España - Galicia

Revisitando a los clásicos

Alfredo López-Vivié Palencia
miércoles, 23 de junio de 2021
Unsuk Chin © by Boosey & Hawkes Unsuk Chin © by Boosey & Hawkes
Santiago de Compostela, jueves, 17 de junio de 2021. Auditorio de Galicia. Real Filharmonía de Galicia. Diego García Rodríguez, director. Unsuk Chin: Subito con forza; Grażina Bacewicz: Contradizione; Raquel García-Tomás: Sonic canvas; Joan Tower: Chamber dance. "Contradicciones", concierto programado por las Xornadas de Música Contemporánea
0,000548

El título genérico de este concierto -“Contradicciones”-, celebrado en el marco de las Xornadas de Música Contemporánea, se tomó de la obra de la compositora polaca Grażina Bacewicz (Łodz, 1909-Varsovia, 1969). Tanto el programa de mano como el propio director, Diego García Rodríguez, intentaron explicar el sentido de la pieza, indicando que la autora pretendió yuxtaponer elementos musicalmente incompatibles a partir de la elección de los instrumentos para los que fue escrita (quinteto de cuerdas, otro quinteto de maderas, trompa, trompeta, arpa y dos percusionistas), con el objetivo de resistir esas contradicciones y producir como resultado una nueva experiencia artística

Por lo escuchado esta noche, creo que Bacewicz simplemente quiso en esta obra –estrenada en 1967- desligarse de cualquier estructura temática; lo cual, unido al empleo del lenguaje más vanguardista de la época, obliga al espectador a un esfuerzo del que no obtiene apenas beneficios, más allá de la curiosidad visual de observar cómo se toca el arpa con las mazas que se utilizan en el címbalo húngaro.

 La verdadera resolución de las contradicciones estriba en atrapar al público hablándole en una lengua que le resulte inteligible. Y eso sí lo consiguen las otras tres piezas en cartel. Fue un acierto comenzar la función tocando Subito con forza de la compositora coreana Unsuk Chin (Seúl, 1961): una cosa es querer homenajear a Beethoven a propósito del aniversario del año pasado, y otra dejar boquiabierto al respetable arrancando con los tres primeros compases de la Obertura Coriolano y llegar al tutti para hacerlo añicos. 

Un golpe genial, como lo son también las citas de la trompeta liberadora de Fidelio, y como lo es escribir una pieza breve –no llega a seis minutos-, brillante y seductora, a la que García Rodríguez y la Real Filharmonía hicieron todos los honores con motivo de su estreno en España.

Ignoro quién fue el profesor de armonía de mi paisana Raquel García-Tomás (Barcelona, 1984), pero sí sé que –habiendo estudiado en Londres- le enseñó los secretos de la música de Sibelius y de Gershwin, y además puedo afirmar que García-Tomás cursó esa asignatura con aprovechamiento. 

En Sonic canvas –estrenada en el Auditorio Nacional de Madrid en enero de este año- lo demuestra tomando del primero la paciencia para construir la tensión, y del segundo la naturalidad para resolverla. Únase a ello un buen conocimiento de los colores de la orquesta, y el resultado es justamente eso, un lienzo sonoro atractivo a más no poder –el único pero es tal vez una duración excesiva, aunque comprendo que la autora quisiera solazarse en una pieza de carácter contemplativo-, que orquesta y director tocaron con toda comodidad, y que fue debidamente premiada por el público.

La norteamericana Joan Tower (New Rochelle, NY, 1938) ha sido colaboradora habitual de la Orpheus Chamber Orchestra, para la que escribió su Chamber dance, estrenada por ellos en 2006. 

Aquí los colores no son al óleo, sino a la acuarela –incluso al lápiz- de Bartók y Stravinski, tirando a secos y tirando a oscuros, pero movidos por una fuerza rítmica arrolladora. Conociendo a sus destinatarios, Tower les escribió una pieza a la medida de sus posibilidades, es decir, técnicamente muy exigente para el conjunto y para los solistas (oboe, flauta y violín sobre todo). Con semejantes antecedentes, es un orgullo decir que –de nuevo para un estreno en España- García Rodríguez y la Real Filharmonía estuvieron a la altura.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.