Una jirafa en Copenhague

Laboratorio

Omar Jerez
miércoles, 9 de junio de 2021
Centro de ejecución penal de Guanajuato © 2003 by CEP de Guanajuato Centro de ejecución penal de Guanajuato © 2003 by CEP de Guanajuato
0,0032699

Recientemente me acerqué al taller del artista Rafael Oswaldo Silva Mora, y si algo me dejó reflexionando, es que este tipo de artistas, a los cuales respeto y sigo con suma atención su trayectoria artística, es que están en proceso de ser un rara avis en estado de desaparición.

Pocas veces he podido presenciar que un artista en su taller tenga tantas tendencias expresivas desarrolladas  que maneje con facilidad, sin alterar su propósito creativo; la escultura, la pintura, la litografía, el grabado todos ellos, llevados al unísono,  le lleva a estar encerrado en su taller durante meses con resultados más que notables para las diferentes exhibiciones en las que se van a observar sus trabajos.

El artista de hoy día está más preocupado por contabilizar sus likes, sus seguidores y, lo más humillante, es auto-editarse a si mismo para salir en wikipedia, todo esto es lo contrario de Rafael Oswaldo Silva Mora, su mente en un no parar  de multiprocesos en explorar nuevas técnicas, hallar pigmentos aún no descubiertos, utilizar procesos químicos para dar forma a metales en procesos de experimentación.

Su taller es un laboratorio donde la serendipia es una constante musical.

No hay limites para el error prueba, si es necesario se aproxima al fracaso para conseguir con sobre esfuerzo, una partitura única e irrepetible.

¿Te imaginas que tuvieras que esperar prácticamente un año para la creación de un proceso conceptual basadas en las leyes físicas para ver resultados?

Eso mismo lo lleva con valentía Rafael Oswaldo Silva Mora en un estado donde la pericia y arduo trabajo lo lleva una y otra vez a seguir desarrollando tejidos para deleite del público.

Creo necesario mirar a la vieja escuela, porque la nueva escuela, está ansiosa de resultados inmediatos con una débil estructura que no tendrá un recorrido más allá de los 15 minutos de fama de los que hablaba Andy Warhol.

Lento como Rafael Oswaldo Silva Mora, lento y perfecto como su creación.

La perfección a veces se encuentra en el desprendimiento y generosidad con aquellos que no disponen de las mismas oportunidades.Un claro ejemplo de ello, también lo encontramos en la persona de Rafael Oswaldo; Silva, lleva años trabajando en centros penitenciarios mexicanos.Les brinda un pequeño oasis,en mitad del más arduo desierto.

El arte como catarsis o la catarsis como arte.

Trabajo artístico textil de mujeres del Centro penitenciario de Guanajuato. © 2021 by Julia Martínez Fernández.Trabajo artístico textil de mujeres del Centro penitenciario de Guanajuato. © 2021 by Julia Martínez Fernández.

Liberando el ser. Obras gráficas realizadas por personas privadas de su libertad (PPL).

Centro de ejecución penal femenil.

San José el Alto, Querétaro, México.

Los centros penitenciarios no pueden ser vistos como un almacenaje de residuos sociales, si bien es cierto que las penas están para cumplirse, es necesario que sepamos ver el origen de la delincuencia para saber cómo erradicarla. Luis del Olmo (2009)

Trabajar como docente en cualquier nivel, pero aún más en un Centro de Ejecución Penal conlleva un compromiso adquirido en el sentido no sólo de empatía, si no verlo como un acto de fe. Con esto no se pretende abocar a la fe en el sentido de religión, aterrizarlo a lo largo y ancho del concepto de humanidad. 

Se requiere de un gran valor para confrontarse desde preceptos personales y sociales dejando a un lado estigmas y prejuicios propios, y sobre todo, un completo entendimiento de la función de estas instituciones. ¿Para qué fueron hechas? ¿Para castigar y vigilar como se realizaba en el siglo pasado? o para redimir, reconstruir o liberar, como es la propuesta en este siglo XXI en donde países como Noruega ha conseguido reducir la reincidencia en un 25% en los últimos años, gracias a las políticas penitenciarias y en España con la Unidad Terapéutica y Educativa (UTE) de Villabona en Asturias, donde pueden constatar esta nueva forma de institución penitenciaria, en donde la reinserción es posible en base un esfuerzo de la persona privada de su libertad y del sistema penitenciario.

Trabajo artístico textil de mujeres del Centro de ejecución penal femenil de San José el Alto, Querétaro, México. © 2021 by Julia Martínez Fernández.Trabajo artístico textil de mujeres del Centro de ejecución penal femenil de San José el Alto, Querétaro, México. © 2021 by Julia Martínez Fernández.

Lo que podemos percibir en la presente muestra, es la resultante de una dialéctica entre imágenes gráficas con roces color que nos dan las personas privadas de su libertad del Centro de ejecución penal femenil. La historia antes de llegar a este punto puede contarse sola y tener múltiples interpretaciones, pero el interés fundamental de exponer estas piezas es hacer visible lo invisible, la historia de cada una de ellas implícita en cada imagen, dentro del contexto de encierro. ¿Cómo posibilitar la readaptación social por medio de una actividad artística? Contando nuestra propia historia desde nuestra mirada. 

Ellas, desde lo femenino, desde la imagen, el hilo y el color, nos muestran desde el encierro, la posibilidad de salir al exterior por medio de sus anhelos, sueños y deseos estampados en papel o en tela. También nos muestran su vínculo inmanente con el exterior, su rol como mujer, como madre, como hija, como parte de un tejido social al cual siguen perteneciendo, y de la misma forma, la libertad de expresión por medio de la imagen gráfica como una extensión hacia una liberación personal, un llamamiento a una reinserción social con la firme convicción de no reincidencia, puesto que su ausencia en su entorno, pesa más que el aislamiento y la condena. 

Es imperante que este tipo de intervenciones sigan ocurriendo dentro de los Centros de ejecución penal, puesto que posibilitan un diálogo interior, una introspección, un momento de liberación, la manifestación del ser y la credibilidad en ellos mismos.

Mtra. Dolores J. Buenrostro Rojas.  Artista visual, docente e investigadora.


¿Qué es el CERESO GRÁFICO Rafael?

El CERESO GRÁFICO Centro de Investigación, Producción, Edición,  e Intervención Gráfica , es un espacio que mantiene una constante actividad desde el 2003, desde su proyección como un lugar en donde la investigación de técnicas tradicionales y antiguas converge al tiempo contemporáneo para satisfacer las manifestaciones estéticas del arte actual que derivan de la gráfica. Sin dejar a un lado su esencia artística, la tecnología es un factor determinante en esta contemporaneidad en donde los nuevos materiales y procesos comienzan a permear en distintos discursos como la sustentabilidad, la concientización del impacto ambiental y sobre todo en el relacionado con el cuidado del cuerpo, aludiendo a la salud de quien lo trabaja.

Es importante que desde estas vertientes se ha ido moldeando las diversas formas de trabajo dentro del Cereso Gráfico pero también el impacto que ha tenido desde lo social. La creación del “Laboratorio Móvil de Intervención Gráfica” en donde parte de las instalaciones de este se ha desplazado por varios puntos del Estado de Quéretaro con el apoyo de  la Secretaría de Cultura del Poder Ejecutivo del Estado de Querétaro por medio del programa “Rescate del patrimonio cultural en comunidades y barrios, platicas de socialización”, en municipios como  Amealco de Bonfil (San Ildefonso), San Joaquín y Peñamiller y en otros estados como Zacatecas, Guanajuato, Michoacán, etc., han sido beneficiados generando un impacto no sólo en el discurso estético relacionado con el arte, sino en su parte medular, la conciencia de la necesidad de la educación artística considerando a esta como parte de una formación integral y humanista dentro de una sociedad, la descentralización de la cultura, llevando esta a espacios alejados que no tiene acceso a ella. Lugares no solo en barrios, plazas, mercados, colonias y municipios sino también comunidades como las cárceles, en los cuales no sólo se ha atendido a niños y jóvenes sino a sus padres, maestros y público en general posibilitando un espacio de intercambio y de movimiento continuo promoviendo una sanación en lo social, al tocar en heridas de la sociedad en las que intervienen actuando en positivo frente a las problemáticas actuales. 

Mtro. Rafael Oswaldo Silva Mora
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.