Memoria viva

Hay que tocar el violín para domar a las fieras, pero si llega el de la amusia...

Antonio Gómez Sotolongo
viernes, 11 de junio de 2021
La música amansa a las fieras © by Kuto / verimagenes La música amansa a las fieras © by Kuto / verimagenes
0,0003472

Es clásica ya la escena de los músicos de la película Titanic que James Cameron dirigió en 1997. Según los inteligentes el guión está basado en hechos reales, y no hay que dudarlo, porque los profesionales de ese ramo se toman muy en serio su trabajo y así son muchas las historias que se conservan de músicos que permanecen tocando y dejan de prestar atención a las más fuertes inclemencias del tiempo, sean truenos, relámpagos o vientos huracanados, o a las más inusuales circunstancias, sean como explosiones, calores con más grados que un doctor de la Sorbona o el más caótico desorden en las localidades de un teatro, unas trágicas y otras divertidas. Así que transcribiré la siguiente nota que publicó un cronista hace ya más de siglo y medio, en la que relata los disturbios ocurridos en la función del domingo 25 de marzo de 1855 en el teatro Tacón de La Habana, los que no impidieron que los músicos siguieran tocando:

Raveles. La compañía de Raveles verificó en las noches del sábado y el domingo últimos las dos funciones anunciadas, asistiendo a ellas la primera noche un concurrencia numerosa y a la segunda una de aquellas que obtuvo la primitiva compañía en sus mejores tiempos, pues no solo estaba el local completamente lleno y se veían dobles y triples filas de espectadores, particularmente del sexo femenino que se retiraron después de intentar conseguir un palmo de terreno en que sentarse o permanecer paradas, pero de modo que algo pudieran ver. Por lo demás las funciones citadas agradaron como era de esperarse, si bien la pantomima «Mazahne» dejó bastante que desear el sábado respecto de la maquinaria, algo más corriente el domingo, pero esta última función se hizo notable por un incidente que por fortuna no tuvo las consecuencias funestas que muchos se temieron y con razón. Hallábase el director de orquesta ejecutando el violín en la pieza de Paganini titulada Las Brujas, cuando de resulta de un ruido que provenía de las altas localidades se levantaron precipitadamente algunos individuos, tras esos otros con aire despavorido y luego otros y otros sobrecogidos de espanto, presentando el local en un momento una escena de inexplicable confusión que se aumentaba con los gritos y demostraciones de los que trataban de tranquilizar al resto del público, lo que al fin se logró a virtud de estrepitosos aplausos que indicaron que no había motivo para alarmarse. En efecto, según se dijo parece que el origen de tantos gritos, de tantos síncopes, de carreras y saltos al escenario y de un sobresalto general fue un barril de agua colocado en las altas localidades, y que alguno derribó casualmente o con intención, si bien otros dicen que el que lo llevaba cayó con él en una de las escaleras. Véase pues cómo una causa insignificante puede producir grandes efectos, faltando poco para que unos cuantos galones de agua hubieran causado tantos desastres como la repentina inundación de un gran río (o el hundimiento de un trasatlántico). Debemos mencionar el hecho de que el Sr. di Carlo continuó tocando el violín durante el alboroto con ánimo sin duda de calmar aquel proceloso océano de cabezas humanas con los mágicos acentos de su violín, como Anfión domaba las fieras con su arpa y probablemente su serenidad, aparente al menos, contribuyó a restablecer bien pronto la tranquilidad del auditorio, que lo colmó de aplausos al finalizar la pieza. La función continuó y minutos después todo el mundo reía doblemente con las gracias de Francisco Ravel y con el recuerdo de lo ocurrido.*

Así ha sido casi siempre, la música debe continuar, y, como el Sr. di Carlo en el Tacón o el cuarteto del Titanic, los músicos se aferran a sus instrumentos, aunque los peligros acechen. No paran, aunque las fieras les rodeen, no dejan de tocar, aunque el cielo se les venga encima. Ellos pretenden, como Anfión, domar las fieras y los elementos. Aunque a veces hay un enemigo letal. Desde el principio de los tiempos solo los tipos con poder y amusia han sido capaces de dañar el concierto.


Notas

Diario de la Marina, 27 de marzo de 1855

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.