Noticias

Ucrania

Guerguiev destituido de la Filarmónica de Múnich

Juan Carlos Tellechea
miércoles, 2 de marzo de 2022
Valery Gergiev © 2022 by ICNews Valery Gergiev © 2022 by ICNews
0,0003073

El alcalde Dieter Reiter (SPD) ha destituido a Valery Guerguiev, director titular de la Orquesta Filarmónica de Múnich. Reiter justificó la medida diciendo que Guerguiev no se había pronunciado, a pesar de que se le había pedido que se distanciara clara e inequívocamente de la guerra contra Ucrania.

El comunicado dice: 

Habría esperado que reconsiderara y revisara su valoración tan positiva del gobernante ruso. No lo ha hecho. Sin embargo, en la situación actual, una señal clara a la orquesta, a su público, al público y a los políticos de la ciudad habría sido indispensable para poder seguir trabajando juntos. Como esto no ocurrió, lo único que queda es una separación inmediata. Aclararemos todo lo demás lo antes posible. 

No habrá más conciertos de la Filarmónica de Múnich bajo la dirección de Guerguiev, dijo Reiter.

Gergiev, cercano al jefe de Estado ruso Vladimir Putin, había sido objeto de crecientes presiones por su silencio sobre la guerra de Ucrania.

Anna Netrebko

Anna Netrebko, de 50 años de edad, ciudadana rusa con segundo pasaporte austríaco y residencia en Viena se empeña en los últimos días en ser considerada una cantante “apolítica“. Desde hace 20 años, Netrebko es una estrella mundial. Ahora tiene que temer por que ya no se la juzgue únicamente por su forma de cantar. Y está tratando de ayudarse a sí misma con una declaración.

Antes de comenzar su gran carrera, hace 25 años, Anna Netrebko interpretó la segunda naranja en la ópera de Serguei Prokofiev El amor por tres naranjas; se conserva una grabación. Su director de orquesta fue Valery Guerguiev. Tanto Netrebko como Guerguiev han alcanzado desde entonces fama mundial, y ahora se enfrentan a problemas similares debido a su cercanía al jefe de Estado ruso Vladimir Putin; son, después de todo, las figuras artísticas más conocidas de Putin en Occidente.

Actualmente, Guerguiev está siendo presionado por las casas de música de Milán, Múnich, Baden-Baden y Hamburgo para que se posicione en contra de la guerra de Putin en Ucrania. Netrebko tiene problemas menos graves. En primer lugar, Netrebko no tiene un teatro de ópera propio que financiar (como Guerguiev con el Teatro Mariinsky de San Petersburgo), y en segundo lugar, vive en Viena con un segundo pasaporte austriaco. Pero su proximidad a Putin también es provocativa una y otra vez. Netrebko celebró su 50 cumpleaños en el Kremlin el año pasado, hizo campaña por la reelección de Putin en 2012 y hace siete años posó con un líder separatista de Donetsk ondeando la bandera de la "Nueva Rusia", símbolo de la Ucrania oriental escindida; la foto se puede encontrar en todas partes en la red y para muchos está inseparablemente unida a su nombre.

Ahora Netrebko, a diferencia de Guerguiev, ha hecho una declaración sobre la guerra de Ucrania que deja fuera a Putin y su papel. En ella, se describe como una persona apolítica. Es rusa y ama a su país, pero tengo muchos amigos en Ucrania y el dolor y el sufrimiento me rompen el corazón. Quiero que esta guerra termine y que la gente viva en paz. Eso es lo que espero y rezo. Además, se mostró en contra de obligar a los artistas o a cualquier persona pública a hacer públicas sus opiniones políticas e insultar a su patria. Probablemente alude a las exigencias que se le plantean a Guerguiev.

Este miércoles está previsto un concierto en la Elbphilharmonie.

La declaración no es una coincidencia. Netrebko debe temer que también se cancelen sus actuaciones, que haya protestas contra su postura pro-Putin. Esto podría ocurrir ya mañana, miércoles, cuando actúe con su marido, el cantante Yusif Eyvazov, en la Elbphilharmonie. Un vistazo a la entrada más cara (440,35 euros) deja claro que Anna Netrebko no es solo un fenómeno musical y político, sino también económico. El público solo paga esos precios por las estrellas entre ellas, por Anna Netrebko, quizás Jonas Kaufmann, en el pasado también Plácido Domingo. Quien contrata a Netrebko puede ganar mucho más dinero que con otros cantantes. Después de dos años de pandemia, esto juega un papel aún más importante para los organizadores que antes. Así que las cancelaciones son ahora más amargas.

Hace 20 años, Netrebko logró su salto internacional en el Festival de Salzburgo. Una voz grande y cálida inundó sin esfuerzo la enorme Felsenreitschule de esa ciudad austríaca, Netrebko se mostró despreocupada y juguetona. No había rastro de política. Desde entonces, todo el mundo quiere escuchar a esta mujer. Dosifica sus actuaciones, concentrándose en el repertorio romántico italiano y ruso. Christian Thielemann la convenció para que cantara Elsa, de Richard Wagner. Pero eso fue una excepción, el repertorio alemán no le conviene, probablemente por el idioma.

Que puede superar sin esfuerzo a sus compañeros y al mismo tiempo no es tan buena con las notas rápidas: Ambos fenómenos fueron inconfundibles en 2005 en La Traviata de Salzburgo. Los fans no le echan en cara que cada vez celebre más sus papeles. Porque la voz de Netrebko habla directamente a las emociones de sus oyentes, que por lo tanto solo pueden hacer una cosa: animar y volver a animar. Más preocupante aún es que se escucharan abucheos en La Scala de Milán. ¿Estaban dirigidas a su forma de cantar, a su postura política o a todo el conjunto de Netrebko? Los tiempos despreocupados de la naranja pueden haber terminado.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.