Reportajes

Cambio climático

XXIII. Hallan peces y calamares en el Océano Ártico central

Juan Carlos Tellechea
lunes, 11 de abril de 2022
Polarstern en el témpano de hielo MOSAiC © 2022 by Sebastian Grote Polarstern en el témpano de hielo MOSAiC © 2022 by Sebastian Grote
0,0009519

Ejemplares de bacalao y de grandes calamares fueron hallados mucho más al norte de lo que se pensaba hasta ahora, según científicos de la expedición internacional MOSAIC, a bordo del rompehielos de investigación Polarstern. Los investigadores descubrieron peces y moluscos cefalópodos en aguas profundas en medio del Océano Ártico. Los resultados obtenidos por científicos de la Universidad de Estocolmo, del Instituto Alfred Wegener (AWI) y del consorcio EFICA (European Fisheries Inventory in the Central Artic Ocean) fueron publicados en la revista Science Advances.

Biólogos marinos del equipo de Ecosistemas se llevaron una gran sorpresa en la expedición MOSAiC: capturaron cuatro grandes peces a través de un agujero en el hielo marino. Casi no podían creerlo cuando constataron que tres de los peces eran bacalaos del Atlántico, una especie de pez depredador que no debería vivir tan al norte y, como pez costero, ciertamente no en una cuenca oceánica de cuatro kilómetros de profundidad a más de 500 kilómetros de cualquier costa. Investigadores del EFICA participaron en MOSAiC para realizar el primer inventario de poblaciones de peces en el Ártico Central.

Durante la deriva de 3.170 kilómetros, también recogieron un conjunto único de datos hidroacústicos con la ecosonda de pesca de Polarstern. Esto demuestra que el zooplancton y los peces pequeños son abundantes en la capa de agua atlántica de 200-600 metros de profundidad de la cuenca de Amundsen en una llamada capa de dispersión profunda (DSL). Utilizando una cámara de profundidad colocada bajo el hielo marino, los científicos también descubrieron que los grandes calamares (Gonatus fabricii) y peces linterna (Benthosema glaciale) se encuentran mucho más al norte de lo que se sabía.

A) Mapa de la ruta de la expedición MOSAiC (línea naranja). La línea amarilla representa el límite del ecosistema marino de la CAO. B) Mapa de los lugares donde se tomaron muestras de peces. © 2022 by Science Advances.A) Mapa de la ruta de la expedición MOSAiC (línea naranja). La línea amarilla representa el límite del ecosistema marino de la CAO. B) Mapa de los lugares donde se tomaron muestras de peces. © 2022 by Science Advances.

El bacalao del Atlántico capturado en la expedición MOSAiC en el Ártico Central procedía de las zonas de desove noruegas y había vivido en las temperaturas del agua del Ártico (de -1 a 2 °C) hasta seis años, como demostraron los análisis posteriores realizados en el laboratorio del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI) de Bremerhaven.

Los peces preferían la capa de agua del Atlántico, una masa de agua ligeramente más cálida (0-2 °C) que se extiende hasta la cuenca del Ártico. Pauline Snoeijs Leijonmalm, coordinadora del consorcio EFICA y profesora de ecología marina en la Universidad de Estocolmo, afirma que

Aunque el bacalao del Atlántico no tenga su propia población central en el Ártico, este estudio demuestra que puede sobrevivir. Un pequeño número de individuos parece encontrar suficiente alimento para sobrevivir durante mucho tiempo. 

Nuevos conocimientos sobre el funcionamiento de la red alimentaria pelágica

Giulia Castellani (Team Eco) utiliza un piolet para liberar el palangre del hielo a temperaturas inferiores a -30 °C durante la noche polar. © 2022 by Folke Mehrtens.Giulia Castellani (Team Eco) utiliza un piolet para liberar el palangre del hielo a temperaturas inferiores a -30 °C durante la noche polar. © 2022 by Folke Mehrtens.

El estudio añade así un nuevo nivel trófico (perteneciente o relativo a la nutrición) a la red alimentaria pelágica del ecosistema del Ártico Central: el de los grandes peces depredadores y los calamares. Junto con los peces más pequeños de la DSL, la continua inmigración de peces atlánticos de mayor tamaño contribuye al suministro potencial de alimentos para los mamíferos, ya que las focas y las morsas pueden sumergirse hasta la capa de agua del Atlántico. Según el Dr. Hauke Flores, biólogo de AWI, que coordinó la realización del trabajo de campo de EFICA durante la expedición MOSAiC,

La disponibilidad de peces pequeños e incluso de algunos más grandes en la capa de agua del Atlántico podría explicar por qué las focas, las morsas y los osos polares se encuentran incluso en el Polo Norte. Tanto los peces como los mamíferos son muy raros, pero están ahí.
Estudiar las poblaciones de peces y calamares durante todo un año en el Océano Ártico central fue una oportunidad única. Estamos muy agradecidos a los miembros de los equipos de los ecosistemas en las cinco etapas de la expedición, a los numerosos "pescadores" voluntarios, a los guardianes de los osos polares y a los miembros de la tripulación por sus esfuerzos a temperaturas tan bajas como 30°C bajo cero. Sin su apoyo, este conjunto de datos único nunca habría sido posible.

No hay poblaciones de peces explotables

Basándose en sus resultados científicos, los autores del nuevo artículo publicado en Science Advances concluyen que no hay poblaciones de peces explotables -al menos en la cuenca euroasiática- ni hoy ni en un futuro próximo. 

Esto era de esperar, ya que el océano Ártico central tiene concentraciones de nutrientes muy bajas y una productividad biológica muy baja. Incluso si se introdujeran más peces atlánticos y sus presas con la afluencia de agua del Atlántico, la capacidad del ecosistema del Ártico Central para mantener poblaciones de peces más grandes es sin duda muy limitada, 

señala la profesora Pauline Snoeijs Leijonmalm. La científica subraya que es muy importante que este ecosistema frágil pero plenamente funcional reciba una sólida protección internacional, similar a la del Antártico.

Un acuerdo internacional impide la pesca comercial

El calentamiento global está afectando a la región del Ártico con más fuerza que al resto del mundo, y los modelos climáticos predicen que la apertura del Océano Ártico central a los buques que no se dedican a la navegación es solo cuestión de décadas. Dado que la mayor parte de la zona está formada por alta mar -aguas internacionales fuera de la jurisdicción nacional-, las posibles actividades humanas futuras en este lugar se están debatiendo a nivel político nacional e internacional. Según Pauline Snoeijs Leijonmalm

Normalmente, la explotación de los recursos naturales recientemente accesibles precede a la investigación científica y al establecimiento de una gestión sostenible, y las poblaciones de peces compartidas internacionalmente en alta mar son especialmente vulnerables a la sobrepesca.

En el espíritu del principio de precaución, Canadá, China, Groenlandia (Reino de Dinamarca), Islandia, Japón, Noruega, Rusia, Corea del Sur, Estados Unidos y la Unión Europea negociaron el Acuerdo para prevenir la pesca no regulada en alta mar en el Océano Ártico Central (CAO), que entró en vigor el 25 de junio de 2021.

Los diez socios del acuerdo pondrán en marcha próximamente un importante programa conjunto de investigación científica y seguimiento para recoger nuevos datos sobre las poblaciones de peces y el ecosistema del Océano Ártico Central. La UE ya ha iniciado este trabajo financiando la investigación del ecosistema del consorcio EFICA en la expedición MOSAiC (2019-2020) y la expedición Synoptic Arctic Survey con el rompehielos sueco Oden (2021). La nueva publicación en Science Advances es el primer artículo científico que presenta nuevos datos de campo relacionados con el acuerdo. Pauline Snoeijs Leijonmalm matiza que

Este acuerdo impide cualquier tipo de pesca comercial durante al menos 16 años y da prioridad a la ciencia al garantizar evaluaciones científicas del estado y la distribución de las posibles poblaciones de peces en el Océano Ártico central y el ecosistema que las sustenta: una decisión política acertada y un buen comienzo en el camino hacia la protección integral

Publicación original

Pauline Snoeijs-Leijonmalm, Hauke Flores, Serdar Sakinan, Nicole Hildebrandt, Anders Svenson, Giulia Castellani, Kim Vane, Felix C. Mark, Céline Heuzé, Sandra Tippenhauer, Barbara Niehoff, Joakim Hjelm, Jonas Hentati Sundberg, Fokje L. Schaafsma, Ronny Engelmann & the EFICA-MOSAiC Team: Unexpected fish and squid in the central Arctic deep scattering layer. Science Advances (2022). DOI: 10.112
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.