 en una edición alemana y otra latina, solo en la edición latina y dotara además a los otros dos libros de un sofisticado texto en latín, apunta al círculo de destinatarios de sus obras, que eran amantes del arte con un alto nivel de educación y riqueza, así como con intereses humanistas.

Durero quería llegar a este público en toda Europa, lo que estaba garantizado, entre otras cosas, por la elección del latín como lingua franca internacional. Mientras que Durero conservó el tipo de letra de la primera edición en el caso del Apocalipsis 1511, Para los otros dos libros eligió probablemente de forma deliberada el Antiqualettern, que presumiblemente había sido puesto a su disposición por el impresor Hieronymus Höltzel, activo en Núremberg desde 1499 y que también publicó la Pequeña Pasión con xilografías de Durero y poemas de Chelidonius en 1511.

Estrategia

Se desconoce hasta qué punto funcionó la estrategia de ventas de Durero y cuál fue el volumen de las ediciones y la distribución de los libros. Sin embargo, las numerosas xilografías individuales con texto en el reverso, que obviamente proceden de copias recortadas de los libros, indican una edición relativamente alta y una amplia distribución de los Grandes Libros.

No solo el lenguaje y el tipo de letra, sino también los textos de Marienleben y Großer Passion hablan de un público culto. El autor fue el monje benedictino de Núremberg Benedictus Chelidonius (c. 1460 - 1521), que se cuenta entre los principales representantes del llamado humanismo monástico en Núremberg.

Humanistas

Poco se sabe de la vida de Benedictus Chelidonius (golondrina en griego). Se supone que ingresó en el monasterio de San Egidio de Núremberg hacia 1485 y que se trasladó al Schottenstift (Abadía Benedictina de Nuestra Señora de los Escoceses) de Viena hacia 1514/1515, donde se convirtió en abad en 1518. Como autor, se dio a conocer no solo por sus textos sobre la Vida de María y la Gran Pasión, sino también por el drama escolar Voluptatis cum Virtute disceptatio (Disputa de la lujuria con la virtud), dedicado al posterior emperador Carlos V, que se representó e imprimió en Viena en 1515.

Literariamente, orientó su trabajo predominantemente en fuentes antiguas, lo que no era nada inusual en la época. Así, recopiló sus poemas sobre la vida de María y la Pasión de Cristo en gran parte a partir de diversas fuentes antiguas, que indicó al menos sumariamente en la Vida de María y meticulosamente al margen en la Gran Pasión.

El Olimpo y Zeus

Las fuentes textuales abarcan un periodo que va desde la Antigüedad tardía hasta los autores italianos del siglo XV, cercanos al humanismo, como demuestran sus numerosas referencias a la mitología antigua, por ejemplo cuando se refieren al cielo como Olimpo y a Dios Padre como Zeus (el origen etimológico de la palabra dios).

En Núremberg, Chelidonius, que también se autodenominaba Musophilus (amigo de las Musas), estuvo en contacto con importantes representantes del humanismo que también pertenecían al círculo de conocidos de Alberto Durero, como Konrad Celtis y Willibald Pirckheimer.

El origen

La cuestión de quién fue realmente el iniciador de los Tres Grandes Libros sigue siendo discutida hoy en día. Mientras que en el caso del Apocalipsis se trata sin duda del propio Durero, una respuesta clara es más difícil en el caso de la Vida de la Virgen y la Gran Pasión. Benedictus Chelidonius, por ejemplo, era conocido más allá de las fronteras de Núremberg y ya había participado en proyectos de libros antes de su cooperación con Durero.

Por lo tanto, es concebible que él mismo se haya dirigido al artista con la oferta de los proyectos de libros. La denominación de las páginas de los títulos tampoco está del todo clara. Mientras que en el caso de la Vida de María se nombra primero a Alberto Durero y la formulación "provista de versos de Chelidonio" hace que su poesía parezca más bien un añadido a los cuadros, el orden se invierte en el título de la Gran Pasión.

La pasión

Aquí se traduce: 

La Pasión de Nuestro Señor Jesús según Hieronymus Paduanus, Dominicus Mancinus, Sedulius y Baptista Mantuanus compilado por Frater Chelidonius. Con cuadros del pintor Alberto Durero de Núremberg

La respuesta a la pregunta se hace aún más difícil si se observa la dedicatoria al final de la Vida de María. El libro termina con una Oración a María, Madre de Dios, que el "Autor" Benedictus Chelidonius había compuesto en honor a Caritas Pirckheimer.

Vírgenes vigilantes

La erudita hermana de Willibald Pirckheimer, calificada por Chelidonius como "celosa supervisora de vírgenes vigilantes", fue abadesa del convento de Santa Clara en Núremberg. Las dedicatorias no solo servían como medio de honor, sino que también se hacían con la esperanza de obtener favores y recomendaciones. Chelidonius reivindica aquí este derecho como único autor, mientras que el nombre de Durero no se menciona.

A pesar de todas las ambigüedades sobre la relación exacta entre Durero y Chelidonius, el hecho es que la historia del desarrollo de las ilustraciones abarcó un período mucho más largo que el trabajo real sobre los volúmenes tomados. Así, las primeras xilografías de la Gran Pasión se realizaron hacia 1497/1498 y las primeras hojas de la Vida de María hacia 1503/1504.

Contradicciones

El hecho de que Durero creara sus episodios en gran medida con independencia de los poemas del monje de Núremberg se demuestra, entre otras cosas, por las contradicciones de contenido entre los textos y las imágenes, que el autor y el artista probablemente aceptaron conscientemente.

En la Gran Pasión también se observa que la longitud de los textos de las distintas secciones no se corresponde con la distribución de las imágenes, a pesar de todos los esfuerzos de unificación tipográfica. Todas las observaciones sugieren que las imágenes y los textos fueron probablemente creados en gran medida de forma aislada, especialmente porque no está claro hasta qué punto Durero, al no estar familiarizado con el latín, fue capaz de comprender los detalles de los textos latinos.

Pero por mucho que el dominio visual de las imágenes y los colofones asociados al nombre de Durero hablen por sí solos de Durero como iniciador de los proyectos de los libros, esta cuestión no puede aclararse del todo.

Historia de éxito

La Vida de la Virgen y la Gran Pasión se encuentran entre las obras más exitosas de Durero. Así lo demuestran no solo los numerosos supervivientes Las xilografías originales del taller de Durero, que hablan de una acogida temprana en los círculos de coleccionistas, pero también las numerosas reimpresiones que se siguieron haciendo de las xilografías después de su muerte.

La prueba del gran éxito de las composiciones también la proporcionan las primeras copias e imitaciones en otros medios. Así, las composiciones pictóricas de Durero llegaron a la pintura sobre tabla de forma indirecta, por así decirlo. Uno de los logros de Durero es que sus pinturas y grabados religiosos fueron internacional e interconfesionalmente reconocidos. Aunque el artista se volcó a la Reforma en sus últimos años, la Iglesia Católica siguió considerando sus obras como ejemplares.

Guardián del virtuosismo

Uno de los más importantes representantes de la Contrarreforma y protagonistas del Concilio de Trento (1545-1563), el cardenal Gabriele Paleotti, elogió al luterano Durero como el más concienzudo guardián de la virtud y el virtuosismo y recomendó las obras de Durero y especialmente la Vida de la Virgen en su Discurso sobre las imágenes sagradas y profanas (1582) como representaciones ejemplares a las que los fieles debían dedicarse y a las que los artistas debían imitar.

Motivos típicos

La premisa para ello era la propia característica de las composiciones de Durero, el haber encontrado una formulación generalmente válida y supratemporal de la historia de la salvación, a pesar de los numerosos motivos en la vestimenta y la arquitectura que eran típicos de la época y, especialmente en la Vida de María y el Apocalipsis, también representativos de los motivos locales de Núremberg y Venecia.

Apocalipsis, menor demanda

A diferencia de la Vida de María y la Gran Pasión, las imágenes del Apocalipsis fueron mucho menos copiadas o utilizadas por los artistas como base para sus propias obras. Esto puede deberse al hecho de que las representaciones del fin del mundo eran generalmente menos solicitadas en el arte eclesiástico que las escenas de la historia de María y Cristo.

Difusión

Pieza enlazada

Sin embargo, un factor importante fue también la distribución de las xilografías de Durero. Mientras que el Apocalipsis sólo se publicó en forma de libro en vida de Durero, éste publicó hojas sueltas sin texto de sus series marianas y de la Pasión incluso antes de la edición en libro latino, y éstas se distribuyeron rápidamente a nivel internacional a través de copias como las del italiano Marcantonio Raimondi. Mientras que los poemas de Benedictus Chelidonius tuvieron poca resonancia en la historia literaria, las ilustraciones de Durero tuvieron una gran acogida, y esto mucho más allá de Alemania y del medio impreso.

Notas

Anja Grebe, «Albrecht Dürer. Drei große Bücher. Marienleben - Große Passion - Apokalypse», Darmstadt: wbg-Theiss, 2020, 128 Seiten, 100 Illustrationen, farbig. ISBN 978-3-534-27237-2

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.