España - Murcia

En el Stabat Mater hice cosas que nunca había hecho

Xoán M. Carreira
viernes, 15 de abril de 2022
Estreno del Stabat Mater de Moreno- Buendía © 2022 by Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia Estreno del Stabat Mater de Moreno- Buendía © 2022 by Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia
Murcia, viernes, 1 de abril de 2022. Auditorio 'Víctor Villegas'. Manuel Moreno-Buendía, Stabat Mater dolorosa ... Estreno absoluto. María José Montiel, mezzosoprano. Javier Franco, barítono. Sociedad Coral de Bilbao (Enrique Azurza, director). Coro Stabat Mater (Balbina Serna, directora). Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Manuel Hernández Silva, director.
0,0004378

Manuel Moreno-Buendía (Murcia, 1932) es ante todo un artista independiente que ha desarrollado su larga y fructífera carrera como creador, director de orquesta y docente al margen de ideologías políticas y estéticas, y que este año hace poco ha celebrado su 90 aniversario en pleno disfrute de un estado envidiable de salud -ha viajado de Madrid a Murcia para el estreno conduciendo su propio coche-, pletórico de optimismo y de ilusión. 

Tras el concierto tuve ocasión de saludarlo y pedirle una copia de la partitura del Stabat Mater, obra sobre la que le hice algunas preguntas a las que contestó amablemente y con una amplia sonrisa. Terminó sus respuestas con una frase enfática: "en el Stabat Mater hice cosas que nunca había hecho". 

Como a cualquier persona inteligente, a Moreno-Buendía le interesan más las preguntas que las respuestas, y el Stabat Mater es una muestra de ello, pues la obra es una especie de recorrido por la sala de los Stabat Mater dentro del museo de la historia de la música. Moreno-Buendía no tiene reparo en recurrir a muchos de ellos en su propia versión, sea como alusiones, guiños, homenajes, glosas, o memoria, pero en todo momento como diálogo con las tradiciones e historia de los Stabat Mater. Un diálogo que sólo es posible desde la excelencia técnica, imaginativa, emocional que Moreno-Buendía ha acreditado a lo largo de una carrera de siete décadas durante la cual se ha valido de su honestidad y sentido del decoro. 

Si Moreno-Buendía demostró ser un artista moderno con su Suite concertante para arpa y orquesta (1958) y con sus ballets de la década de 1960, lo sigue siendo aún en mayor medida con este Stabat Mater de nuestro tiempo. Contradiciendo la retórica institucional del franquismo tecnocrático, Moreno-Buendía demostró que era posible crear una música que no fuese aburrida y ahora nos ha regalado una música pletórica de emoción y de esperanza, ajena a la narración apocalíptica que nos presentan los medios de comunicación. 

Stabat Mater dolorosa ... para mezzo, barítono, coro y orquesta consta de doce números, once vocales y un interludio para cuerdas entre el Pro peccatis y el Sancta Mater. La amplia plantilla instrumental incluye maderas a tres, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba, timbales, arpa (con un papel destacado), una enorme percusión, y cuerdas. 

Manuel Moreno Buendía y Manuel Hernández-Silva. © 2022 by OSRM.Manuel Moreno Buendía y Manuel Hernández-Silva. © 2022 by OSRM.

Una vez más Moreno-Buendía demuestra ser -junto con Carmelo Bernaolael creador con mayor talento y el orquestador más hábil  del conjunto de compositores españoles nacidos en torno a 1930. El actual olvido de Bernaola y la permanente invisibilización de Moreno-Buendía por parte de la crítica y la musicología afines a la historiografía franquista merecen una reflexión que no procede en este momento y lugar, pero que no podemos dejar de mencionar. 

La complejidad del Stabat Mater requirió dos semanas de ensayo que Manuel Hernández Silva exprimió al máximo, obteniendo los mejores resultados de la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, cuyos componentes se esforzaron al límite de sus posibilidades, conscientes de estar participando en el estreno de una obra maestra. Sería inexcusable no hacer mención especial de los esforzados percusionistas -que tuvieron la dificultad añadida de tener que realizar largos y constantes desplazamientos en el escenario- y del arpa, cuyos nombres no constan en el programa ni en la página web de la orquesta. 

Elogio semejante merece la preparación de la obra por la centenaria Sociedad Coral de Bilbao (dirigida por Enrique Azurza) y el recién nacido Coro Stabat Mater (dirigido por Balbina Serna), que se creó especialmente para esta ocasión. El Stabat Mater de Moreno-Buendía es fundamentalmente una obra sinfónico-coral y así la entendió Hernández-Silva en su doble papel de maestro concertador y director. Profundo conocedor de los más mínimos entresijos de la partitura, consiguió convertirla en una narración sonora brillante y pletórica de emociones.  

El barítono tiene asignados Quis est homo -con coro- y Sancta Mater a solo. Javier Franco se incorporó desde el Gran Teatro de Córdoba donde había cantado el Lord Enrico Ashton de Lucia di Lammermoor hasta el 27 de marzo, y en algunos momentos adoleció de un planteamiento demasiado operístico de sus intervenciones, lo que restaba emotividad y narratividad a su interpretación. 

Por su parte la mezzo tiene dos números con coro, O quam tristis y Pro peccatis, y uno a solo, Fac me plagis, que María José Montiel abordó con su habitual competencia y profesionalidad, atinando a expresar el dolor y el horror de la muerte de un hijo. En su caso hubo una mayor conciencia de ser una narradora más que una comentadora y resultó mucho más conmovedora. 

Antes he calificado al Stabat Mater dolorosa ... de Moreno-Buendía de "obra maestra". Escribo esta reseña durante los días de Semana Santa que he dedicado en parte a reflexionar sobre la historia de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, un festival creado por los gobiernos tecnocráticos del franquismo que se ha visto obligado a reinventarse constantemente con los sucesivos cambios sociales y políticos. 

Aciertan quienes lo consideran la referencia para entender el desarrollo de la música religiosa en España en los últimos sesenta años y es obvio que en la SMR de Cuenca se han estrenado una serie de obras espléndidas de autores y autoras de diversas nacionalidades. La calidad y modernidad del Stabat Mater dolorosa ... es equiparable a las mejores de ellas, superándolas en sinceridad y frescura, y en oportunidad, mérito este ajeno a Moreno-Buendía, quien terminó la obra hace dos años, inconsciente del COVID, guerra de Ucrania, y demás calamidades que nos asolan. No es mi competencia enseñarle a los gestores a hacer su trabajo pero sí lo es decir aquí y ahora que las audiencias occidentales merecen y necesitan escuchar obras como este Stabat Mater.  

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.