España - Cataluña

El arte del contratenor

Jorge Binaghi
martes, 25 de enero de 2022
Franco Fagioli © 2022 by Igor Studio / Deutshe Grammophon Franco Fagioli © 2022 by Igor Studio / Deutshe Grammophon
Barcelona, jueves, 20 de enero de 2022. Palau de la Música. Recital de Franco Fagioli, contratenor. Gabetta Consort. Director: Andrés Gabetta. Conciertos y arias de Purcell, Vinci, Haendel, Vivaldi, Porpora, y Locatelli.
0,0004933

Ha sido la primera vez de un concierto en el que el gran contratenor argentino se ha exhibido en solitario en Barcelona con el excelente Gabetta Consort, dirigido por el primer violín Andrés Gabetta (apellido de familia argentina de gran prosapia musical, una vez que se puede estar orgulloso de compatriotas...) 

Fue un concierto largo, festejadísimo y no sólo en las intervenciones solistas de Fagioli (la capacidad y belleza de sonido en crescendi y diminuendi del Concierto 'Grosso Mogul' RV 208 de Vivaldi de director y conjunto -en otras ocasiones se lucieron el fagot y el laúd- fue justamente recompensada por el público). Los otros momentos instrumentales, la Curtain Music de Purcell, el Concierto para violín RV387 de Vivaldi y dos números -Largo y Giga y Allegro del Concerto XI a quattro de Locatelli fueron también de gran nivel, siempre con Vivaldi como máximo ejemplo de altìsima ejecución.

Las intervenciones de Fagioli fueron siempre de arias de óperas barrocas, con un conocido como Haendel y nombres menos frecuentados en estas latitudes como Leonardo Vinci o Nicola Porpora.
Inició su actuación con 'Quell'usignuolo che innamorato' de Sigismondo, re di Polonia de Vinci. Siempre a gran nivel, pareció aquí -en una parte esencialmente lírica, y a pesar de su dominio monumental de la respiración, el legato y los adornos- poseer un timbre intenso y penetrante pero carente de brillo, en especial en el sector agudo. 

Que la voz no es 'bella' pero sí interesante, con un centro y grave espectaculares y, lo que es más en esta cuerda, muy 'naturales', y que el cantante no es sólo un técnico y estilista consumado sino un gran artista con una claridad de articulación y valoración del texto se vio, en la primera parte, en otro fragmento de gran patetismo del mismo autor, 'Gelido in ogni vena' de Siroe, re di Persia, extensísimo y de una expresividad sobrecogedora. 

En la primera parte se oyeron dos títulos de Haendel, un movido 'Agitato da fiere tempeste' del poco frecuente Oreste y concluyó con la conocida aria final del protagonista de Ariodante, `Dopo notte atra e funesta', donde la capacidad para variar, la increíble capacidad para realizar trinos en todo el registro, y las diversas agilidades fueron una fiesta.

Pero en la segunda volvió a demostrar que las súplicas o lamentos son las joyas más preciadas de su corona. Sólo la increíble messa di voce de la invocaciòn inicial 'Alto Giove' del Polifemo de Porpora bastaría para dar la medida de su maestría, pero también de la potencia emocional de su canto.

Si fantástica fue su versión de 'Vo`solcando in mar crudele' del Artaserse de Vinci, la de la célebre 'Scherza infida' de nuevo del protagonista de Ariodante de Haendel fue soberana, la mejor que haya oído yo en vivo. 

El último Haendel, 'Sento brillar nel sen'  de Il pastor fido fue una exhibición de virtuosismo que se prolongó con el primer bis, 'Come nube' de Agrippina y en forma aún más marcada (regaló en toda la última parte unos sobreagudos que subyugaron al público), pero a mi entender su gran arte brilló en la breve, pero sublime y emotiva 'Dove sei amato bene?' de Rodelinda.

Largos aplausos y vítores para todos, y en especial para Fagioli (quien recibió además un ramo de rosas de una admiradora) rubricaron este concierto excepcional.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.