Convocatorias

Vuelve el Festival Clásicos L'Escala-Empúries con una propuesta intimista y de proximidad

Redacción
viernes, 4 de junio de 2021
Festival Clásicos L'Escala-Empúries © EEMM Festival Clásicos L'Escala-Empúries © EEMM
0,0004243

La Asociación Pau Casals del Empordà retoma su icónico Festival Clásicos L'Escala Empúries a partir del 5 de junio y ofrece un total de 9 catas musicales que, hasta el 4 de diciembre de 2021, proponen un paseo por el encanto de la Costa Brava en L'Escala y Sant Martí d'Empúries que es también un viaje estilístico estimulante que abarca del Barroco al Jazz. La apuesta distintiva de este año, que cuenta con cabezas de cartel como Pere Puig Griessenberger, Anna Urpina, Eva del Campo, Nora Bosch, Masimo Folliero, Gradus Jazz o Festival Chamber Orchestra, es fomentar el talento nacional y la música de cámara , con una visión artística que quiere convertirse en una fuente de consuelo a través de la música.

La música de cámara es, quizás, una de las mejores respuestas a esta inquietud que recoge el Festival Clásicos L'Escala-Empúries que, tras 28 años de historia, presenta este año una programación adaptada a las circunstancias actuales, con un número de conciertos más reducido, pero con grandes propuestas que fomentan la intimidad y la proximidad.

Las propuestas que vertebran esta edición, de gran calidad y de aspiraciones artísticas que persiguen la excelencia, cuentan con un perfil de artista joven que lleva todo el peso de la tradición a sus espaldas y una formación excepcional pero, a la vez , con el ánimo de poner la creatividad al servicio del arte y de ofrecer nuevos puntos de vista al gran repertorio, desde una perspectiva innovadora y que añade nuevos significados que surgen de una búsqueda expresiva llena de autenticidad. Sin embargo, y para dar un toque más luminoso en verano, la programación cuenta con una propuesta orquestal con ADN catalán y francés que seguro que nos sorprenderá.

Programación 2021

Los nueve conciertos que se ofrecen en L'Escala y Sant Martí d'Empúries abarcan un repertorio que va desde la música antigua al jazz. Los cinco conciertos para piano se convierten en cinco caras del instrumento rey, que exploran la literatura rusa, francesa, española, todo alrededor de finales de siglo, sin olvidar el gran compositor para piano del Romanticismo. Chopin es, quizás, el máximo exponente del género, con una sonoridad que, a pesar del tejido armónico riquísimo, desprende una expresa ligereza y sensualidad pero, al mismo tiempo, es capaz de cautivó con los pasajes más virtuosos o con la suntuosidad de algunos valses. Es el gran explorador de los límites melódicos que dará paso a todo el colorismo y la intimidad del impresionismo francés y con gran influencia en la península que, al mismo tiempo, contrasta con la fuerza de otro coloso del pianismo, que ofrece una cara totalmente diferente. Sergei Rachmaninov amplía las potencialidades expresivas y técnicas del instrumento y lo convierte en un estallido de energía torrencial.

Las propuestas pianísticas que podremos disfrutar tendrán lugar el día 5 de junio, en la inauguración del festival en la iglesia de San Martín de Ampurias, con Pere Puig Griessenberger, que propone "un paseo por una playa desierta con olas y gaviotas, la larga comitiva de un funeral, una marcha festiva en un día radiante "a través de Rachmaninov, para luego escuchar Nora Bosch, el 21 de agosto en el Patio del Alfolí de la Sal. Su propuesta versa también sobre temática marina, vinculada directamente a obras de Saint-Saëns, Ravel, R. Strauss, Liszt, Scriabin, Debussy y otra vez Rachmaninov. Por su parte, el pianista Massimo Folliero centra su discurso en Chopin con sus scherzos, nocturnos y fantasías llenas de carga poética. Será el día 25 de septiembre en San Martín de Ampurias. El 9 de octubre, Carles Font enfrenta, en Sant Martí d'Empúries, a Mompou, Debussy y Albéniz en una evocación al París de principios del veinte, donde la creatividad estalló para crear nuevas sonoridades. También podemos contar, el 30 de octubre en el Alfolí de la Sal, con la propuesta de los pianistas Marçal Font, joven Escala de valor emergente, y Martí Aiguabella, que dibujan los viranys que conectan la gran tradición con el jazz.

Tres propuestas de cámara nos ofrecen diversas perspectivas de este formato tan codiciado por músicos y compositores. En primer lugar, el 6 de agosto, en el patio del Alfolí de la Sal de L'Escala, escucharemos una fusión de folclore y jazz, una apuesta refrescante para piano, bajo y batería que rompe moldes a partir de profundizar en las raíces. El violín de Anna Urpina, clave de Eva del Campo y el violonchelo de Guillermo Turina, nieto del compositor Joaquín Turina, presentarán delicias barrocas como las de Biber, Castello, de la Guerre y Handel. El tercer concierto, con la voz de Numil Guerra y el arpa de Esther Pinyol, se construye a partir de autores como Enric Morera, Enrique Granados, Eduard Toldrà y Robert Gerhard, como adhesión a la reivindicación de la figura del compositor de Valls en el cincuenta aniversario de su muerte y para poner en valor el rico repertorio de canción catalana de raíz popular y, en la segunda parte, festejar la sensualidad de un George Bizet y la pasión verdiana con libreto de Cammarano, sin obliadar el compositor esclenc Lluís Albert, siempre presente en nuestra programación. Será el 4 de diciembre al Alfolí.

Finalmente, el 14 de agosto nos encontramos con el esperado regreso de la Festival Chamber Orchestra, bajo la batuta de Horst Sohm y Johanna Röhrig al violín solista, acompañados de músicos de orquestas catalanas y francesas. La propuesta es tan ortodoxa como atractiva, con dos de los tres colosos de la Primera Escuela de Viena, Mozart y Beethoven, garantías irrenunciables del repertorio que nos permitirán reconciliarnos con la majestuosidad y potencia del sonido orquestal, lleno de matices y de gran fuerza expresiva y evocadora.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.