Una jirafa en Copenhague

Entrevista Intrapersonal Confrontada: Omar Jerez con Leyre Khyal

Omar Jerez
miércoles, 12 de enero de 2022
Leire Khyal © by Leire Khyal Leire Khyal © by Leire Khyal
0,0016313

Me complace anunciar, y presentaros Entrevista Intrapersonal Confrontada*; un método periodístico (el cual creé hace unos ocho años) que ha estado guardada bajo llave hasta hoy al no encontrar el momento idóneo. Pero ese día ha llegado y me complace todavía aún más al hacerlo al lado de la grandísima e indómita Leyre Khyal.

Leyre Khyal es una de las mentes más brillantes que he conocido; mientras yo me levanto Leyre Khyal ya ha recorrido el mundo cinco veces sin despeinarse.

Para muestra un botón: ha llevado la genialidad de la entrevista a su parcela ¡Joder Leyre es que has realizado un metaentrevista dentro de la entrevista, creando a la misma vez, un subgénero!

Entrevistar a una genia se antoja como un ejercicio titánico, pero Leyre Khryal ha puesto el listón muy alto para los subsiguientes que opten por la Entrevista Intrapersonal Confrontada.

Leer a Leyre Khyal, googlear a Leyre Khryal, seguir a Leyre Khyal,y sobre todo, si tienes la osadía de debatir con Leyre Khyal, ten muy bien preparada la parrafada porqué te puede triturar toda argumentación en nanosegundos y dejarte en muy mal lugar.

¡Dios Salve a la Reina Leyre Khryal!

Entrevista a Leyre Khyal

¿De dónde sale esta entrevista?

Pues el otro día me contactó Omar Jerez y me dijo que me quería hacer una entrevista con una metodología nueva, que consiste, básicamente en que me pregunte yo a mi misma lo que yo quiera. Aunque el me hizo varias preguntas en la llamada.

¿Y crees que debes contestarlas?

Me parece un buen punto de partida. Yo siempre voy por detrás del Deseo del otro, lo he descubierto en el poco tiempo de análisis que llevo. Necesito saber unos mínimos de lo que el otro desea de  para después activar yo el deseo por el otro. El silencio, cuando no tiene sentido, me angustia, pero cuando lo tiene, me libera. Esa metamorfosis de la angustia en libertad, he descubierto que es una cuestión de saber, y de verdad. La sinceridad es una voluntad adaptativa, no es en falso.

¿Qué preguntas te hizo por teléfono?

Me hizo cuatro preguntas y fueron estas, mira:

—¿Qué tal van tus proyectos?
—¿Qué les das a tus seguidores, que tienes tantos hombres en las redes?
—Se rumorea que tienes relación con servicios de inteligencia ¿Es cierto? ¿De
donde sacas algunas informaciones que siempre conoces la primera?
—¿Qué es de aquel tipo que te acosaba en redes?

Las voy a contestar, así el método Omar se estrena con una entrevista dentro de otra entrevista. Porque como he explicado, mi brújula es el otro.

—¿Que tal van tus proyectos?

Van. He resistido a la pandemia y estoy orgullosa. En este tiempo he podido pensar mucho y reflexionar sobre los últimos años de mi vida, que han ido muy deprisa, y me han pasado muchas cosas. Me he podido desparramar y ahora tengo que volver a entrar en juego. Vengo más tranquila, y con más confianza en lo que hago, sea lo que sea. Así que voy.

—¿Qué les das a tus seguidores, que tienes tantos hombres en redes?

Durante un tiempo de mi vida me esforzaba en caer bien a las mujeres, pero era inútil, la mayoría no me soportaban. En el feminismo encontré un refugio inicialmente, pero cuando se convirtió en moda, tuve que salir corriendo. Los hombres siempre han estado ahí. La mayoría son maravillosos. Tb he descubierto que todos tienen un punto de misoginia, mi analista lo llama “horror de castración”, y hay ciertos hombres a los que atemorizo, y me ven como un ser malvado y peligroso. Afortunadamente me suelo asentar en personalidades más robustas que me pillan el guante, el diálogo es muy estimulante.

—Se rumorea que tienes relación con servicios de inteligencia ¿es cierto? ¿de dónde sacas algunas informaciones que siempre conoces la primera?

No, no es cierto. Alguna vez creo que hemos hablado de esto en redes. Son cosas que la gente va soltando. Leí a una feminista con la que es cierto que hice alguna cosa en el pasado, hace ya bastantes años, decir que me conocía bien y que cuidado conmigo, que era todo mascarada, mi empresa, etc. No sé qué contaba del 15m.. Pero la realidad es que no es verdad lo que cuenta, y el rumor empezó con ella. Varias personas me han escrito con este tema “cuidado con fulanito que es de nosedonde, cuidado con menganito que trabaja para nosequé”, la realidad es que soy ajena a todo eso. Y algunos de esos fulanitos y menganitos son buenos amigos, y me daría igual su curro. Me rodeo de gente inteligente, tengo amigos que me informan bien, otras veces es cosecha propia. No hay gran misterio.

—¿Qué es de aquel tipo que te acosaba en redes?

Nu Wan Da era un petardo, pero no un acosador. Le tengo bloqueado en varias redes, aunque tenemos contacto por whatsap, y cada cierto tiempo nos saludamos. No me suelo tomar muy en serio los piropos ni los insultos, así que bueno, el bloqueo es por mera molestia y supongo que le desbloquearé después de esto para que ver qué opina de aparecer por aquí.*

Ahora voy a preguntarme lo que me hubiese gustado que me pregunte Omar.

—¿Conoces mi trabajo?

Por supuesto! Y me encanta, me resulta muy divertido. Es una combinación de inteligencia, bondad, inocencia, vitalidad y ganas de tocar los huevos muy original, muy genuina, muy honesta. Me interesa mucho la crítica social que no se pronuncia por las vías habituales y también me interesa mucho todo la cuestión del riesgo de hablar desde la realidad, es un arte muy transgresor y muy eficiente. Pero no es para todo el mundo, eso ya lo sabes. Pocos lo pillan.

—¿Cuál es la obra que más te gusta?

La performance de La Bestia, porque tiene un montón de contenido. Las fronteras siempre son interesantes, lo que ocurre en ellas, lo que significan. Los pasos, las transformaciones. Además transmites muchísima excitación, se percibe esa necesidad de llegar al límite. Está muy bien mimetizado además con los demás participantes, porque no ocultas tu posición, incluso la exhibes, pero en esa exageración consigues pasar inadvertido y que te acepten. Me imagino que tu ya contabas con que esas bolsas de comida las puede preparar la mafia que incita a todos esos ciudadanos a cruzar temerariamente la frontera, sabiendo que la mayoría terminarán siendo carne de tráfico de órganos. Pero tú estás ahí, con Julia (que su posición me interesa muchísimo porque es un testigo siempre oculto) siguiendo el rollo, aunque a los ojos de algunos no puedas esconder el júbilo de encontrarte con la realidad, desvestida de grandes relatos y mitologías, esa celebración que manifiestas no está al alcance de mucha gente, de hecho, no está al alcance de la gran mayoría, de toda esa gente que necesita una realidad digerida por los medios de masas. Me parece una muy buena obra y os felicito por ella.

—¿Cuál es el artículo que más te ha gustado?

Pieza enlazada

El de tu experiencia en Siria, me he reído muchísimo. Me ha encantado, y refleja de nuevo esa necesidad tuya de explorar la realidad en vivo, sin intermediarios, en toda su magnitud. Además me acordé del día que nos conocimos y Libro Sagrado, y me saltó una carcajada tremenda.

—¿Cómo definirías el arte que hago?

Inteligente, original y divertido.

—¿Me quieres hacer tú alguna pregunta?

Sí, y a Julia, pero me la guardo para cuando podamos quedar de una puta vez en una terraza y tomar cerveza tranquilos.

Entrevista Intrapersonal Confrontada (O cómo responder y después preguntar)

La entrevista es un género periodístico fundamental. De hecho, se podría considerar su piedra angular, porque permite al periodista confirmar, acceder y conocer los hechos de manera directa, sin intermediarios, hablando con la fuente y estableciendo un diálogo con los protagonistas.

Lamentablemente, y salvo honrosísimas excepciones, la entrevista, ese momento excepcional que combina conversación, reto y seducción, se ha convertido en un acto seco, forzado, en el que demasiado a menudo el entrevistado no quiere responder y al entrevistador le da lo mismo que no quiera. El momento sublime que permite al periodista ejercer su derecho a preguntar se transforma en un trámite, una penitencia o directamente un combate tosco y sin ningún vencedor.

En otras ocasiones, los entrevistados han tenido una clase por parte de sus asesores para evitar, rodear o directamente eliminar preguntas incómodas, que suelen ser precisamente las que el periodismo debe y puede hacer. El resultado, nuevamente, queda en un limbo de medias verdades y frases insulsas. Por no hablar de las entrevistas promocionales asociadas a algún producto cultural, tipo cine, literatura y música, donde la superficialidad es tan apabullante que se podrían mantener las preguntas hechas años antes y tendríamos la certeza de encontrar las mismas respuestas.

Ante este panorama, desolador y habitual en demasía, el artista y creador Omar Jerez propone una nueva fórmula, una nueva aproximación al género que exige una complicidad de ambas partes (tomando como inspiración las entrevistas noveladas que hizo durante años Milan Kundera) para generar un contenido atractivo, valiente, que enriquezca al lector y que suponga una aventura donde ni el camino ni el destino queda prefijado.

El nuevo concepto se llama Entrevista Intrapersonal Confrontada, (EIC), y tiene como cimiento inamovible la siguiente premisa: el entrevistado genera un discurso a priori, provocado y sugerido (o no) por el entrevistador, y posteriormente el periodista edita y da forma periodística a ese contenido. Se crea una arcilla pura que será moldeada por las manos expertas del entrevistador, a posteriori.

A continuación se exponen los 10 puntos que definirán cualquier EIC que se haga a partir de ahora, y que creemos supone una innegable revolución en este género. Es tan sencillo como invertir el orden para recuperar la pureza que nunca debió perder.                                                    

Decálogo para una entrevista intrapersonal confrontada (EIC)

1- Cualquier persona, tenga o no relevancia pública, podrá solicitar a un periodista la realización de una EIC. Igualmente, cualquier periodista podrá solicitar la realización de una EIC a cualquier persona o personaje.
2-Cualquier EIC tiene como base fundamental la relación que se establece entre el periodista y el entrevistado, así como la reinterpretación del concepto de entrevista para el siglo XXI.
3- Una vez aceptada la realización de la EIC, se propondrá, por cualquiera de las partes, un tema sobre el que girará la narración, así como su extensión. Igualmente podrá ser de libre elección si así se decide de mutuo acuerdo.
4-El entrevistado construirá libremente una narración sobre la temática escogida, que podrá ser creada en cualquier formato: texto, audio, vídeo, ilustración, así como cualquier combinación entre estos. El periodista no intervendrá nunca en esta parte del proceso.
5-El periodista recibirá esa narración y a partir de ahí construirá una EIC en la que se compromete a mantener el sentido del texto original, y podrá modificar, eliminar, ampliar o extender la entrevista para tratar de llegar a la naturaleza real del entrevistado. Podrá solicitar más información al entrevistado, así como convertirla a otro formato.
6- Bajo ningún concepto el periodista podrá utilizar la información en bruto para difamar o menoscabar la figura o reputación del entrevistado.
7- El periodista deberá entregar una copia de la EIC antes de su difusión al entrevistado para que la confronte y certifique que se ha mantenido el sentido original, no entrando éste en consideraciones de estilo y forma.
8- El periodista puede declarar la EIC nula si percibe que está falseada o que el entrevistado se aleja del objetivo principal, que es un ejercicio de honestidad consigo mismo.
9- El espectador, para poder completar la experiencia, debería tener acceso al discurso en bruto enviado por el entrevistado y la EIC definitiva, para comparar y enriquecer la lectura/visionado/escucha del proceso.
10- Al contrario que en la entrevista clásica, en cualquier EIC la búsqueda de la verdad queda supeditada a la experiencia compartida, confrontada y colaborativa entre las dos partes.
Notas

1. Omar aquí me pidió que le desbloquease y me dijo que era muy divertido leer las trifulcas que nos traemos.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.