Alemania

Leonora a su pesar

Esteban Hernández
viernes, 12 de noviembre de 2021
Il Trovatore, producción de Olivier Py © by Bayerische Staatsoper Il Trovatore, producción de Olivier Py © by Bayerische Staatsoper
Múnich, miércoles, 3 de noviembre de 2021. Bayerische Staatsoper. Verdi: Il Trovatore. Dir. escena: Olivier Py. Saioa Hernández (Leonora) George Petean (Conte di Luna), Okka von der Damerau (Azucena), Francesco Meli (Manrico), Báling Szabó (Ferrando), Emily Pogorelc (Ines),Evan LeRoy Johnson (Ruiz). Dir. musical: Francesco Ivan Ciampa.
0,0005559

De la primera puesta en escena de Il Trovatore de Olivier Py, en el año verdiano de 2013, solo queda un grato recuerdo. Aquello que sustentaba la producción, su excepcional casting con Anja Harteros y Jonas Kaufmann en las vestes de Eleonora y Manrico, ha ido acomodándose al paso del tiempo con diferente éxito, mostrando inestable una messa in scena a la que, pese a la consistencia del elenco, se le nota siempre cierta cojera.

Il Trovatore, producción de Olivier Py. © by Bayerische Staatsoper.Il Trovatore, producción de Olivier Py. © by Bayerische Staatsoper.

Como ya reflexioné hace algún año que otro, al escenógrafo francés se le debe echar en cara el olvidarse del trabajo escénico de los personajes, o si me apuran el descuidarlos, amén de conferirles una ambigüedad que en la mayoría de los casos encuentra difícil explicación.

Manrico resta como en sus inicios un mafioso apagado y falto de teatralidad, con algo de culpa de todas las partes implicadas. En cualquier caso quizás Múnich no estaba al corriente de las prestaciones belcantistas de Francesco Meli, claro, nítido, con un timbre que otorgaba luz al gótico en el que Py sumerge al personaje. 

Il Trovatore, producción de Olivier Py. © by Bayerische Staatsoper.Il Trovatore, producción de Olivier Py. © by Bayerische Staatsoper.

El reconocimiento al tenor italiano fue escaso comparado con su desempeño en el escenario, y más si se ponen en la misma balanza los aplausos a Georg Petean (Conte di Luna) y Okka von der Damerau (Azucena). Ambos sostuvieron actuaciones notables, Petean se sabe que es uno de los barítonos verdianos más consistentes, pero nada distantes de Meli, y sin embargo, por jugar “en casa”, recibieron sonoras ovaciones. Era evidente que tanto Petean como von der Damerau estaban al corriente de los defectos que a nivel teatral muestra la puesta en escena, e intentaron paliarlos poniendo particular atención en la proyección de sus voces.

Il Trovatore, producción de Olivier Py. © by Bayerische Staatsoper.Il Trovatore, producción de Olivier Py. © by Bayerische Staatsoper.

El valor de este trovador para nuestros intereses se centraba en el debut en Múnich de Saioa Hernández, en sustitución de la programada Sondra Radvanovsky. Resultó evidente desde la platea que los logros de la soprano madrileña, prima de la Scala incluida (Attila, 2018), se les escapaban a la mayoría de los asistentes, quienes tras la pausa abrieron en buena medida de nuevo su programa para recordar el nombre de la Leonora en escena. Quizás lo importante fuese hacerse escuchar y Alessandro Ariosi, uno de los agentes con más mano en la Staatsoper, no dudó en proponer a Saoia ante la oportunidad que se le presentaba, sin valorar que este trovador pone palos en las ruedas de cualquier cantante que se precie. 

Saoia pudo apenas demostrar su desenvoltura en escena y se mostró tan estática y hierática como la producción exige. Ante esto apenas resta la voz para brillar, parte fundamental pero evidentemente no aislada de los requerimientos de una función, sobre todo a la hora de recibir el juicio del público. Convincente en las dinámicas, con una voz sin fisuras, de emisión controlada pese a su gran caudal, Saoia propuso una Eleonora inmaculada, rica en detalles que, visto el sobrio reconocimiento, se le escaparon a la mayoría de los presentes. Por supuesto aplaudida, faltaría más, pero tímidamente ovacionada, solo nos queda confiar en que quien sepa de lo que va la este arte confíe en la soprano madrileña para futuras apariciones en la ópera estatal de Baviera.

Grata fue la presencia en la dirección de Francesco Ivan Ciampa, joven producto del conservatorio romano de Santa Cecilia, con dirección meticulosa, sobria en gestos pero contundente, que demostró un conocimiento sin fisuras de la partitura tanto como para hacerse padrón de ella y poder así llevar tanto a la orquesta (sin mácula, como casi siempre) como a los cantantes en volandas.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.