Novedades bibliográficas

Historia cultural de la música europea

Juan Carlos Tellechea
lunes, 31 de mayo de 2021
Kulturgeschichte der europäischen Musik © 2020 by J.B. Metzler Verlag Kulturgeschichte der europäischen Musik © 2020 by J.B. Metzler Verlag
0,0018007

La música europea amenaza con disolverse en una corriente dominada por la globalización, y se hace cada vez más patente la devaluación de la música en favor del mero entretenimiento, la música de fondo cotidiana y el ocio. 

Los valores europeos surgidos de la historia: la cultura de la antigüedad griega - el cristianismo - la Ilustración están efectivamente en declive y en la política pierden importancia hasta un punto urticante, 

advierte el musicólogo Gernot Gruber en su nuevo y voluminoso libro Kulturgeschichte der europäischen Musik. Von den Anfängen bis zur Gegenwart (Historia cultural de la música europea. Desde los comienzos hasta el presente), publicado conjuntamente por las editoriales Bärenreiter, de Kassel, y J. B. Metzler, de Berlín.* 

Entiéndase bien: la cultura musical europea, desde los primeros dibujos rupestres de instrumentos hasta los ritmos electrónicos de nuestros días.

Advertencia

Los sonidos y los ritmos del rock o del hip-hop, como los de Mozart o los de un vals de Strauss, pueden tener un efecto reconciliador a nivel mundial en los países que se adscriben a esta corriente cultural, agrega el autor. Este equilibrio musical reconcilia subliminalmente entre nosotros, los europeos, lo que amenaza con romperse en la vida política en un choque entre el europeísmo todavía probado y el viejo nacionalismo que acaba de surgir. (Gruber)

Tras unas abundantes 800 páginas, Gernot Gruber, catedrático emérito de la Hochschule für Musik und Theater München y de la Universidad de Viena traza un balance bastante aleccionador.

En el transcurso de la década de 1970, las fronteras entre la música con mensajes populares y la destinada al entretenimiento de baile se difuminaron: los impulsos volvieron a venir de Estados Unidos. Hoy en día, la línea de desarrollo de la canonización amenaza con desaparecer en la falta de compromiso de las masas móviles.

Mozart

El término colorido es utilizado llamativamente a menudo por el académico. Para él, la historia de la música es un complejo entramado de influencias procedentes de las corrientes histórico-intelectuales, las idiosincrasias regionales o nacionales y los géneros musicales. 

En su libro echa una mirada apasionante y moderna a la historiografía musical que puede llegar a ser muy exigente. Algunos protagonistas destacan con su trabajo. Uno de ellos es, por supuesto, Wolfgang Amadé Mozart. Como clásico, es el único que recibe un breve ejemplo musical: el movimiento lento de su Concierto para piano en la mayor. Este ejemplo le sirve a Gruber para ilustrar el manejo creativo que hace Mozart de las formas tradicionales y su posterior desarrollo.

Imagen muy actual

Con la tradición y el progreso, se abre otro importante campo en el que el autor incluye la historia de la música. En su libro, se convierte en un proceso que se caracteriza por una fuerte dinámica y que a menudo no puede captarse en términos inequívocos. De este modo, presenta una imagen muy actualizada de la historiografía musical. Lo cual se aprecia, por ejemplo, en su crítica a la explicación convencional sobre la forma sonata:

Nuestro esquema de la 'forma sonata" data sólo del siglo XIX. Por lo tanto, no tiene sentido remitir un esquema derivado de las composiciones de Beethoven (de Adolph Bernhard Marx) a supuestos predecesores.

Muy buen narrador

Al igual que estas observaciones críticas, muchos de los textos de Gruber están escritos en un estilo más bien narrativo. Otros, sin embargo, son muy difíciles de leer y presuponen algunos conocimientos previos. Por ejemplo, en una interesante digresión sobre el tema de los compositores recientes expresa: 

En las discusiones actuales sobre este tema, se piensa en formulaciones de [Theodor W.] Adorno como "fragmentariedad", "neutralización de la temática", "lenguaje de lo arcaico" o la afirmación de una "retirada de la subjetividad del arte". Pero ya Gustav Mahler calificó el Cuarteto de cuerda en do sostenido menor op. 131 de Beethoven de "gran música de pensamiento".

Visión general e integral

Para Gernot Gruber, la historia de la música es sobre todo la historia de la creación. Los compositores están en el centro. En cambio, los intérpretes, los críticos musicales y las instituciones musicales solo se mencionan de pasada. La información biográfica se reduce al mínimo necesario; las imágenes, tablas y gráficos sólo se encuentran ocasionalmente.

Por otro lado, contiene un abundante índice de personas, así como otras referencias en el apéndice. La obra convence sobre todo por la interesante variedad de temas y aspectos bajo los que el autor intenta estructurar y describir la historia de la música.

Exegético

Pese a la opinión vertida al principio de esta reseña, el académico no es un pesimista. Presenta en su obra un panorama matizado de la música de Europa. Con la abundante mención de nombres, muchas opiniones eruditas y movimientos de pensamiento dialécticos no siempre fáciles de entender, pero también con una jerga científica quizás algo árida para un público no habituado a ello, el autor hace una lectura exegética y brillante a la vez.

El título es sobrio, y al mismo tiempo, muy completo. Sugiere una reivindicación global. Por supuesto Gernot Gruber difícilmente puede cumplir esta afirmación con toda coherencia. Sobre todo, debe tener la valentía de tocar ciertos aspectos solo superficialmente o incluso omitirlos por completo. Por esta razón, también se detiene en la historia de la música artística europea, centrándose en Europa central. La única excepción es la de la Antigüedad griega.

Los problemas

El historiador de la música se enfrenta al problema especial de la naturaleza experiencial de su materia. Mientras que la literatura, la filosofía, la ciencia, la arquitectura y la escultura dan testimonio de objetos que aún hoy pueden percibirse y estudiarse, no se puede reproducir el sonido de la música antigua. La música de la Antigüedad sigue siendo ajena, aunque sepamos mucho de ella. Así, muchos testimonios sobre la música de la antigua Grecia son producto de su historia de recepción.(Gruber)

En el segundo capítulo de su libro, el catedrático emérito aborda el problema de las fuentes, crucial para cualquier forma de historiografía. Y así, en relación con la música artística, estas frases siguen siendo válidas hasta la Edad Media. En el caso de la llamada música folclórica y popular, incluso hasta el siglo XIX. 

No fue hasta la aparición de la música anotada cuando se pudieron extraer conclusiones más detalladas sobre la estructura y el sonido de la música. Pero normalmente se aprende poco sobre la práctica concreta de la actuación. Gruber deja deliberadamente abiertas estas y otras difíciles preguntas en lugar de especular largamente sobre sus posibles respuestas.

El humus de la música artística europea

El canto gregoriano constituye algo así como el humus de la música artística europea. Sin embargo, se origina en la esfera sagrada. A esta se añade siempre la secular, mucho menos documentada. Así, Gruber tiene que diferenciar entre estos dos géneros una y otra vez en su libro. Solo adopta parcialmente la periodización habitual de la historia de la música en épocas: en lugar de romanticismo tardío, por ejemplo, prefiere hablar de forma más general de la Gründerzeit en el capítulo XIII; toma el término de las consideraciones de historia social general con las que introduce sus capítulos en cada caso.

Especialmente para el amplio campo de la música (...) una subdivisión de la música artística según las generaciones de compositores principales no responde ahora a ningún hecho comprensible. Las vidas y periodos creativos de los protagonistas, el dominio de los géneros y los desarrollos nacionales y estéticos están fuertemente entrelazados. (Gruber)

La obra de Gruber viene a ser algo así como la quintaesencia de sus conferencias, seminarios y publicaciones, con la que cierra una brecha en esta materia. El catedrático emérito no narra cronológicamente la historia y además pone en entredicho las clasificaciones comunes de las épocas de la historia de la música. En fin, el volumen es para consumirlo muy lentamente, a pequeños bocados y reflexionando.

Las ideas y su desarrollo histórico

En mi Historia cultural de la música europea intento formular mis experiencias con el objeto música de forma ordenada. Pero, ¿cómo se puede poner orden en el curso de la historia, de la música, de las artes, de la cultura y de los acontecimientos sociales y políticos?del desarrollo social y político, y altos peldaños del artecultura popular

Gernot Gruber no ordena las cosas cronológicamente en términos de historia de la música, sino en términos de historia de las ideas y del desarrollo social y político, y lo hace de forma amena. Pone en tela de juicio la clasificación habitual de las épocas, así como las fuentes de la historiografía musical y la historia de la notación musical occidental. Y no solo se ocupa de los altos peldaños del arte, sino también de la cultura popular, incrustada en sus entornos y precondiciones sociales y políticas, y esto en todas las naciones, épocas y géneros musicales europeos.

Trabajo ciclópeo en 16 capítulos

Esta Historia cultural de la música europea es una empresa formidable. Abarca desde los inicios hasta el presente, desde los precursores de una cultura musical europea en la prehistoria y la historia temprana, el helenismo y el Imperio Romano, pasando por la Edad Media italiana y alemana, el dominio musical franco-flamenco en la época del Renacimiento y la Reforma; la emocionalización y teatralización de las artes en el primer Barroco; desde la música entre el absolutismo y la ilustración, la música clásica, el romanticismo, la época del Congreso de Viena y las revoluciones de 1848/49 hasta el período entre las dos guerras mundiales, la música de la posguerra, incluso hasta el final de la Unión Soviética. El último capítulo, el 16, trata de Europa desde el final de la Unión Soviética hasta el presente.

El término europeo abarca una gran cantidad de cambios, continuidad e irritación en el curso de la historia

Para entender qué es la música en sí misma, Gernot Gruber se remite a un compositor un compositor: Boris Blacher: 

cuando le preguntaron qué era la música, dijo inopinadamente: uno la hace, otro la toca y otro la escucha. Los tres son importantes y dependen unos de otros.

El presente y sus contradicciones

Este aforismo puede tomarse como el lema del libro y su ángulo particular. Para Gernot Gruber, la producción, la reproducción y la recepción de la música van juntas. No quiere explicar el presente a partir de la historia, sino el presente en su contradicción, entre el deseo de preservar una idea de Europa y las tendencias destructivas en sentido contrario que también pueden verse en la música.

El musicólogo procura hacer visible la relevancia de los acontecimientos políticos y sociales para la historia de la música

Lo consigue de forma ejemplar -verbigracia- en la sección sobre el estilo artístico Biedermeier, la época de la Restauración que va desde el Congreso de Viena de 1814/1815 hasta la Revolución de 1848 y el álgido período político del Vormärz, en el que se articulan todas las distracciones por tendencias escapistas en la música -la música de baile celebró un gran auge- pero también programas sociales, partidos socialistas, utopías de jóvenes liberales, e incluso revolucionarios.

Balance aleccionador

Los protagonistas de la escena de los compositores transmiten una imagen muy deslumbrante del Vormärz de la década de 1840. La incertidumbre y la búsqueda de orientación, tanto mirando hacia atrás como apuntando a los caminos del progreso, se expresan siempre en la decepción y la esperanza. Esta constelación general se refleja como una cuadrícula en la historia de las artes.

Para el profesor Gernot Gruber, Richard Wagner es un ejemplo de conexión entre los sentimientos revolucionarios y los productos artísticos. 

Wagner (…) Había participado varias veces en conflictos sediciosos y luego en el levantamiento de Dresde en 1849, por lo que estuvo en las barricadas y tuvo que huir, tras ser aplastado el levantamiento. 

Exiliado en Suiza, Wagner escribió entonces sus ensayos musicales revolucionarios y concibió su Anillo del Nibelungo como una parábola crítica contra el capitalismo.

Notas

Gernot Gruber, «Kulturgeschichte der europäischen Musik: Von den Anfängen bis zur Gegenwart», Berlin: J.B. Metzler, 2020, 832 Seiten. ISBN 978-3662616291

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.