Una jirafa en Copenhague

Métodos anglosajones

Omar Jerez
miércoles, 29 de septiembre de 2021
Métodos anglosajones © 2021 by Julia Martínez Métodos anglosajones © 2021 by Julia Martínez
0,000948

Qué puedo decir de Karla Medellín y Alejandro Chávez ¿Qué son unos de mis niños bonitos en México? ¿Qué cada semana les llamo por teléfono para preguntarles en qué están trabajando ahora? ¿Qué deberías rodearte de su profesionalismo para emular sus pasos?¿Qué aparte de ser unos impecables trabajadores son unas personas maravillosas?

Llevo semanas deseando mezclarlos por que por separado estas dos joyas de la corona no se conocían, ahora, por suerte, eso está subsanado en beneficio del pueblo mexicano.

Son tan eficientes como la maquinaria de un reloj suizo, en ellos no existe un imposible, lo que otros requieren de un año para organizar una exposición, ellos lo ejecutan en dos semanas.

Todas las veces que he necesitado de algo específico y de difícil adquisición siempre me lo han facilitado en cuestión de horas.

Alejandro Chávez y Karla Medellín quiero expresaros que he tenido muchísima suerte en conoceros, que sois una inmensa luz resplandeciente entre tanta tiniebla, y os digo más, tenéis una gran responsabilidad que va a transformar la vida de muchas personas.

Vuestros nombres quedarán grabados en la memoria colectiva.

Karla Medellín y Alejandro Chávez, empezar a escribir parte de la historia en la ciudad de Querétaro.

 

¿Cuál dirías que es la base de vuestra eficiencia a la hora de trabajar en un proyecto complejo, que ante los ojos de los demás aparenta ser sencillo cuando no lo es?

Karla. Me parece que la clave es tomarlo con el profesionalismo y la seriedad que éste implica, por más grande o pequeño que pueda ser. Para ello, la información es fundamental y saber que siempre hay una manera de resolver y conseguir lo que el evento esté necesitando, si algo tiene que salir, “buscar hasta de bajo de las piedras” son acciones que se van aprendiendo y siendo fundamentales para que el proyecto salga a flote. Con esto entra la capacidad de adaptabilidad, con la gestión, independientemente de la disciplina artística que se esté trabajando, es importante ajustarse y ser capaz de realizar los “menesteres” y de ello estar consciente que, en experiencia personal, uno se vuelve camarógrafo, intendente, carpintero, tramoyista, terapeuta, maestro de ceremonias, etc.

Igualmente, el involucrarse en todos “los pasos” del evento, aunque se tenga un equipo de trabajo, este no implica sólo la repartición de tareas, sino que uno, como gestor, esté en todo, desde saber el estado del artista y su obra, dígase situación anímica, necesidades, etc; hasta el momento del debido “scouting” del espacio un tiempo antes de la inauguración, ya que los inconvenientes no discriminan, se pueden dar en cualquier momento y de la manera más surrealista posible.

Alejandro. Me parece muy interesante la pregunta, considero que la base principal no solo para trabajar en los proyectos, si no en mi vida, sería el amor que le tengo a lo que hago, la disciplina y la búsqueda constante de la ecuanimidad, juntando estas tres he encontrado mucha diversión y un balance al momento de generar y trabajar en proyectos que me apasionan. Así los proyectos se van dando , sumando el apoyo de las personas que me rodean, la motivación es pieza clave en mi mundo.

Se habla de vosotros como gestores culturales de la ciudad de Querétaro no cómo promesas en proceso de desarrollo, sino como un hecho del presente como si llevarais varias décadas en el gremio. ¿Sentís una presión añadida por estos elogios hacía vuestra labor profesional?

A. Me gusta pensar que la presión existe en todo momento, he ahí mi necesidad y búsqueda de la ecuanimidad, pero la verdad no presto mucha atención pero si agradezco los elogios, son un termómetro que me ayuda a seguir a empujar más cada día en intentar que los artistas y los proyectos que representamos e impulsamos sean cada día más importantes, pero debo reconocer que la mayor presión la genero yo, mis pensamientos y mi necesidad de crear nuevas oportunidades, buscando siempre ayudar a las personas que confían en nosotros a conocerse y que los artistas tengan la libertad de expresarse a través de una obra de arte.

K. Más que una presión, lo veo como una responsabilidad. El arte en México sigue teniendo un prejuicio que desvirtúa el valor que en realidad tiene y todo el potencial que puede lograr. Si bien, hay grandes festivales, exposiciones nuevas cada semana, muestras de arte escénico, etc, esto es consumido, en demasía por un sector específico de la población con ciertas características, o por otro lado, para mucha gente sigue siendo algo que por mucho te encuentras un fin de semana en familia para pasar el rato o como una profesión que no te va dejar ni para comer.

Al Gestionar este tipo de cultura artística, en mi opinión, se incluye la responsabilidad de difundir el proyecto a los rincones incluso más olvidados, para disipar esos prejuicios y de hecho, pueda lograr a largo plazo un remedio positivo para la población ante la situación social y cultural que vive México en la actualidad. Es necesario involucrar a todo sector de la sociedad mexicana y que no sea consumido únicamente por una pequeña parte de la población que cumple con ciertas características, para ello, evidentemente es necesario investigaciones previas y cómo adaptar la gestión (de acuerdo a las necesidades del momento y lugar) para lograr un alcance mayor a todo sector de la sociedad sin ser excluyentes o separatistas.

¿Qué consideráis como requisito imprescindible al grupo de trabajo que se trabajen con vosotros para planificar proyectos y de este modo sean acordes a las expectativas que tenéis en mente?

K. Sobre todo, un juicio y compromiso claro de lo que va el proyecto, con el profesionalismo que esto implica, la necesaria capacidad de comunicación, y el pragmatismo para la resolución de problemáticas que suelen presentarse en esta clase de gestiones, en este mundo, la pasividad es un acto que se debe dejar a un lado, y buscar uno mismo lo que sea que se necesite para que el proyecto salga bien.

Igualmente, la puntualidad es importante, algo que culturalmente el mexicano no posee en su totalidad, no hay una responsabilidad del valor del tiempo, tanto personal, como el ajeno, y en el mundo de la gestión, el tiempo es oro.

El sobrepasar lo que se muestra a simple vista. El gestionar un proyecto implica un funcionamiento coordinado, donde están involucrados un gran número de personas, cada uno con uno o varios papeles importantes (los artistas, el curador, el museógrafo, diseñadores, el periodista, hasta el personal de mantenimiento) y por ende, estar conscientes del valor de sus semejantes, por ello, debemos de tener claridad en el objetivo, en donde la responsabilidad, el éxito o el fracaso es compartido generando un ambiente de cordialidad y confianza a fin de la toma de decisiones se tomen por consenso, buscando que la cosas sucedan, sin pausas, administrando el conflicto con la visión compartida de obtener el resultado esperado.

A. Siempre buscamos que las personas que colaboran con nosotros, tengan una ética laboral inquebrantable. Se trata de ser personas eficaces al momento de ejecutar cualquier labor, así como tener mucho respeto a los clientes y la galería, pero considero que lo más importante es tener amor por el arte, por la necesidad de hacer de nuestro espacio un espacio en el que se tenga la oportunidad de desarrollar artistas emergentes y asimismo ayudar a los coleccionistas en adquirir obra de artistas consagrados, siempre guiándolos.

Vuestras jornadas laborales son maratonianas, con una agenda en la que tenéis varios compromisos para conocer las inquietudes de vuestros clientes, etc y ninguno de los dos llegáis a los 30 años. ¿Qué le diríais a las nuevas generaciones lo que es el sacrificio?

A. La verdad considero que me falta mucho camino por recorrer para poder dar un consejo sobre el sacrificio, considero que mi amor por hacer lo que hago me ayuda a no percibirlo como tal, pero en esta corta retrospectiva han sido muchos los sacrificios que he hecho y no me arrepiento de ninguno, todo ha sido una enseñanza que no cambiaría por nada, así que lo único que puedo compartirles a la nuevas generaciones es que hagan lo que hagan, háganlo por amor, no por dinero.

K. Y vaya que lo son, hay días que terminas llegando a casa en la madrugada, para tener que salir de nuevo temprano por la mañana, luciendo fresco y presentable para lo siguiente que se viene.

Es un hecho, y al ser alguien que se involucra en lo que se está haciendo, se tiene que sacrificar actividades que uno también ama, producción artística, cursos, convivencia, ejercicio e incluso, horas de sueño y una buena alimentación; todo con la promesa de generar un buen resultado y funcionamiento del proyecto, pero me atrevo a decir, que haciendo algo que te llena tanto y te motiva de esa manera, esos sacrificios siempre han valido la pena, donde el éxtasis del momento ha hecho que no me sienta cansada a pesar de llevar días sin dormir decentemente o nada.

Aunque es necesario aclarar, que con el tiempo uno aprende adaptar la gestión con aquello que se llega a sacrificar en un momento, se generan metodologías personales para poder sacar adelante lo demás, donde la planeación, organización y estrategia es fundamental para que se logre tener un control de la situación, contando también, el poder adaptarse a cualquier contratiempo que surja.

No existe el éxito sin sacrificio, es el pago que con gusto uno paga ante la recompensa de lograr con satisfacción el objetivo, todo problema es una oportunidad para aprender y demostrarse a sí mismo que sí se puede, por ello, si tienes un trabajo que no te implique trabajo sino diversión, estás en la línea correcta, porque le da sentido a tú gestión cultural y artística y se convierte en una sucesión de significantes en tu vida profesional y personal.

Sin entrar en vuestra parcela de intimidad ¿Es compatible la agitada vida laboral, que tan buenos resultados os han dado, con los compromisos de vuestro entorno más íntimo?

K. Uno la hace compatible, aquí entra esa organización y efectividad de los proyectos, donde, siempre se abre un espacio para poder compartir con otros, relajarse, comer bien y reír un rato. También sirve tener personas cerca que comprenden, apoyan, y que de hecho, notan la felicidad que trae consigo dedicarse a eso. En mi caso, al ser una persona que necesita estar en actividad constante, el no estar en productividad, afecta directamente a mi estado de ánimo, por lo que uno busca siempre estar en movimiento, y esas personas, lo notan y lo alientan a continuarlo.

A. Para mi es compatible porque tengo todo el apoyo de mi mejor amiga y mis seres amados. Mi realidad es que no dejo de trabajar, en cualquier lugar es buen momento para detenerme a pensar y buscar las formas de relacionar las nuevas experiencias que voy adquiriendo con mi desarrollo profesional, pero intento mantener el balance que funciona en mi entorno más intimo. Soy fiel creyente que cuando te dedicas a lo que amas, aprendes a parar y estar presente para disfrutar a la gente que te rodea; considero que eso es lo más importante para mantener una ecuanimidad en la vida diaria.

Adentrándonos en cuestiones estéticas y conceptuales, bajo vuestra batuta curatorial ¿Qué le exigís a un artista para que todo vaya en consonancia y no existan malentendidos?

K. Que cualquier proyecto artístico que se emprenda o se concluya se sostenga en bases estrictamente estéticas probadas, luego entonces, si en la obra se observa técnica, aun cuando no se pretenda que sea impecable, pero sí que refleje actitud, intención, compromiso consigo mismo, y con respecto al espectador, que pueda conmoverlo, persuadirlo y/o convencerlo, y que despierte para sí, y para el otro, esa capacidad de asombro que “nunca, jamás” debe de perderse.

A. La clave principal para mi es que el artista sea lo más real posible con su producción, que cada creación sea parte importante en su vida, que se busque el diálogo con la obra y que la misma genere una propuesta importante para la sociedad. A nosotros no nos interesa que se generen piezas de arte solo para poder cobrar una comisión, nos interesa que las obras lleven consigo un parte importante del artista, una historia, una vivencia y los sentimientos más puros que el artista plasma en su hacer.

100 familias a diario se trasladan a Querétaro, lo que lleva a suponer que Querétaro se va a convertir en uno de los epicentros culturales de México ¿Qué papel asumirá el arte contemporáneo ante una situación que va a velocidad de crucero?

A. Es placentero ver cómo cada vez hay más movimiento artístico en Querétaro y el rol del arte será sumamente importante, por lo mismo, nosotros buscamos que las obras de arte que se generen sean de una excelente factura, que su carga conceptual sea consistente para que todas las personas que van llegando al estado tengan la inquietud de adentrarse al mundo del arte, no sólo adquiriendo piezas, si no adentrarse a la escena, ser parte de las exposiciones, obras de teatro, siempre apoyando a la cultura del estado. Un estado sin cultura, es un reflejo de la falta de educación que existe, lo cual es muy importante que nosotros que nos dedicamos al circuito artístico, tenemos la obligación de guiar a los creadores a que generen obras de arte, no solo arte veloz sin sentido. Es una cadena que se tiene que empezar con alguien, no hay cadena sin eslabones fuertes.

K. Sin duda tiene y tendrá un papel fundamental. Querétaro está creciendo muy rápido, tanto por el lado de una gran fuerza inversionista hasta por el lado poblacional, pero tiene un estigma de ser un estado tradicional, conservador y religioso, eso incluye sus manifestaciones artísticas y lo que es consumido. Pero hay que estar conscientes de que una gran parte de Querétaro está compuesto por foráneos, tanto de personas de alrededor del país, como extranjeros de diversas nacionalidades, ya sea directamente con toda la familia trasladada, trabajadores de empresas, jóvenes que vienen estudiar y se quedan para residir o padres que buscaron una mejor oportunidad y sus hijos que nacieron aquí, como es mi caso y el de muchos otros allegados y personas del gremio.

Por ello, esa migración no sólo viene la familia, viene todas sus costumbres y necesidades que en otro lado tenían, sobre todo quienes vienen de otros países y grandes ciudades como Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey. Dentro de ello, son precisamente las ideas más contemporáneas, y su mismo consumismo. Poco a poco hay más demanda de festivales, conciertos, exposiciones, etc. así como el requerimiento de nuevos espacios para poder desarrollar ideas más alternativas y que responden a las necesidades y problemáticas sociales del mexicano y el mundo en este momento.

Por esto mismo, tanto del lado gubernamental como en el privado ya existen espacios así, bien equipados y con apertura a la contemporaneidad de la cultura en general (y que lamentablemente muchas personas que tienen esas necesidades desconocen), como lo son NUQLEO, el MACQ, el Centro de Arte Emergente, Verbos y Vibras, etc.

Querétaro se ha tenido y se sigue adaptando a las nuevas exigencias artístico-culturales, por la misma necesidad de avanzar dentro de todos los estratos que implica el crecimiento de una ciudad/estado. Es imposible que se quede como hace 20 ó 30 años, siendo así, que se espera un pronto establecimiento como parte una de las capitales culturales del país, agregando que muchos quienes están transformando esta vista del arte en Querétaro, son precisamente, jóvenes multidisciplinarios, con nuevas propuestas transgresoras que, de hecho, para muchos, si bien difícil para algunos, para otros están siendo bien recibidas.

Ante esta expectativa de crecimiento poblacional, es obligado que las Instituciones culturales, artísticas, universidades, gobiernos y la sociedad en su conjunto, coadyuven en procurar que en el Estado de Querétaro cuente con la mejor calidad de vida, no solo en la infraestructura urbana, pleno empleo, casa-habitación, economía y ecología sustentable, hace falta pues, proyectos permanentes de educación de calidad, con ello, educación artística y manifestaciones culturales para el ocio, recreación, el buen uso del tiempo libre, pero sobre todo, para edificar en cada habitante el bienestar espiritual en consonancia con lo racional, fisiológico y emocional.

Vuestra formación bebe de las bases académicas, sin embargo vuestros intuitivos pasos en el circuito del arte no se enseñan en ninguna universidad ¿Dirías que en este aspecto la heterodoxia ha sido un arma para abriros paso en el sector?

K. En efecto, las bases de mi formación artística las obtuve en la praxis universitaria con materias teóricas como historia del arte o museología, y otras prácticas como (nombre de una), por lo que concluyo que como toda formación académica uno tiene que abrevar los conocimientos científicos, técnicos, tecnológicos, históricos y culturales, de quienes nos antecedieron.

Sin embargo, nos enfrentamos a obstáculos que en el cobijo del aula no sabíamos y no nos prepara, la realidad laboral y artística-cultural en Querétaro y hoy por hoy, en la globalización, nos ofrece la oportunidad, precisamente de ser heterodoxa, con nuevas y diferentes formas creativas de gestionar proyectos de arte, y de que nuestra formación sea cada vez más profesional, de manera autodidacta, sin excluir estudios complementarios.

Actualmente y esto se vio en plena pandemia, hay que adaptarse a las posibilidades tecnológicas, que permite a toda expresión artística llegue a cualquier parte del mundo.

Un problema que he notado, sobre todo en artistas jóvenes, es la falta de la profesionalización artística y la idea de que nunca necesitarán de ésto, una gran cantidad desconoce cómo realizar un carta solicitud para préstamo de espacios o de insumos, no están dados de alta a un sistema tributario, que esto a su vez les permitiría percibir ciertos derechos, y claro, también obligaciones, básicos para poder generar otro tipo de apoyos y proyectos, como lo son las estancias, concursos y becas a nivel nacional e internacional, desconocen el valor y es el proceso del derecho de autor, algo que es fundamental para un productor de arte, y por ende, desconocen las leyes que los facultan y protegen.

Y sobre todo, aprender a ser críticos propositivos de obras artística de cualquier disciplina sin menoscabo de saber posicionar tus proyectos de gestión cultural, para ofertar y vender y continuar produciendo en un eterno retorno.

A. ¡Claro!, si hubiera seguido las bases académicas que me fueron enseñadas, no estaría trabajando de forma libre como lo hago ahora. Es importante reconocer las bases que se enseñan en la universidades, pero es muy diferente el circuito laboral, pero me gusta creer que para abrirte paso en el medio artístico es necesario entender las necesidades tanto de los artistas, así como de los clientes que apoyas, siempre escuchando y manteniéndote fiel a tus principios, algo que no te enseñan en la universidad. La colaboración es parte fundamental para mi desarrollo, es importante entender que las mejores cosas pasan cuando sales de tu zona de confort.

¿Qué os gustaría decirles a los lectores de mundoclasico sobre quiénes son Karla Medellín y Alejandro Chávez?

A. Es complicado hablar de mí sobre quien soy, sin sonar egocéntrico, pero la verdad soy un cúmulo de experiencias, una persona apasionada por lo que hace, una persona fiel a sus principios y valores, una persona leal, que busca siempre construir a base de confianza, respeto y admiración, una relación con las personas que le rodean, una vez que se pierde eso, es muy complicado volver a recuperarla. Soy un fiel creyente de la risa, las carcajadas y de tomarte las cosas lo más ecuánime posible, buscando empatizar en todo momento con la gente. La Ley Universal de la Naturaleza es parte importante en mi vida, soy una persona que esta en constante búsqueda de la paz interna, observando siempre, observando sin juzgar, entendiendo el cambio constante de las cosas, todo surge y todo desaparece, así como nosotros y nuestras acciones; por lo que considero importante mantener un estado meditativo constante, soy una persona que cree en el poder de la palabra, así como en el poder de la creación artística. Simplemente un humano con muchas, pero muchas preguntas.

K. Mi nombre es Karla Medellín Castellanos (FAZ), queretana de 24 años, de madre tapatía y padre potosino. Gestora y artista multidisciplinaria que ha tenido la oportunidad de trabajar tanto en gestión cultural gubernamental como en la gestión privada.

Siempre he tenido un interés en esta parte del arte, el cómo se mueve y el alcance que puede lograr. Ferviente creyente de la transformación y el valor que tiene para la sociedad y que por ende, es importante dar oportunidad a las propuestas que están surgiendo y hacer que retumben en todo lugar posible. La investigación, la gestión y la administración artístico-cultural ha sido una parte fundamental tanto en mi vida académica, como laboral. Eso ha logrado mi flexibilidad y adaptación para poder participar en la gestión relacionada a exposiciones artísticas, muestras de cine, eventos políticos, festivales y conciertos.

Mi obra artísticas usa técnicas experimentales, desde el uso de la pirografía, el diseño textil, artes del fuego y el óleo, acrílico y acuarela, hasta el performance, fotografía y la música. La obra está enfocada en temáticas como las alteraciones de la psique y manifestaciones físicas ocasionadas por padecimientos médicos y el cambio constante del propio cuerpo a raíz de la enfermedad, buscando mostrar la realidad desde la percepción de las personas con alteraciones neuronales siendo a su vez, una manera de alzar su voz y visibilizar la condición médica y social que se vive en México sobre estas condiciones médicas.

Finalmente, agradeciendo a Omar, a Mundoclasico.com y a los lectores por brindar este espacio y mostrar lo que se está haciendo en Querétaro y México, y que pronto, sonará con más fuerza.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.